Header

Google+ Badge

¿Eres la persona más importante para alguien?

La pregunta se las trae. La confirmación, tanto más. Os lo dejo con subtítulos pero si lo entendéis sin problemas, en YouTube tendréis versiones de mucha más definición.
Que cada uno se quede pensando.

El género Scooby-Doo

No sé si ese tipo de historias tienen nombre, como novela negra, novela de fantasía, de ciencia-ficción o románticas. Son lo que digo novelas de Scooby-Doo, porque juegan a parecer una cosa (un género) y en realidad al final de la partida descubres que no es nada de eso. ¿Os acordáis de los insoportables dibujos del insoportable perro y su todavía más insoportable dueño? Los vi las suficientes veces como para entender que los fenómenos extraños siempre tenían su explicación sencilla: que el fantasma era una sábana movida por el viento, que el monstruo era el promotor inmobiliario disfrazado o el vampiro un simple murciélago extraviado del zoo. Al final toda la fantasía de estas historias se reducía a nada.
Me gustan estas historias en las que el autor hace creer algo que al final es mentira, sobre todo cuando lo fantástico se convierte en algo real. Lo importante es que el autor no mienta, sino que haga creer siempre sin faltar a la verdad. Qué raro que no tengan nombre, porque decir que son de fantasía o ciencia-ficción sería mentir. ¿Cuáles son las historias más enrevesadas que has leído, sin destriparnos el final al resto? Valen películas. Vale tot.

Crisis inmobiliaria

Si decimos que hay crisis porque bajan los precios de los pisos, porque no haya forma de venderlos como antes, porque ya no regalan lavaplatos sino que van mucho más allá... si eso es crisis inmobiliaria, me pregunto quienes hacen los periódicos y telediarios. Si las inmobiliarias o personas de verdad.

Si te gusta la poesía no sigas leyendo

Que cierres el blog, demonios, o pasa a la siguiente entrada. Si te gusta la poesía te voy a caer mal o peor que antes, así que prefiero ahorrarme el mal trago. ¿Por qué? Pues porque voy a decir algo que algunos no quieren oir, y es que la poesía no es literatura. Ni en un millón de años será literatura.

Es mi opinión, como siempre.

Puedo darte dos versiones de porqué pienso que la poesía no es literatura: una simpática y otra más desagradable. Si eres de los que le gusta la poesía y toda esa parafernalia, quédate con la primera versión: la poesía es algo tan grande que sería injusto englobarla dentro de la literatura. La poesía ya es un arte por sí misma.

Esa es la versión simpática, por supuesto, y también la mentira piadosa de este bloguero. Luego está la versión B, que viene a continuación.

La poesía no es literatura. Pero no por ser tan auténtica que merezca su propio reconocimiento como arte, qué va. No es literatura porque no tiene nada que ver, porque su único punto en común son las palabras y es ridículo que le den el Premio Nobel de la Literatura a poetas, por muchos fans que tengan a cada lado del charco. Es como si le dan el de Medicina al curandero de Benimaclet, pues lo mismo. Y encima un curandero que no cura.
No me gusta la poesía porque es contradictoria en sí misma. Puedo elogiar una rima, pero nunca será digna de admiración. Primero te decían que la poesía tenía métrica y tenía que rimar. Pues muy bien. Luego salieron con que cada verso mide lo que quiera su santo padre y sólo rima si al poeta le sale del los huevos. Pues espérate aquí, porque no te sigo. ¿Y por qué entonces no lo escribe en prosa y es un relato corto? ¿Qué diferencia había? ¿Que le da al ENTER en el teclado al final de cada frase, y punto en boca?
No me sean ridículos, por favor. La poesía no es literatura, es absurdo. Rime o no rime, tenga métrica exacta como si no. El hecho de que haya escritores poetas y poetas escritores no les convierte en un mismo arte, porque también hay escritores poetas, escritores músicos y escritores la mar de vagos. La pedantería está muy de moda en los premios. El no decir nada, todavía más. La literatura no necesita de hijos bastardos, y la poesía tampoco tiene que tener un padre. Oye, primas hermanas no está nada mal. Pero hasta ahí podríamos llegar.

Que te gusta la poesía, pues lo respeto. No dudo que pueda haber poemas muy buenos. Pero no me vengas con que la poesía es literatura. Eso es un insulto, bien en la versión amable, bien en la versión perversa.

Las mujeres de Rajoy

Rajoy es un estúpido. Pongo por delante que podría haber sido un buen presidente, pero oye, no lo fue. Ya he repetido por activa por pasiva mi opinión sobre las políticas "feministas" del gobierno de Zapatero, así que ya es hora de ajustarle las tuercas al líder, no sabe cómo, de la oposición.
Digo que Rajoy es estúpido por no decir que es hipócrita, lo cuál me parece mucho más grave. Prefiero no conocer su auténtico perfil, pero lo cierto es que es incongruente hasta el hastío. Por dos razones: la primera por llevar hasta el Constitucional la Ley de la "Igualdad" (permitidme que insista con las comillas, pero el vocabulario de los políticos es diabólico) cuando al mismo tiempo apoyaba la Ley Contra la Violencia de Género por la boca pequeña. Sí, hablaron de posibles artículos inconstuticionales (¿por qué un hombre maltratador es más que una mujer maltratadora? ¿por qué una lesbiana que pega a su MUJER es "discriminada" por esta ley, como si su unión fuese menos susceptible de protección que una heterosexual?), pero tuvieron un par para apoyarlos igualmente. Supongo que por lo impopular de votar en contra, aun cuando sabes de los errores.
¿Estupidez o hipocresía?
Luego el Tribunal de los Inconstitucional dijo que la Ley era perfecta, blablá, yo ya no me creo nada de ese órgano y todos a casa. Pero mientras el PP abanderaba las protestas contra leyes de desigualdad, proponía en su programa reducciones fiscales superiores para las mujeres trabajadoras que para los hombres. No sé cómo se traga esta simultaneidad en el Partido Popular, así que vuelvo a la carga:
¿Estupidez o hipocresía?
Y conste que para esta crisis las clases bajas y medias disfrutarían mucho más de lo que proponía Rajoy que de los 400€ de Zapatero, pero eso es tema aparte y con Pizarro imposible que les llegase el mensaje.
Ahora la última. Rajoy tan escéptico con el ejecutivo femenino de Zapatero (no porque más de la mitad mujeres, sino porque Zapatero insistió en eso) y el idiota dice que el "Marianismo" son mujeres, ala. Por si alguien no había pillado lo de Cospedal y S.S.S., Rajoy aprende de lo peor del presidente y arroja titulares a los medios que no se hayan fijado en el sexo de las nuevas caras del PP.
Si la igualdad es recalcar cada dos por tres quién tiene cola y quién tiene tetas, padezco con lo que pueda hacer Zapatero en los próximos años con un líder de la oposición con Rajoy. Ninguno es auténticamente feminista. Son un burdo populismo para dar de comer al pueblo.
Con esperpentos así no es de extrañar que venga la Ministra de la Igualdad (han oído bien, amigos extranjeros: es el nuevo Ministerio estrella) a decir que va a crear una biblioteca por y para mujeres. Esta mujer no ha debido ir a una biblioteca en su vida, si no no me lo explico. No hay sector profesional más feminista (en el sentido de igualdad, el verdadero) que el literario. Las primeras mujeres renombradas del mundo que no fueron reinas fueron escritoras. Y de eso ya hace mucho tiempo.
No con mi dinero, por favor.

