Header

Google+ Badge

La esvástica

Como soy un opositor incansable del terrorífico Estado de Israel, y defensor de la dignidad y creación jurídica de Palestina, algunos de mis amigos se creen que soy antisemita. La cosa empezó con una broma, jijí, jajá, conste que yo la alimenté con mi humor negro, pero ha llegado al punto de cansarme, sobre todo cuando hay personas que no me conocen en la mesa y se pueden llevar una impresión racista de mí. Como que no.

Si de entrada no me creo que los judíos son una raza (y si lo son, no lo son ni el 10% de los que se dicen judíos), y me parece bastante racista que ellos mismos se lo crean (como si yo creo la raza valenciana, ¡oiga! Trate de localizar un judío por la calle sin caer en los estereotipos. No podrá), no sé qué mal me han hecho los judíos en este mundo. Porque para mí, digo, los judíos no son ni una raza ni mucho menos una nación. Los judíos son mucho más que una raza y que una nación, mejor dicho. Los judíos son los practicantes de una religión, ni más ni menos. De ahí a otras extrapolaciones, me buscan en el café que no tengo tiempo para cuentos.
Por eso me parece inconcebible sentir odio por los judíos. ¿Cómo puedes sentir odio por unos creyentes? Si no lo sientes por los cristianos o los musulmanes (y no siento ni odio ni prejuicios por ninguno de los dos, -su- Dios me libre) no sé por qué los judíos iban a ser una excepción. Lo que luego haga Israel, ya es cosa de los israelíes. Que podrán ser judíos, sí, pero también cristianos, o musulmanes, o del Atleti, o directamente ateos o agnósticos. Me parece terriblemente injusto cargar al judío de mi calle con las bombas de Israel, y no seré yo quien tire la primera piedra. Igual que el agnóstico del ejército israelí que fallezca en una ofensiva contra Palestina, merece todo menos mi compasión.
Así que amigos míos, ¿habéis entendido la diferencia de una puñetera vez? Porque creo que esta explicación la he dado algo así como un trillón de veces, y si queréis hacer la broma yo la puedo seguir también, pero con extraños ni media. Porque yo a un desconocido no le tengo que explicar de ná. Pero tampoco es justo que se lleve una falsa impresión de mí por un chiste interno que se ha ido de rosca.
Exabrupto fuera, todo viene porque hoy he visto algo terrible en el metro. Volvía de Madrid (segunda vuelta en lo que va de semana, última antes de instalarme allí. Ya tengo piso, gracias a Dios) con un vuelo terrible, con más turbulencias que en cualquier otra ruta de mi vida. Temía por mi vida y al aterrizar he besado el vuelo cual Papa de la paz. Subo al metro de siempre, con mi maleta entre piernas, compartiendo vagón con españolitos de a pie y turistas de allá, todos felices, cuando por el rabillo del ojo veo a un enorme hortera de esos de camiseta sin mangas y lorzas al aire. Andaba yo perturbado por semejante visión cuando observo, perturbado, que el caballero de marras lucía una esvástica tatuada en el brazo, que por si alguien no lo sabe, es el símbolo que lucían los nazis cuando salían a trabajar. Una esvástica laureada, para más inri.
Andaba yo preocupada por si el neonazi advertía que no soy ario -discretamente me he echado un poco de desodorante en el pelo para aclararlo. Mi vida corría serio peligro- cuando me he puesto a pensar en si se puede tolerar algo así. Diré.
En mi discursito súper pogre de siempre, defiendo que cada uno debe poder expresarse. Y que si hay un impresentable que defiende la eliminación del catalán, pues adelante, que lo diga, que ya estaremos el resto para echarnos unas risas. Que si está el locutor mandando a la pira a los homosexuales, bienvenido sea, porque España es libre hasta para idiotas. Claro que del dicho al hecho, hasta Cronista se entremece, y tengo que admitir que ni yo mismo me creía mis argumentos mientras trataba de poner un basto acento alemán cuando una señora mayor me ha pedido las señas para llegar a Mar de Cristal.
He llegado a casa y bueno, no, no he pensado en el tema durante un buen rato. Pero pasa la medianoche y el asunto vuelve a mi cabeza. Y a mí, que me ha molestado horrores ver a un fill de puta con un símbolo nazi en el brazo, imagen representativa de genocidios y falta de libertad, se me ha quedado la mosca detrás de la oreja (suerte que he salvado mi vida bajando a toda prisa en Benimaclet). Soy partidario de respetar los símbolos cuando son historia, contrario a retirar placas y estatuas, pero Díos mío, todo con sentido común. No podemos consentir que esos símbolos de dictaduras sigan como si nada en las calles. Y si siguen en las calles, como me gustaría que fuese, que les acompañen siempre placas hermanas que expliquen a las nuevas generaciones quienes fueron, quienes hicieron, y a quién dejaron morir. Oye, y si les debemos pantanos y el tour Evita, pues también. Pero nunca sin faltar a la información. Hagamos un país libre en el que no falte ni la mentira, ni de esa mentira la verdad.

