Header

Google+ Badge

Las postales de Navidad

El otro día me descubrí boceteando la postal de Navidad 2010, que según mis amigos tendría que ser de Invierno, porque mis motivos no suelen ser muy cristianos. Lo que pasa es que cuando tengo una idea no quiero que se me escape, y más vale tenerla bien plasmada en papel. Andaba yo pensando en este asunto cuando he recordado uno de mis traumas de Primaria: ¡las mismísimas postales de colegio! Y de cómo de injusta puede ser la vida a esa edad.
Durante varios años, participé en los concursos de postales navideñas del colegio (sí, ya imagino algún lector que estará riéndose, pero que se espere hasta el final. Todo acaba saliendo, señores...). Al llegar Diciembre, el tutor de clase nos daba una cartulina a cada uno de la clase y nos animaba a dibujar la mejor de las postales, todo con el propósito de que la nuestra saliese elegida como la mejor postal del colegio, y por lo tanto, pudiese ser reproducida en la que se enviaba a las familias al llegar tan sacrosanta fecha.
Yo me esforzaba muchísimo. Hubo años que hacía postales cómicas, muy elaboradas. No gané. Otros años me decidía por estilos más serios. Tampoco gané. En unas metía mil elementos. No gané. Y en otras, me atreví con un diseño sencillo, con una simple virgen con el niño. Ni con esas.
Año tras año, la postal elegida por el claustro me disgustaba, pero pase. Después de todo, me fui de allí con doce años, y las mías no eran las mejores. Pero donde me superaba el asunto (y aquí ya sé qué lectores se están riendo) es que en clase, que éramos 27, ni siquiera elegían las mías entre las 3 o 4 mejores. Año tras año, elegían a los mismos, y año tras año, mi postal quedaba fuera de la más básica de las selecciones. Las mías siempre fueron las mejores de clase, con diferencia, y sin embargo siempre fueron ignoradas hasta un punto que rayaba la humillación, sobre todo en los dos últimos años, donde el tutor me tenía un cariño que puede interpretarse por irónico.
Había compañeros que se solidarizaban y no entendían porqué mis postales eran siempre ignoradas incluso en la primera selección. Pero los ganadores, en ocasiones, se lo creían demasiado (cosas de aquella edad), y acaban creyéndose que sus trabajos eran verdaderas obras de arte. Ninguno lo era. Y con todo, la diferencia era notable y se negaban a admitirla. ¡Puede sonar pretencioso o a rencor, pero cada uno tiene sus traumas! Yo querré mucho a los ganadores, varios buenos amigos de entonces y ahora, pero a cada uno nos marcó una cosa distinta en la infancia y esto es lo que más me molestaba con cadas navidades. Luego me cambié de colegio y gané el concurso de clase año tras año. Una vez hasta el del colegio, pero ¡ah, benditos Legionarios! Colegio de chicos, y la postal reproducida fue la del colegio de las chicas. Creo que lo que no gustó de la mía es que la virgen enseñaba un pezón. Estaba amamantando al Niño, ¿acaso era tan grave?
En fin. Será por el trauma infantil, superado en la adolescencia, o por otra cosa, pero creo que nunca he dejado de enviar postales (que muy pocas personas responden, o envían por propia iniciativa). Para mí es de las tradiciones más bonitas del año, quizá porque es la única ocasión en la que pinto mis dibujos (y tampoco es que me mate a hacerlo, porque no uso mas que un color). Ahora dibujo postales que tienen relación con una novela que he escrito en el último año. Y me temo, un año más, que la del próximo volverá a ser hereje (aunque imposible de superar la del año pasado, ubicada en el averno). Hasta navidad, señores.

15 comentarios:

angels dijo...

en mi colegio hacían exactamente lo mismo, con la diferencia que yo no me esforzaba una mierda. para qué, iba a perder igualmente XD

ConfidentLinarola dijo...

Estoi tan perdida en el tiempo que vi domingo y me asuste... no me acostumbro a la diferencia horaria (i a que juraba que me faltaban un mundo de entrdas por leer)

yo nunca .q recuerde, e dibujado una postal de navidad... a no ser q de bien chiquita (tipo i q mi madre la izo si fue asi) ... asi q no tengo ese trauma...
en todo caso, mi trauma es la caligrafia....
toda la vida! cada curso!
letra de espanto me decian q tenia
io la considero bien, normal...
pero bueh cada loco con su tema-..
ademas q ni escribir a mano me gusta mucho XD

cOMO dice hasta navidad asumo q una postal sera para todos estos salemiticos empedernidos...

Nazaret dijo...

yo cada año envío menos, pero supongo que siempre quedará alguien por ahi que reciba las mías. yo no me las curro, porque dibujo fatal, pero la del año pasado creo que siempre será digna de mención. jejejjeje. es que me acuerdo y me parto XD

en el cole no teníamos concursos de esos. sí que nos hacían llevar una postalita, luego sacábamos un nombre y se la escribíamos a ese compañero. y así todos teníamos postal de alguien. en plan amigo invisible, un poco cutre. pero bueno, algo es algo.