Los asientos más seguros de un avión

¿De verdad se necesita un estudio de la Universidad de Greenwich para llegar a la conclusión de que los asientos más seguros de un avión son los que están cerca de las salidas de emergencia?
Es de coña.
Y ahora harán otro estudio donde dirán que los asientos más seguros para personas con incontinencia son los que están cerca del baño.

Una verdad como un templo (ii)

La belleza de una chica es invérsamente proporcional a los novios que dice tener, que lista y ordena según época, atributos y duración.

Con sus sonadísimas excepciones, lógicamente. Pero las chicas cuyo tema de conversación favorito son todos sus novios suelen provocar la pregunta justificada de "¿cómo?". Comprobado con cuatro chicas tremendamente feas y engreídas, lo cuál empieza a sonar a experimento científico.

La teleoperadora

Atención, querido lector:
Todo esto sucede en el transcurso
de una llamada telefónica.


*Riiiiiiiiiiing, riiiiiiiiiiiiiiiiing*
Descuelgan: Música aleatoria. Inserte aquí el grupo de moda o esa canción que nunca está de más.
La voz automática entra en escena: Bienvenido al Servicio de Atención al Cliente de Vodafone. Le recordamos que también puede acceder a nuestros servicios a través de nuestra página web, triple uve doble vodafone punto com. Está siendo atento por el servicio automático. Diga "este mismo" si llama desde el número de teléfono para el que solicita asistencia, o marque en el teclado o pronuncie el teléfono del número por el que está interesado si llama desde otra línea.
Él: "Este mismo".
Voz automática: Muchas gracias. En breve será atentido por nuestros teleoperadores. Antes indique por favor el servicio para el que solicita asistencia. Puede parar la lista cuando lo desee, indicándolo verbalmente. Si le interesa otro servicio, diga "Otro servicio". (...) Promoción Vitamina Vodafone (...) Promoción 60x1 (...) Promoción Verano Tardes Gratis (...) Llamadas desde el extranjero (...) Roaming (...) Hora feliz (...) Cobertura (...) Control de saldo (...) Llamada a Cobro Revertido (...) Llámame que no tengo saldo (...) Facturación (...).
Él: "Otro servicio".
Voz automática: (.............). Disculpe, no le he entendido bien.
Él: "Otro servicio".
Voz automática: (.............). Disculpe, no le he entendido bien.
Él: "OTRO SER-VI-CIO".
Voz automática: (.............). Disculpe, todavía no le he entendido bien.
Él: "O-TRO SER-VI-CIO".
Voz automática: (...) Muchas gracias. En seguida le pasaremos con un teleoperador.
Música de turno.
Voz automática: (...) En estos momentos nuestros teleoperadores están ocupados. Espere unos segundos.
Música de turno.
Voz automática: (...) En estos momentos nuestros teleoperadores están ocupados. Espere unos segundos.
Música de turno.
Teleopador: Buenas tardes, mi nombre es Ricard. ¿Está interesado en cambiarse a Vodafone o ya es de la compañía?
Él: Ya soy de Vodafone, pero no llamo a---
Teleoperador: Muchas gracias, le paso con mi compañeeeeero.
Música de turno.
Él: (!!!).
Voz automática: Si está interesado en cambiar el perfil de su cuenta, diga "Cambiar perfil". Si está interesado en otra opción, diga "Otras opciones".
Él: Otras opciones.
Voz automática: Muchas gracias. En seguida le atenderá un teleoperador.
Él: La hostia, ¿pero me atienden o no?
Voz automática: (...) En estos momentos nuestros teleoperadores están ocupados. Espere unos segundos.
Él: Mira, que te jodan.
Cuelga el teléfono.

Etarra #1: ¿Pero qué cojones te ha pasado, Andoain?
Etarra #2: La próxima vez les va a avisar de la bomba su puta madre. ¡La hostia!


Después de año sobreviviendo con tarjeta prepago, me pasé a contrato harto de que misteriosamente se me fundiese el saldo sin darme cuenta, y yo que no soy de los que abusa en absoluto del móvil. Hoy recibo mi primera factura y se confirman mis temores: que esos mensajitos de "Servicios" cobraban, ¡y joder que si cobraban! A 0'30€ el mensajito, TRES POR DÍA. Y para colmo unos servicios que nunca he usado, que mi móvil no tiene ni politonos ni color ni pamplina alguna. Llamo a Vodafone a que me anulen esa suscripción, venga de donde venga, y en el transcurso entre teleoperador y teleoperador alguien se deja el micro abierto. Oigo voces de lejos. Espero un minuto sin musiquita ni ná, en el limbo de las telecomunicaciones, un olvidado entre departamentos, cuando una voz le dice a otra: "¡Llama para una chorrada y encima cuelga!", tal cual. Espero que los avisos de bomba nunca se hagan a Vodafone.