16 comentarios:

Helena dijo...

Pues el símbolo lo lleva el señor sobre si mismo como las musulmanas que llevan burka (cosa que yo considero que simboliza esclavitud femenina). Yo creo que cada uno, en sí mismo y en su propiedad privada puede lucir el símbolo que quiera. Ahora, el estado es otra cosa.

Yo debo decir que disfruto con los choques de ideas madrileños, aunque puedan ser conflictivos. Recuerdo hace unos años que iba con mi amigo Adri en el bus y yo iba criticando al PP, cuando me hizo un gesto para que me callara y me señalo discretamente a un señor que teníamos cerca que llevaba el escudo fraquista en la solapa de la chaqueta. Yo me reí y seguí con mi charla, aquí si el señor puede llevar un pin yo puedo decir lo que quiera xDD

Te apoyo en lo de los judíos, por cierto

Ellie dijo...

Me encanta tu blog. Creo que me lo he leído entero. xD. ¡Y tu libro! Quiero más... Buenas noches ;)

Pazcual dijo...

Creo que ahora si he entendido muy bien tu posicion ante los judíos. Comparto tu visión de mantener simbolos y tradiciones, mientras que éstos no atenten ni hieran ni mucho menos remuevan situaciones como el Holocausto. Me aterra -como tú- encontrarme uno de éstos neonazis o algún radical, que más que criticar, se dedica a destruir sin pararse a reflexionar que es lo que está haciendo.

Saludos y felicitaciones por tu nuevo piso,

Paz

El Duende dijo...

Si me tuvieras delante me verías aplaudiendo, estoy completamente de acuerdo, es una pena que en la libertad de expresión se deban tolerar a personas que aprueben tales genocidios simplemente porque lo dijo un señor de bigote hace unos años, pero como se suele decir: "Hecha la ley, hecha la trampa". Así que bueno, supongo que hasta que la sociedad se termine por concienciar completamente de lo que es y no es ético para el ser humano seguirá habiendo proclamaciones públicas de símbolos misantrópicos.

papalbina dijo...

Voy a hacer una pregunta estupida: qué es una esvástica laureada?

En Alemania está prohibido y penado por la ley el uso de la cruz gamada en público. Ahí entiendo que le haya dado por una medida tan radical. Pero es que la esvástica no es sólo el símbolo de los nazis, en muchas religiones y culturas orientales es un símbolo de buena suerte. Quizá tengamos que pensarnos en Europa, si no deberíamos empezar a usarlo con su verdadero significado fO.o Igual así, deja de ser tan simbólico para ciertas personas ¬¬

Juan Ángel dijo...

Yo ya lo dije, a mí la esvástica me da pena. Pero soy como tú, aunque quizá algo más irracionalmente radical (valga la redundancia). No puedo con los símbolos de ese tipo, porque lo extrapolo incluso demasiado (véase bandera de España, maldita desgracia tenerle esta tirria).

Pero bueno, en cuanto a lo otro, lo de los judíos: el Estado israelí fue la disculpa de Occidente por haber permitido la masacre nazi, y tampoco digo nada nuevo si afirmo que es injusto hacerlo en perjuicio de otro pueblo. El palestino, claro. Y tienes razón: es injusto tildar de antisemita al propalestino. Hay que ser objetivo. Y sin embargo... quizá es demasiado tarde para rectificar sin hacer daño a alguno de ambos pueblos. Porque si bien, vale, ya no son sólo judíos, ni víctimas del Holocausto, los israelíes viven allí, son oriundos de esa región, más ya que los palestinos. Tampoco podemos ser utópicos: la convivencia es claramente inviable. Entonces, ¿qué hacemos?

No me quita el sueño responder a esta pregunta y a tantas otras que, siendo como soy yo de pensar en todos estos temas, surgen irremediablemente. No tengo ni tendré poder a ese nivel jamás (no sé si por gracia o por desgracia -para el mundo), y simplemente me limitaré a seguir viendo ese conflicto desde la caja tonta y la no tan tonta. Que yo con preocuparme por qué voy a estudiar o dejar de estudiar ya tengo suficiente.

Anónimo dijo...

