Header

Google+ Badge

Que un niño con zapatos nuevos

Llego a casa y me encuentro con varios paquetes a mi nombre. El portero de edificio me dice:

-¿Será tu libro?
Y yo.
-¿Eh? -mi madre, que no puede callárselo.
-Ya me lo ha contado tu madre -confirma. Si por mi fuese, creo que no se lo diría a nadie-. Me ha dicho que te avise corriendo cuando llegue un paquete, a ver si es el libro.
Teniendo en cuenta que recibo paquetes con libros -y no precisamente el mío- con relativa frecuencia, el portero puede aburrirse después de una semana días. Hoy mismo recibía tres paquetes, y uno de ellos ni lo recordaba. Cuando subo a casa hago memoria. ¡El Estatuto de Cataluña!
Sí, es verdad. No lo recordaba, pero pedí un ejemplar a la Generalitad de Cataluña (tú también puedes pedirlo. De hecho, os reto a los latinoamericanos a que pidáis vuestro ejemplar, a ver si os llega. No hay límites de territorios, y el envío es gratuito para todos). Más contento que un niño con zapatos nuevos (qué carca es esta expresión. ¿A vosotros os hacía ilusión tener zapatos nuevos? A mí me importaba un pito) me he puesto a ojearlo. La de polémica que trajo este Estatuto, y qué pocos se habrán molestado en leerlo. Si lo lees no es tan grave, aunque tiene un aire de nos-da-igual-lo-que-haga-España que tira de lado. De hecho, habría que ver las menciones que hace a España. Yo no he encontrado ninguna, sólo "el Estado". Pero bué. Aquello de "nación" no es culpa del Estatuto, sino de la Constitución Española, que reconocía lo de "multinacional". Así que todos calladitos, que los catalanes no han improvisado nada.
Luego hay cosas feorras. No me gusta lo del control hidráulico, es cero generoso. Ni lo de las arcas, que es una estacada a la España solidaria y social. Claro que yo, que soy más castellanista que español, siempre voy al tema de la lengua, y tampoco es tan grave, oigan. Lo que pasa es que el Estatuto incurre en contradicciones: por un lado te dice que las dos lenguas son oficiales y los catalanes tienen derecho a utilizarlas indistintamente, y luego te mete que hay que meter el catalán hasta en la sopa, como si fuese la lengua única de su pueblo (¿es que no hay catalanes que hablan castellano con otros catalanes? porque yo soy valenciano y uso castellano con toda la gente de mi alrededor).
En fin, que una polémica pasada. Me da pena el asunto, porque siempre se empeñan en lo que nos diferencia y no lo que nos une. Es una paradoja que sean europeístas y nacionalistas a la vez, no hay por dónde cogerlo. Pero ellos sabrán, aunque aquí hacemos camino. Una barbaridad por las que echo de menos a Franco (la única): el metro de Nueva York usa el castellano, el de Valencia no. No es que quiera resucitar al Generalísimo (¡válgame Dios!) sino que algunos dirigentes huelen a fascistas del otro lado, que es igual de fascista.

16 comentarios:

Rocy dijo...

¿Entonces alguno de los paquetes es tu libro o no?

Dinosloooooooooooo!!

Keldor dijo...

Creo que la expresión debería ser "más contento que la madre de un niño con zapatos nuevos"... A las madres sí que les suele hacer ilusión cuando su churumbel estrena zapatos. O ropa. Vamos, que les encanta que el niño vaya hecho un pincel, aunque el niño en cuestión esté visiblemente incómodo. Y si en lugar del niño, es la niña, más ilusión les hace.

Koemma dijo...

Muy cierto, lo del metro. Yo soy catalán y aquí pasa igual. Es algo que me repatea. Y luego a quejarnos si en otro lado no hay carteles en castellano.

Dania dijo...

mm y en los otros dos paquetes que habia??

Nazaret dijo...

¿Sabes que esta entrada es muy friki?

cHeMa dijo...

Curioso lo del formulario... (se me ocurren muchas malvades muahaha). Me imagino la cara que pondrían ciertas personas si el cartero le trae "accidentalmente" el estatuto catalán... xD

Cronista dijo...

No era mi libro, por descontado. Deben estar recibiéndolo en la imprenta, todavía falta.

L8 dijo...

Yo mas bien detesto comprar zapatos desde pequeño. Tardaba mucho para elegirlos, ergo me presionaban para apurar la compra, ergo me he quedado condicionado a sentirme presionado como accionista en 2008 cada que entro a una tienda de zapatos aunque sea para comprar chinola.

Y lo de pedir libros por la cara no siempre sale bien: yo llevo 4 meses esperando una Biblia gratis (¿Quien es el friki ahora? xD) y lo único que me llega es toneles de spam al mail con el que me registré. Y eso que no la pedí a la Watch Tower, que esos entregan rápido pero son peor de spammosos :P

Anónimo dijo...

Jajaja, iba a decir lo mismo que Nazaret xD

Pazcual dijo...

Probablemente lo pida, uno para ver si de verdad llega y dos para comprobar lo que sostienes. Que yo no lo entiendo.

Saludos,

Paz

Matías dijo...

Coincido con Naza xD

Matías dijo...

Por cierto, pedí una copia en castellano.

Sibila dijo...

Hoy comentario con guiones que tengo qeue estudiar

- jjajaj Naza se ha empeñado en que
seas friki.

- Yo recuerdo muchos días en los que estrenaba zapatos, así que supongo que me haría ilusión. Me acuerdo mucho de la zapatería del que era mi pueblo, de comprarme botas de agua, de el día que me compre las zapatillas de Wally o de discutir con mi madre porque odiaba las bambas que ella me quería comprar.

- Tu idea sobre las autonomías es de las que más comparto. Y me encanta tu justificación socialista, es bonita.

- Me voy a investigar sobre cómo conseguir una biblia gratis.

-Me gusta la portada de tu libro.

-Hasta otra

Francisca dijo...

La probabilidad de que llegue a estos alejados y tranquilos lados del mundo es del 50%, la probabilidad de que yo entienda de que rayos habla ese formulario es del 60%, aun así sigo mi ética no digo acepto sin antes saber que estoy consistiendo y para eso lo necesito en el lenguaje mas complicado según nuestros “amigos gringos”, el castellano.
Buenas Tended Todos

ConfidentLinarola dijo...

y cuando llegue, lo sabremos a q si?!
aunke saber dl libro solo me desespera mas i mas... pero buehh asumo los riesgos de un desquicie de a puro gusto.

ConfidentLinarola dijo...

por cierto que aca no llegaria ni a palos..

si hasta la dichosa gripe recien i q disque llega.... o_.

no llega nada... jum! no me hagas recordar eso...