¿Cómo no vas a firmar en el manifiesto, si los que lo promueven son unos iluminados?
Literalmente iluminados. Qué miedo estos fantasmas.

Bueno, que el fondo me ha gustado. Pero el video, para echarse a correr. Un cero al becario de la iluminación.

Memoria pez

No seré yo el único que no tiene memoria. Tanto rollo con la letra del himno nacional, ¡si hasta ya estaba elegida! y no se ha vuelto a hablar al respecto.
Ya echaremos en falta esos versos de verdes prados y cielo azul si ganamos la Eurocopa, ya veréis.

Los amigos de ZP

Nosequé Carrascosa es una mujer valenciana que está encarcelada en los Estados Unidos. Su delito: querer a su hija con ella, en Valencia. No es ninguna pirada de la vida, en absoluto: la justicia española le reconoce la tutela de la niña y la ve perfectamente apta. El problema es que la justicia estadounidense prefiere darle la razón al padre, a pesar de sus patologías mentales demostradas, y consideran que Nosequé Carrascosa secuestró a su hija cuando se la llevó de vuelta a España (inciso: el exmarido y padre de la criatura es de Nueva Jersey; ahora queda más claro).
La situación actual es ésta: Nosequé Carrascosa lleva año y medio en la cárcel de Estados Unidos, su marido también pulula por esas tierras a base de litigios y mientras tanto, la niña vive con los abuelos en Valencia. La niña vive aquí y no se va a entregar porque la justicia española no lo ve procedente, pero a base de incomunicación con los norteamericanos su madre, una abogada desgraciada que ha tenido la desgraciada de caer en el país de la (no)libertad, espera entre rejas mientras ve vulnerados todos sus derechos.
Hablo de este caso porque me resulta flagrante, una auténtica exageración pero a la vez un terrible ejemplo de la necesidad de tener buenas relaciones con Estados Unidos. ¿Llegará ZP a los ocho años de presidente sin visitar Washington, ni el presidente norteamericano visitar España? Tan progre él, con bromitas como no levantarse cuando pasaba la bandera de Estados Unidos, pero siempre pendiente de las llamadas de miserables como Chávez o Castro, y Evo Morales si se tercia (aunque su fama fue la cosa de un día; ya casi nadie se acuerda de él).
El caso de Nosequé Carrascosa necesita de una vez mano diplomática. Es una mujer inocente cuyo único delito es haberse hartado de su marido e irse a vivir a Valencia con su hija, después de todo su tierra natal. La justicia española está de su parte, para colmo. ¿Qué cojones pasa entonces, que ya lleva año y medio encarcelada?
Cuando la lógica y las evidencias juegan a favor del reo, el gobierno huye como si se tratase de la peste. Está presa en Estados Unidos, hay que entenderlo, y como si de anti-imperialista se tratase, hay que enarbolar la política de lo más podrido de África y América Latina. Pero esperad a que se acusen a unos españoles de secuestrar niños en el Chad, o que una pareja andaluza sea sorprendida en Madagascar traficando con huevos de tortugas protegidas: a ellos sí podemos protegerles. Pero a Nosequé Carrascosa, inocente desde el primer día, que le proteja su madre.
Es una vergüenza.

Una verdad como un templo

A los tíos no nos gustan las chicas maquilladas. Al menos, no cuando se les nota que están maquilladas.

Que lo hacen por sentirse guapas ellas mismas, adelante. Pero caras de porcelana se rompen contra el suelo, todo el mundo lo sabe.

Y yo hablo por mí, que a quien le guste adelante.

La familia

Hay niños muy malcria'os. De esos que salen del cole y su mami les coge la mochila, como si no tuviesen espalda o manos para cargarla. Los que comen chucherías a todas horas, los que incluso mayores de edad no saben hacer nada sin ayuda.
Pero tampoco estoy de acuerdo con ese concepto familiar de los padres dictadores y los hijos complacientes. De no mover ni un dedo porque eso es cosa de tu hijo. Da igual que los padres no estén haciendo nada y que el hijo esté estudiando a tope: pon la mesa, no hay excusas. ¿Tanto le puede costar a ellos ponerla? O que el hijo se haya duchado y puesto el pijama, y le obliguen a volver a vestirse para comprar nosequé ingrediente de la cena. Ya ves tú lo que le puede costar a los padres bajar a la tienda de enfrente, que no hay manera. "Tú eres el hijo y tienes que hacer lo que nosotros te digamos".
Unos padres jamás conseguirán el respeto a base de una jerarquía tan poco justificada. Recuerdo esa frase de Mafalda de "tú eres madre desde el mismo día que yo fui hija". No digo que padres e hijos se traten como iguales, pero sí que dejemos atrás ese concepto decimonónico de hijos esclavos. Los hijos tienen que estar cuando se les necesite, ¿pero estar ahí por puro capricho de los padres, que por vagueza o por su concepción tirana de patriarca o matriarca deben tener a sus hijos cuando les apetezca? Por ahí no paso. Así no se gana uno el respeto de nadie. Me entristece ver esa clase de familias, porque al final los hijos no tienen ningún apego por sus padres. Ganado a pulso, dicho sea de paso.
En la misma línea decimonónica está eso de que el hijo pequeño pinta menos que todos los demás, y casi tiene que tratar a sus hermanos mayores como si de sus padres se tratasen. Será el último en hablar y su opinión no será escuchada por nadie. O sí: para mandarle callar.