No es que quiera escudarme en los demás para defender la esvastica, ni nada parecido. Desde luego no soy nazi, ni nada que se le parezca, y estoy a favor de erradicarla del todo, o al menos del signifiacado funesto que le dieron los nazis. Pero creo que se debe de medir por el mismo rasero la hoz y el martillo. Ya que fueron simbolos de una dictadura tan mala como la alemana y que mato por lo menos al mismo numero de personas.

Cronista dijo...

Pues también, desde luego.

Yzu17 dijo...

Parece ser que en esto estoy en desacuerdo contigo, yo proIsrael de siempre.

Para empezar, tú viste un neonazi, no un nazi. Así que si tu eres español no hay problema. Los nazis, fueron en contra de los judíos, porque en Alemania éstos tenían el dinero. Y, para ser más clara, debo decir que el único país por el que yo pondría la mano en el fuego de que no volverá a haber un Hitler, es en Alemania. Está prohibido. Los neonazis, como el que tu te encontraste, no buscan nada de Alemania... solamente defienden a España y los españoles. Así que no me extrañaría que hubiese problemas, más de los actuales, con los musulmanes y los sudamericanos.

Y otra cosa, alguien dijo que la esvástica es como el burka. El burka es inferiorizar a la mujer, pero la esvástica significa millones de muertos, un país en decandenca, una vergúenza para ung ran país que nunca superarán. el burka se superará, los países avanzan. Pero el recuerdo de los nazis marcarán a una cultura para siempre.

Y sí, creo que israel debe existir, pero debemos diferenciar a un israelita de un judío, eso son cosas distintas.

Y ahora una curiosidad cronista, ¿por qué dices que no eres ario?

Malenuka dijo...

Detesto eso >_< yo hubiera reaccionado como Viktor Krum y lo retaria a duelo 8-) bueno no, pero quien sabe, a lo mejor solo le gustaba el simbolo...

Enlasnubess dijo...

estoy de acuerdo en toodo lo que dices pero no he podido evitar aclarar algo, y esque originalmente la esvastica nada tenía que ver con hitler.
Antiguamente, por Japón y esos lares ese simbolo se utilizaba como amuleto para traer buena suerte y repeler los malos espiritus: Se fue convirtiendo en un simbolo de la vida asociado a la imagen de Buda. Actualmente en los mapas japoneses suele habes esvasticas (alli los llaman manjis) para indicar la posicion de templos budistas.
El eje vertical representa la union entre cielo y tierra, el horizontal la union entre ying y yang (luz y oscuridad), los cuatro brazos representan en continuo movimiento de todos los elementos, consiguiendo una imagen de universo en eterna armonia y cambio constante.
Hay dos tipos de manjis uno representa la paz, armonia y el amor, y el otro la fuerza y la inteligencia (ahora mismo no se como se diferencian a simple vista) este ultimo fue el que escogieron los nazis como simbolo, pasando a convertirse en un emblema de odio y racismo por occidente.
Odio que los nazis hayan escogido como simbolo algo que no era de ellos

Keldor dijo...

No condenes el símbolo, sino su significado. Cada cual es muy libre de exhibir sus ideas y los símbolos de sus ideologías, por aberrantes que estas sean. Y no olvides que los símbolos no tienen porque tener un único significado, ni simbolizar necesariamente lo que tú crees.

A mi particularmente y desde el punto de vista puramente estético me gustaba el look de los altos oficiales nazis: botas de caña alta, gaban de cuero. Y estéticamente, el águila nazi resultaba espectacular. Igual de espectaculares que los estandartes SPQR del ejército romano. Y estos esclavizaban a muchos otros pueblos porque se consideraban superiores. Muchos indígenas americanos fueron obligados a elegir entre convertirse al cristianismo o ser esclavizados o masacrados. No creo que le tuvieran mucho apego a la cruz cristiana que llevo la "cultura" a sus tierras.

Tal como yo lo veo, la simbología es lo de menos. Lo verdaderamente reprochable y condenable (que no censurable) es esa ideología de "tú te sometes a mi porque yo soy mejor que tú". Y eso, por desgracia, suele ser una constante, independientemente de las creencias de que se trate.

Rocy dijo...

Pero ¿sabes lo que pasa con esto, no? Lo llevará tan ancho, porque sabe que nadie tendrá huevos a decirle algo. Cosa muy normal. Nunca sabes a quien te puedes encontrar.

Francisca dijo...