Rocy dijo...

A mi también me gusta mandar postales ^^, pero no las dibujo, yo las compro xD

En el colegio también tenía que dibujar postales, pero vamos, yo cada año seguia en mi linea, arbolito de navidad, la estrella, y el portal de Belén. No me iba a romper la cabeza para dibujar algo novedoso xD (si a lo mio se le podía llamar dibujar)

fan_hp dijo...

Yo quiero verla.... enviame una esta navidad vale?

Sibila dijo...

Me ha gustado la entrada :D

Al parecer está bastante extendido eso de dibujar postales navideñas y yo sin saberlo. (O a lo mejor en un tiempo lo supe y ya lo olvidé).

anan ryder dijo...

¡Yo también estoy pensando ya en las felicitaciones de Navidad! Aunque tardaré en ponerlas en marcha, siempre empiezo en noviembre, más o menos.

Para tu tranquilidad, te diré que fui a votar (¡la propaganda electoral socialista me obligó a ello!); y para tu desencanto, que fui a pedir material promocional de la "Guía secreta de Harry Potter" en la caseta de Roca Ediciones...

Y encima, le pedí a Javier Marías que me firmara un libro como Rey de Redonda y me dijo que "No"...

Cronista dijo...

¿A Roca? XD jajajajajaja ¿Martínez Roca o Roca Editorial? Jujujujuju, me encanta la anécdota XD
Qué mal Marías... ¡eso no se hace! Aunque yo aviso ya que voy a dedicar como Cronista, lo tengo requeteclaro desde el primer día.

Francisca dijo...

Esta claro que la vida no es justa, y que tampoco la primaria o enseñanza básica como le decimos acá (que luego cambiara), no es una etapa, diría que para nadie digna de recordar, al contrario, si es posible, a ese período se le debería anular, desaparecer, de la memoria personal y colectiva.
Si de postales navideñas se trata, mi profesora en ese entonces (quien sabe que será de ella, con tanto paro nacional, es probable que este presa, aunque sinceramente no lo esperaría de ella), nos obligaba a hacer tarjetas o postales, pero mas elaboradas, con sus lentejuelas, escarcha, papel lustre, cartulina, en fin varios artículos decorativos, y ahí era en donde una empleaba sus capacidades creativas, que no pasaban de dibujar al viejo panzón de santa Claus, o a su árbol navideño, aun así no recuerdo haber dibujado nunca un pesebre…¿Qué extraño?; Con todo acá no hacían de las postales un concurso, para nada, y creo que fue acertado pues a los niños se les frustra, o trauma como es vuestro caso,( que mal estrategia pedagogía), implementar la enemistad, la competividad desde tan corta edad, no es muy positivo, es mejor dejar que ellos desarrollen por iniciativa propia esas capacidades. Estoy segura que Piaget, o John Dewey, estarían en su contra. De hecho tú deberías demandarlos por haberte traumado.
Lo de que no ganaras el concurso en el colegio de Chicos, pues me parece razonable, o sea en un país tan católico como lo es España, agradece que no te mandaran a la hoguera, y que no se apareciera la inquisición para juzgarte.

Saludos

Cronista dijo...

Francisca, te equivocas con esa visión ultracatólica de España. No somos fundamentalistas, tranquila.

ana ryder dijo...

Qué va, es encantador. Dijo que no se sentía identificado con el papel de rey; pero bueno, con su preciosa letra en tinta azul se llegó a esforzar con un tímido Xavier R.

Roca Editorial xD

Keldor dijo...

¿La virgen enseñando un pezón? ¡¡jajajajaja,que bueno!! ¿Y nunca se te ocurrió hacerla con unas cuerdas a modo de forceps y el niño a medio parir, medio amoratado, cubierto de sangre y restos del líquido amniótico?? ¡¡Esa sí que habría sido impagable!!

Pazcual dijo...

Los traumas de escuela siempre nos persiguen. Al menos, nos arrancan unas sonrisas porque eso de tus tarjetas no escogidas fueran escogidas por fin en otro lugar de verdad que si me ha hecho reír.

Saludos,

Paz

Eme dijo...

Pooooobre...

Jijiji...

Enrique dijo...

me he mudado a Inglaterra y aqui son unos frikis de las postales!!! Se envian postales por todo: Feliz cumpleayos, mucha suerte, bienvenida, de gracias.. Mis companyeros de piso reciben postalitas cada 2 x 3 i es entonces cuando recuerdo mis epocas de colegio donde nos pasabamos tardes pintando una postal para navidad... La ultima moda ahora es personalizar tus felicitaciones de navidad por internet... Me parece bastante mona la idea. :)