Contrabando de apuntes

Los exámenes sacan a la luz los instintos más básicos de los estudiantes. Mienten cuando les preguntas si tienen apuntes, sólo se los pasan a quien quieren, te prohíben pasárselos a nadie más, te mienten cuando te dicen que no han estudiado, cuando aseguran que hay temas que no se han mirado. ¿Cuál es el origen de tanta miseria? ¿En qué demonios le perjudica a uno que otro estudie de sus apuntes, si no le van a bajar su nota? ¿Y qué si uno ha ido a clase y el otro no? Mejor para él, a partir de ahí es pura envidia. ¿Por qué el contrabando de apuntes es algo natural, cuando en realidad es una prueba de lo miserables que son todos ellos? Egoísmo al poder. Y cuando pueden, un buen chorrito de envidia.

Ya he empezado exámenes, por si no ha quedado claro.

Rosa Díez

Duele en los ojos, duele. Derechistas contra el socialismo y progresistoides por la desunión están que trinan con Rosa Díez y su personalista UPyD. El partido que en sólo cinco meses de vida logró ser la quinta fuerza más votada del país, en una España del bipartidismo y nacionalismos, duplica (multiplica por dos, caramba) la intención de voto desde Marzo. Para colmo, la desconocida por muchos Rosa Díez se convierte en la única-único líder de partido con valoración positiva, por encima del sonriente ZP y el vilipendiado Rajoy, según una encuesta nacional. Los afiliados al partido suben como la espuma, y es que no faltan los desilusionados del PSOE y PP. Fijaos que uno de los debates favoritos previos a las elecciones fue de dónde rascaría votos UPyD. Las elecciones han pasado y todavía no han dado con la respuesta, ¿acaso no es estupendo que esté tan libre de sectarismos?
Los que quieren desacreditarla, que son muchos, usan argumentos la mar de pobres: la derecha la tacha de socialista, cuando no hay nada más sano y solidario que eso. El PP tiene muchísimas políticas socialistas, no sé de qué se asustan. Los críticos del PSOE dicen que es una traidora, pero mi pregunta es: ¿es peor ser traidora al partido y su líder que ser traidora a sus ideales, los mismos que los del primer día? Bienvenida sea la gente cabal.
Todos los demócratas deberían estar encantados de que Rosa Díez esté en el Congreso de los Diputados, y Dios sabe lo difícil que ha sido conseguir ese escaño. La fórmula es maquiavélica y le afectó por dos frentes: los votos que se perdieron por no llegar al escaño, y los votos que se perdieron por los que no se atrevieron a votar por si ocurría el motivo anterior. Revisando la fórmula, como el gobierno se ha comprometido a hacer, ¿qué será de UPyD? No tendremos que esperar a 2012 para averiguarlo, las elecciones europeas están antes.
Rosa Díez fue la gran ignorada de la campaña electoral, según qué medios, pero una vez quitado el peligro le están haciendo bastante caso en los medios en general. Se le da un peso político de acuerdo con sus votos y no con sus escaños, porque la gente no ignora la situación real. Quién iba a decir que estando sola, sin poder tener grupo parlamentario si quiera, daría tanto que hablar. Que la propuesta de una personita logre llevar adelante una ley como la de amenazados por ETA, poniendo de acuerdo a PSOE y PP, es uno de sus primeros éxitos.
Sí, ya sé que se me ve el plumero, pero lo que me mueve a apoyarla es simplemente la convicción de que es la opción más coherente del panorama político. No seré el único, visto está por las encuestas que mejoran día tras día la valoración del partido. Hay cosas que no me gustan, desde luego, pero es mucho más lo que me separa de los demás.
Algo que no le aconsejaré nunca a UPyD, pero que van a hacer de todas formas: presentarse a las municipales. Lo veo un error gordísimo, porque no sé qué puede tener que ver un partido municipal con uno estatal o autonómico. Supongo que serán las ansias de acaparar que tienen todos. Pues que le vaya bonito.
Pero mientras tanto, que siga en escena. España necesita un PSOE, necesita un PP y necesita un UPyD. Quien quisiese eliminar a cualquiera de ellos tiene una imagen muy viciada y enferma de la democracia. Y España necesita políticos fuertes, que den la cara por los valores, por lo que de verdad importa, por de igualdaz, todo eso sin complejos. UPyD va a seguir pegando fuerte, y cada vez es más evidente que no fue una broma pasajera.

Espe la Yoyas


No tiene desperdicio. El primer minuto es pura propaganda, eso sí. Aunque esta vez la Espe se lo ha ganado a pulso. Porque para quien no lo sepa, la protagonista del video es la presidenta de la Comunidad de Madrid. Yo no entro en el asunto de si hay hospitales privados en el suelo de los públicos, porque el asunto me huele a manipulación de todos, unos y otros. Pero la escena es vergonzosa. No hace falta añadir nada más, que el video habla por sí sólo.

Chico fiel

En el fondo estamos hechos el uno para el otro. Lo de aquel LG sólo fue un desliz. Porque eres parte de mí y me siento terríblemente modernete con un móvil tan antiguo. Esta entrada va dedicada a tí, porque llevas más de cinco años dándome cobertura.

Gracias.

Wild Beasts

El último grupo que he agregado a mi iPod es Wild Beasts. ¿Independientes o no? A mí me importa un clavo, simplemente me gustan. Merece la pena escucharlos.

400 entradas

Caray, cómo pasa el tiempo. Pues a por las 500.