Yo apoyo tu discursito “súper progre”, todos nacemos libres e iguales en derechos para poder expresarnos, con respecto por su puesto ( Uff! Ya me siento redactando la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano)
Ahora sobre la Esvástica, me considero una persona que respeta todos los símbolos por muy extravagantes que sean algunos y otros muy radicalistas, a pesar de todo no podría no censurarlos pues dan a entender ideologías un tanto negativas formuladas quizás por gente que hizo grandes cosas pero a la vez muy peligrosas, no solo es la Esvástica si no las poleras con frases xenófobas, racistas, pinochetistas, comunistas, Revolucionarios , homofóbicas, en pocas palabras “seres humanos” muy resentidos, no hay razón para expresar argumentos negativos que separan no sólo a los países si no que también al mundo entero, quizás por eso detesto cuando la concertación sale con el argumentito barato de que la UDI era pro Dictadura militar, siendo que varios de sus militantes también apoyaron la dictadura.
Volviendo al tema, considero que no hay necesidad de demostrar tu respectiva ideología, ¿Para Qué?, necesitas acaso reafirmarla para asegurarte a ti mismo que exhibiéndola lo eres, para ver como se siente llevar en tu cuerpo un símbolo, frase y que la gente te observe, muchos con extrañeza (entre las que me incluyo), otros apoyándote, y no faltara el que te deteste.
Soy partidaria de que la ideología como la misma palabra lo dice se lleve como modo de vida, en tu mente, en fin, pero no hay necesidad de exhibirla, ¿con que argumento?, ideologías negativas no nos sirven para formar la sociedad que deseamos, ideologías que disipan No, ideologías que separan No.
Con todo no quiere que me etiqueten como una anti-comunista, solo que hay muchos miembros que dejan mal al partido comunista, y eso los hace ver como los típicos resentidos que no buscan soluciones y solo se quejan.
Caigo en la cuenta de que eso de la libertad de expresión y de yo apoyarla es una gran mentira, siempre lo he creído pero ahora al leerme solo me doy cuenta de que victima o no, estamos todos tan regulados sobre lo que es correcto y no. Porque acaso alguien sabe ¿Qué es la Libertad?
He llegado a la conclusión de que todos damos un discurso pero realmente ¿somos fieles a ese discurso?, ¿Qué es la Libertad?, y por que somos tan sensibles a las personas que se expresan con esa clase de signos contrarios a los que nos ha enseñado la sociedad, “ha vivir en paz y comunión”, mirando negativamente al Nazi, al Neonazi, al Ateo, al Agnóstico, al Homosexual, Al homofóbico, la sociedad predica el doble discurso, por una parte dicen que respetemos la libertad de expresión, pero por otro condenan al Neonazi o Al Homosexual; ni siquiera sabemos que es la libertad ningún gran filosofo lo ha llegado a determinar, porque es algo que va mas allá, trasciende quizás esa sea la palabrita clave.



Muchas palabras, poca resolución (¿Así como podre aclarar la mente de los educandos?, súper bien Francisca, Súper bien, sigue así y confundirás a todo el mundo)

ConfidentLinarola dijo...

Una cosa es pensar o expresar idioteces, otra cosa es defender idioteces, radica hay creo yo. Por ultimo ni siquiera defender sino llevar un representativo de algo tan horrible como fue esa época. Lo q me recuerda que yo quería comprarme un pin (si, como esos prendedorcitos donde la mayoría de los mismos son emo´s …. de esos q se ponen en gorras, mochilas, etc) que era un muñequito tirando una esvástiquita en un tachito de basura. (los diminutivos porque era un pin de los pequeños! Jaja nada de vocecita cursi al decirlo) Eso fue hace ya un año, pero recuerdo que hay me gasté el dinero comprando DVD´s, la octava temporada de Hechiceras. Mmm si lo volviese a ver, ahora si hubiera posibilidad de comprarlo. Mmm se me ha ocurrido si me quedaría con el pin puesto estando en la situación que acabas de contar, seguro que sí, además que no creo que en medio del metro me vaya a hacer algo =O (lo q me recuerda el escándalo mediático por la chica q le pegaron en el metro por ser ecuatoriana..) pero no, si no me gusta dejarme vencer por los miedos adquiridos en mis propias experiencias mucho menos por las de otras personas. Pensándolo bien y si es simpático hasta conversa le hago. (nah, la ultima línea es broma, esa no es mi personalidad… soi una ninia tímida)

Enrique dijo...

Estoy completamente en desacuerdo con Yzu17. No creo que defiendan a España ni a los españoles. En primer lugar, no defienden a nadie, es más, ellos son los que utilizan la violencia. Por otro lado, me parece que si "defendieran a los españoles" no entiendo porque utilizan la violencia contra las personas de otras etnias porque pueden ser tan españoles como el que su familia sea de España de toda la vida. Por último, el patriotismo me parece una gilipollez. Es simplemente algo abstracto, nadie es mejor por haber nacido en algún sitio u otro.