Quién salvase 'El Incidente'

Una entrada de cine cuesta el abuso de 5'5€, con descuento. Si no te cuesta 6'50€, y no te dan ni palomitas ni bebida, naturalmente. Una palmadita en la espalda y entra rápido que llegas tarde. Cuando esa cantidad te la gastas en algo bueno, olvidas el asunto del dinero con gracia y satisfacción, pero cuando eso es lo que cuesta un bodrio como El Incidente de Shyamalan, te planteas la conexión del top manta y el karma.
Es mala. Es peor. Es peor que peor. Antes de que me salga un fan del director y guionista, pondré por delante que El Sexto Sentido, Señales y El Bosque me parecerieron muy, muy buenas. El Protegido era mala con solemnidad, y La Joven del Agua me dejó de un indiferente bastante negativo. El Incidente es definitivamente lo peor de su filmografía, quizá cerca de la segunda de Bruce: no plantea preguntas como otras de sus películas, no te deja ese runrún de los días de después, no da miedo, no da risa, no da ninguna sensación salvo mal cuerpo. No es desagradable, tampoco especialmente. Ni siquiera podría gustar al público gore. No da sustos. No da absolutamente nada, simplemente eso, mal cuerpo. Mal cuerpo en un guión absurdo, sin pies ni cabeza, penosamente construido, con personajes a cada cuál más absurdos e inverosímiles. De esas películas en las que a los cinco minutos ya te entran ganas de irte, no es coña. Y la sensación no cambia a lo largo de todo el filme.
A veces los directores que ya se han ganado un prestigio se pueden permitir derrapes como estos. En estos casos deberían tener amigos sinceros que les parasen los pies. Flaco favor les hacen. Los fans de Shyamalan iréis a verla igualmente, lo sé, como haría yo; pero a la vuelta contadme qué os ha parecido, por favor. No sé quién podría recomendar esta película. En ese caso, ¿con qué argumento?

Los Insignificantes

A veces me pregunto cómo alguien así puede ser feliz. Deforme, gigantesco, todo menos agraciado, con voz patosa. A la vista está que no tiene amigos de confianza, o que nunca será capaz de salir del nido. Su futuro ya está escrito, lo puedo ver en sus ojos. Y no es mala persona, desde luego que no, pero algo ha tenido que hacer mal en la vida, o la vida ha tenido que hacer algo mal con él. Ella, él... es una desgracia andante, lo que yo nunca hubiese querido ser. Viéndole no puedo evitar la pregunta: ¿podrá ser feliz? No es una duda cruel, lo juro. Es una duda racional de alguien que contempla la existencia desamparada, con lástima. Y cojones, da la apariencia de ser feliz, pero no debería. Yo no podría serlo en sus circunstancias. No es que sea todo lo contrario: es que no tengo esas carencias absolutas que para mí son vitales en el concepto de felicidad.
- ¿Pero no te has parado a pensar que a lo mejor tú tienes un concepto de felicidad que no comparten las demás personas? ¿Qué esperas, que todos sigan tus sueños para vivir condenados a la amargura?
- No, pero...
- Cállate. No digas más tonterías. Hablas mucho de si podrán ser felices o no, de nosequé carencias con las que no podrán ser felices. Ahora dime: ¿acaso tú eres feliz?
- ...
Quien calla otorga.

La mujer más poderosa del mundo

Me río de las listas de Forbes, una y mil veces, porque son una soberana estupidez. Algunas tienen algo cuantificable en lo que basarse, como fortunas, ¿pero otras como popularidad o poder? Oprah Winfrey vuelve a encabezar la lista de gran credibilidad (¿he dicho credibilidad? quise decir creatividad) con un show que sólo se ve en Estados Unidos, y doy por hecho que no lo ven todos los estadounidenses. Una mujer que no tiene influencia fuera de su país por cuestión de audiencia y sin embargo la revista le concede el puesto más elevado del mundo. Muy estadounidenses ellos, para qué engañarnos.

Obama

Tanto bombardeo mediático, he acabado soñando con él. Estábamos en una mesa comiendo, Obama, Ele, Alf, Fer y yo. Le preguntábamos cualquier cosa.
-¿Es verdad que tu mujer dijo "blanquitos" una vez para referirse a los blancos?
-¡Shhhhhhhh! ¡No querrás que nos oigan! Es radicalmente falso, pero si me graban con alguien que pronuncia esa palabra será mi ruina, ¿lo entiendes?
-¿Van a cambiar las relaciones con España?
-¿Qué va a hacer usted con Irak si resulta ganador?
No recuerdo las respuestas, ni el resto de preguntas. Tampoco qué comida nos servían, ni siquiera si nos servían. Creo que era el comedor de mi facultad. Pero yo después de esto me quedo más tranquilo con la polémica de su mujer, lo del "whitey". Si uno no se fía de sus sueños, mal vamos.

Psicosis e iPod

Hace ya unos cuantos años, ¿cinco, seis? me atracaron en la calle Jaca, pasarela oscura y solitaria entre los Viveros y la Hípica. Entonces no me pasó nada, aunque no por falta de oportunidades. Un mensajero de MRW salió del coche armado con un bate de beisbol a espantar a la decena de chungos que querían quitarme el dinero. Si no llego a ponerme en mitad de la carretera a parar el coche, no sé qué hubiese pasado.
La cosa hubiese quedado en la anécdota de no ser porque una semana después me atreví a volver al geriátrico donde colaboraba, pero no sin miedo. "Pero no vayamos por la calle Jaca, por favor. No tentemos la suerte". Fuimos por San Pío V y en la misma puerta de Viveros, por segunda vez en escasos días, nos atracaron. Ahí sí me quitaron el dinero, el móvil y hasta unos bombones que mi madre había comprado para los ancianos terminales. Terminó muy buen corazoncito con los mayores. Dios había decidido que era mejor que no volviese.
Con dos atracos en tan poco tiempo viví una auténtica psicosis. Salía de casa, pero me costaba mucho. Cualquier persona que viese con mala pinta a cien metros de distancia ya me ponía histérico, pedía a mis amigos cambiar de acera y era capaz de correr como una gacela con cualquiera que pidiese un euro. Algunos se lo tomaban a broma y a otros les molestaba, porque no lo ponía nada fácil. Pero de verdad que sufría, lo juro. No sentirme libre por la calle, por mi ciudad, tener el miedo a que en cualquier momento te puede pasar cualquier cosa. Estoy seguro de que alguno sabrá a lo que me refiero, no es ningún chiste.
Con los meses me fui calmando, muy poco a poco. La psicosis fue viniéndose a menos hasta desaparecer, si bien nunca he perdido ese sentido de alerta para el peligro. Así, lo justo. Aunque nunca le perderé el respeto a la calle Jaca, dicho sea de paso. Entre relinches y drogadictos, puedes pasarte de principio a fin sin más compañía que la luna de Valencia.
Pero bueno, esta historia es de hace mucho tiempo. Ya lo había superado. Me encanta pasear por Valencia, sentirme libre. La libertad es mucho más valiosa que la vida, menuda obviedad.

Hasta hace unos días.
En mi misma calle, mi misma manzana, la esquina de Pochi. Un chico con el rostro magullado y lleno de cicatrices, y la boca que parece el rosario de la aurora, sale de su quietud cuando me ve acercarse. Se planta delante de mí. Hace una señal a los dos armarios que están diez metros de distancia, plantados en una verja esperando a alguien o algo, y vienen hacia mí. Me enseña el paquete de tabaco. Supongo que me dice si tengo fuego, lo mismo que si llevo la hora o si tengo un euro para el metro. Cualquier excusa para pararme en la calle y saquearme.
Supongo que dice eso, porque llevo la música a tope. No oígo lo que me dice. Cojo y me doy la vuelta sobre los talones. Le dejo con la palabra en la boca, a él y a los otros dos pandilleros que vienen a por mí. Vuelvo a casa, no me han seguido. No me siento seguro hasta llegar a la portería. No me han quitado dinero, no me han robado el iTouch, ¿pero se puede decir que no me hayan arrebatado mi sensación de libertad? Eso vale mucho más que todo lo demás. Me siento inútil, rebajado, y sin embargo sé que podría haber sido infinitamente peor. Salgo a la calle de nuevo, tiempo después, y no paro de mirar hacia todos lados. Cruzo de acera para no pasar por la esquina, no sea que. Ellos no han ganado nada, pero yo he perdido abiertamente.

En realidad me pasó algo que llevo mucho tiempo imaginando: una situación trágica en la calle, mientras suena la música a toda pastilla en mis oídos. Hace tiempo quise escribir un relato corto de una chica a la que violaban mientras en sus oídos sonaba Copacabana. Ni sus gritos ni los jadeos de él, sólo la voz de Barry Manilow cantando la historia de Lola y los demás. La chica, igual que aquel de La Naranja Mecánica, no podía volver a escuchar la canción sin volverse loca.
No llegué a terminar ese relato, pero hace poco un personaje de S.F.I., la historia que estoy escribiendo ahora (novela, pero suena demasiado pretencioso), moría en la calle mientras escuchaba la misma canción a toda virolla en su mp3.
No recuerdo qué canción sonaba en mi iTouch el otro día. Mi mente, gracias a Dios, ha borrado todo el sonido de la escena. Y eso que no podía oír otra cosa.

Sons and daughters - Darling

Un mal día

Tienes una discusión con alguien, le cantas las cuarenta, le dices cosas muy desagradables y luego, cuando te llega la sangre al cerebro, te excusas alegando "un mal día".
Todos hemos usado esa excusa alguna vez para arreglar malamente las discusiones. Lo que me empieza a cansar es la gente que la usa con demasiada frecuencia, porque la primera vez que me lo dicen trago, paso por el aro, pero a la quinta ya me empiezo a mosquear. A lo mejor no son malos días. A lo mejor es que eres así, y yo no tengo que aguantar constántemente tus tonterías de "mal día". Si alguien tiene un mal día, ¿por qué lo paga con quien no tiene la culpa? Ya está bien de poner la otra mejilla. Granito a granito se hace un desierto, gota a gota y acabarás colmando el vaso.
O mi paciencia.

Estrategias

Los hay que ven en Internet su enemigo y otros, más avispados, que hacen de él su aliado. Todavía no se ha publicado el último disco de Coldplay y en ElMundo.es se puede escuchar íntegro las veces que quieras, totalmente legal y a modo de promoción. De otro modo no hubiese escuchado el disco. Así lo he oído ya unas cuantas veces, y oye, me gusta. Eso no significa necesariamente que vaya a comprarlo, pero estoy más cerca de hacerlo que si no hubiesen hecho esta promoción. Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Los límites de la manipulación

No sé si has visto esas viñetas del Gobierno Balear en la que se insta a los ciudadanos de las islas valencianas (¿y por qué no? puestos a decir gilipolleces y manipular la historia...) a que hablen catalán a los inmigrantes.

En un recurso de la manipulación nunca visto, pretenden hacer creer a los baleáricos que el inmigrante, aunque no lo diga, está deseando que le hablen en catalán. De hecho se siente discriminado si le hablan en castellano, y por supuesto, él ya usa el catalán hasta para pensar. No lo dirá, no, es que le da vergüenza y tiene miedo a las posibles repercusiones. Pero háblale en catalán, cojones, que lo está deseando.
Juegan con que leen los pensamientos a los inmigrantes y serían capaces de llevarles la contraria aunque un rumano jurase que prefiere hablar en castellano, que para eso está en España y no se quiere cerrar puertas laborales. Una vez entrados en esta batalla surrealista, en la que se reparte propaganda para que no se hable a los extranjeros en castellano, apaga y vámonos. Se nos está yendo la pinza a todos.

Hace poco leía una entrevista a una escritora gallega, de cuyo nombre no puedo acordarme, que acusaba al gobierno gallego de no invitarle a ningún evento literario por no escribir en la lengua autóctona. No es coña: sé que lo mismo ocurre con otros escritores catalanes, que han sido discriminados por seguir usando el castellano para sus libros. La escritora hacía una puntualización muy interesante. Parafraseando, "y la culpa de lo que está pasando en Galicia la tiene el PP, que fue quien empezó dando beneficios al gallego frente al castellano".

Y entonces te das cuenta del peligro del valenciano en Valencia, en el Reino. Que en las oposiciones, te dan puntos extra si tienes el mitjà de ese valenciano-catalán que te venden las autoridades (sin reconocerlo, obviamente, pero introduciéndolo de un modo tan sutil que diremos si us plau antes de darnos cuenta).

Soy partidario del bilingüismo, absolutamente. Podemos explotar las dos al máximo sin estupideces de beneficiar a una en detrimento de la otra. En unas tierras como las valencianas ha existido siempre un respeto por las dos lenguas. Fíjate en Valencia, que el 90% habla castellano, y luego vete a Dénia, que es todo lo contrario. En Requena nadie habla valenciano, que nunca fue del Reino. ¿Y a quién le importa? Los catalufos lo incluyen en su mapa de territorio, que si cuela cuela. No por nada somos Cataluña del Sur. Y en Francia, Cataluña del Norte. Gallardón está ahí ahí, a ver si cambia el nombre de Madrid por Cataluña Occidental. Al tiempo.

El crimen

Nos vendieron el cuento de la chica fea, de buen corazón, la monstruo por fuera y cisne por dentro, la que conseguía enamorar a su jefe a pesar de su aspecto. Nos hicieron creer a lo largo de cientos de episodios que este era un mundo para los feos, y que nada nos podría parar. Que la belleza era pura fachada, absolutamente superficial. Que nada importaba más que el interior.
En eso las amas de casa empezaron a sentirse satisfechas tal y como eran. Si la tal Betty podía lograrlo, ¿por qué no ellas? Perdieron complejos, desataron su personalidad. Al cuerno quien se burlase de sus cejas peludas, narices de cuervo y trasero descomunal. Ellas eran como eran, sin trucos, auténticas y maravillosas.
Y entonces la tal Betty reconoció que era una infeliz, que necesitaba cambiar, que necesitaba ser bella. Todo ese rollo de quererte tal y como eres, ¡já!, nadie puede ser feliz siendo un adefesio.
La chica se hizo un cambio total de imagen, se convirtió en una mujer explosiva y fue feliz. Mientras tanto, miles de amas de casa, que no podían permitirse tanto lujo, descubrieron el secreto de la fealdad: no admitir que se es desgraciado. Lloraron desconsoladamente. Nunca volvieron a ser felices. Ningún cuento de hadas podía volver a resultar creíble. Cuando una señora disparó a Betty en la calle, aun con los rulos en la cabeza y el camisón de encaje, nadie se sorprendió. La sangre de Betty corría por la acera y todas las feas sintieron que en el fondo, se había rendido cuentas a la traidora.

Matanza (ii)

Se abre el telón. Aparecen Kuaba y Barox, un par de alienígenas del planeta XI-343-Orian. Son verdes, cabezones y tienen seis tentáculos en vez de piernas.

Kuaba: Me parece una salvajada lo que le hacemos a los humanos. Vale que colonizásemos su planeta, pero de ahí a hacer un espectáculo para nosotros cada vez que desintegramos una de sus ciudades... es espeluznante.
Barox: ¡Ya salió la ecologista! Nosotros le hacemos mucho bien a los humanos, para que lo sepas. Si no fuese por nosotros, ya serían una especie extinguida. Gracias al espectáculo genocida pueden seguir existiendo.

Supongo que los toros también tendrán dignidad. Argumentos como estos me producen arcadas. Y ver corridas de toros en las portadas de los periódicos es bochornoso.

Algo sorprendente e inesperado

Tantos debates en la televisión y columnas en la prensa haciendo cábalas de con quién pactaría el PSOE en esta legislatura y al final iba a ser verdad eso que dijo Zapatero de que prefería cuatro años de pactos puntuales, con cada ley, con cada partido. No sé cuanto durará esto, pero por el momento está funcionando. Ya que nos pasamos la vida acusando a los políticos de lo peor, reconozcamos que por una vez se están intentando y logrando acuerdos. No se puede arrinconar al PP a beneficio de los nacionalistas, porque eso es fusilar la democracia. No se puede hacer política a espaldas de quienes son casi la mitad del parlamento.
También me gusta que el Gobierno empiece a promover y haya pedido un estudio sobre reforma de la ley electoral, consciente del problema de IU y UPyD. Y no me gusta que UPyD no comentase esta noticia en su web, por más que saca a diario una decena de artículos de prensa en portada. Fue una omisión descarada que no sé a qué santos venía, pero agradecería una explicación. Me gusta que el pequeño, la marginada Rosa Díez que no tiene con quién compartir asiento en el Congreso, haya propuesto que los amenazados sean también víctimas de terrorismo. Y me gusta que el PSOE y PP hayan votado a favor, y que digan lo que digan, un diputado, uno sólo, es capaz de cambiar la vida de cientos de personas que sufren la tiranía del terrorismo, a ellos que hasta hoy el Estado no les apoyaba.
Esta legislatura va bien. Ojalá siga así por mucho más tiempo.

Tan desconocido como la televisión

A todos esos esnobs que presumen de no ver la televisión: resulta patético que no sepáis qué programa era A tu lado, que ni os suene. Que os afanáis tanto a parecer intelectuales que acabais demostrando ser mentirosos delatados. Nadie os pide que veáis La Noria, El Internado o Muchachada Nui, pero es de persona del mundo haber leído alguna nota en las revistas, alguna crítica en los periódicos, algún comentario en los cafés, algún minuto en la tele. Si decís que jamás enchufáis la tele no me quedará más remedio que creeros, pero no finjáis que no sabéis ni de su existencia. Que alguien a estas alturas me diga que no conoce ¿Dónde estás, corazón? (no que no lo vea, sino que no lo conozca) no me merece admiración, sino más bién lástima. No sólo demostrará una asociabilidad alarmante, también una incultura sobresaliente. Tan obsesionados con mantener las apariencias que acaban delatándose y hundiéndose en el lodo, a vista de todos que son unos fantasmas.
Y las gafas de pasta modelo Woody Allen no lo curan, palabra de honor.

La Coca-Cola de mi vida

Siempre he valorado tener una Coca-Cola en la mesa. Millones de familia comerán y cenarán todos los días con botellas de dos litros, pero en mi casa siempre ha sido un bien casi preciado. Nunca falta la Coca-Cola en la nevera, pero desde que tengo uso de razón no nos han dejado beberla porque sí. Si hay pocas latas tienes que preocuparte de que queden para el señor padre. Si hay muchas latas, preocúpate de que no te vean coger. No es que se considere un bien de lujo, no... pero mis padres nunca nos han dejado que la bebamos como agua. Sus razones tendrán.

La Coca-Cola y mi familia siempre ha tenido una relación singular. De mi abuelo paterno heredamos la tradición por la Coca-Cola Sin Cafeína (él y nosotros debemos ser de los pocos en comprarlas, aunque tampoco faltan las Light de antes o las Zero de ahora). Mi abuelo materno, que en paz descanse, tenía una relación todavía más peculiar con la Coca-Cola: no sé si la bebería alguna vez en su vida (murió hace pocos meses, después de más de noventa años de vida) pero le había declarado la guerra. Cuando eres muy viejo es porque hace muchos años que fuiste joven, y en su juventud, cuando conoció la Coca-Cola, ya le cogió ojeriza. Empresario de una bodega de vinos, él veía en el "Elixir de la Vida" una competencia a sus caldos. Por eso sospecho que nunca la quiso probar y siempre se guió por el color negruzco, pero lo cierto es que en su casa, mientras pudo evitarlo, jamás se compró Coca-Cola. Y doy fe de ello. Por puro boicot al competidor del vino. ¿Quién le iba a llevar la contraria al patriarca?

Por mi parte he heredado la tendencia paterna, gracias a Dios, porque mi madre no soporta las bebidas de gas. Sigo fiel a la Coca-Cola Sin Cafeína, cuestión de insomnio y nada más. Si fuese por el sabor, la verdad es que no distingo ni una. La gente jura y perjura que son distintas, y yo me lo tendré que creer.

De cocineros va la cosa

Como los españoles somos unos folloneros nos encanta que los cocineros se peleen. En un país con tanta tradición y prestigio culinario no podían faltar las envidias (porque de envidias también vamos servidos, quizá más que de otras cosas). Ahora la cosa está entre la cocina tradicional y la nueva cocina, lo natural contra los aditivos.
Me aburren estos asuntos. Me aburren porque no tengo de parte de quién ponerme. Me encanta la cocina tradicional española y creo también que puede haber muy buena cocina moderna. Nuestro prestigio viene por la clásica, pero hoy se reafirma y nos posiciona todavía más alto (si cabe) con restaurantes como El Bulli. ¿Por qué llevarse mal?
Quiero sacar algo positivo de todo esto: que hasta hace años, la profesión de cocinero estaba mucho menos valorada que ahora. Quizá los cocineros de antaño le deban a los transformistas que haya mejorado su imagen ante los demás, incluso su calidad de vida. Ser cocinero hoy no es lo mismo que hace treinta años. Nos alimentan a diario, son auténticos creadores y conservadores de la cultura de nuestro país y merecen todos nuestros respetos. Es una profesión que admiro.

P.D.: Tendriáis que haber probado el brownie que preparé el otro día, qué bueno.

  • 200 gramos de chocolate puro.
  • 150 gramos de azucar.
  • 150 gramos de mantequilla.
  • 50 gramos de harina.
  • 4 huevos.

Y así:

  1. Fundes el chocolate al baño maría.
  2. Mezclas la mantequilla al baño maría.
  3. Sacas la mezcla del fuego, echas el azucar.
  4. Remueves, echas los huevos y remueves.
  5. Echas la harina y remueves.

Lo dejas en el horno a nosecuantos grados (en el mío los números se borraron hace años, así que es cuestión de ir controlando) y para comprobar que está listo metes un palillo y tiene que salir liempo. Lo sacas y listo para comer, mejor caliente que frío. Si quieres puedes meter trufas de chocolate dentro del brownie (antes de cocerlo, naturalmente) y tendrás un coulant. Y siempre puedes poner chocolate por encima. Ya me cuentas, pero antes me das tu receta de tarta de chocolate. Vivo por y para ellas.

La matanza

José se acerca a la gallina con pasos sigilosos. Cuando está a un metro de distancia da un giro digno de bailarín del Imperial que provoca la ovación del público. Se arrodilla ante el ave, se besa los dedos y le lanza el rastro a las jóvenes de la tribuna. Suspiran. José alza la mano izquierda, tapa la luz del escenario, y entonces la deja caer como un depredador. Se cierne sobre el cuello de la gallina, le aprieta hasta que sus ojos se desencajan, saltan y cuelgan de sus cuencas por un hilo viscoso. Las plumas se erizan, las alas se agitan desesperadas. A los segundos deja de gritar. José se arrodilla con respeto y da un giro veloz a su muñeca, estampando el cuerpo del pájaro contra la arena. Se levanta un polvillo espectacular, lo que los expertos llaman "alzar la tierra". Sólo los grandes saben hacerlo de esa manera.
De su bolsillo saca una navaja de plata. Se la muestra a todo el público, que aplaude maravillado, y antes de que se den cuenta desquebraja las tripas del animal. Salen los intestinos, el hígado, los riñones. Le arranca el corazón, que todavía palpita débilmente, y se arrodilla mostrando sus respetos. Después se lo ofrece a la duquesa de Alfors, que lo toma agradecida. Retoma su trabajo con la navaja y apuñala, una y hasta cinco veces, la espalda emplumada de la gallina. La sangre le salpica su traje de luces, y para cuando ha terminado no se distingue el animal entre las vísceras. En el suelo se ha formado un barro sanguinoliento que le llena de orgullo por la buena faena. El público le aplaude, le grita, le bendice y proclama nueva revelación. Sale a hombros del matadero. José Tomás es un artista, lo sabe todo el mundo. Igual que la tauromaquia es un espectáculo nacional.