Header

Google+ Badge

El Estatuto y el Constitucional

España se da aires de república bananera con todo esto del Estatut. No por el Estatut en sí, sino por todo lo que genera.

  1. No puede ser que un Estatut sea tan difícil de interpretar en su constitucionalidad. No puede ser que se pueda cuestionar si es nación o no. Sí, la Constitución habla de la nación española, ¿pero acaso no habla también de las "nacionalidades" que componen el país? No hay discusión que quepa. Si no les gusta que Cataluña se llame nación, que se lo hubiesen pensado hace treinta años. Pero de ser yo magistrado del Constitucional, no me quedaría más remedio que admitir este término en el Estatuto. ¿Me gusta? En absoluto. Pero no hay inconstitucionalidad que valga. Lo que hay es desinformación.
  2. Por lo mismo, si el castellano es la lengua de todos los españoles, no hay excusa que valga para que se le de menos importancia institucional que al catalán. Esto no es cosa del Estatuto catalán: ya venía pasando de antes, aquí y en el resto de comunidades bilingües. Lo que pasa es que este tribunal de chiste ya aceptó leyes de discriminación positiva en lo lingüístico, de modo que no hay vuelta atrás. De nuevo, que lo hubiesen pensado hace treinta años.
  3. Si existe nación, también pueden existir los símbolos nacionales. Otro artículo que yo admitiría por constitucional e insisto, tampoco me gusta. Pero esta gente no debe opinar, debe interpretar, y estamos consintiéndoles lo primero. Es de república bananera perdida.
  4. Mucha más gente que la que votó a favor del Estatuto fue la que apoyó la Constitución, y aquí, señores, no admito eso de la "voluntad de los catalanes", porque hasta donde sé también fue su voluntad en la Carta Magna, a la que dieron mayor dignidad que a cualquier estatuto futuro. De modo que eso de "no se puede contradecir la decisión del pueblo" me la trufa hablando el plata. Es demagogia cutre que no servirá conmigo.
  5. Más les sigo, más me gusta CiU. No porque todo lo que opinen esté bien, sino porque son coherentes. Cuánto lo hecho en falta en el resto de partidos, pero bueno, esto sólo era un apunte final.

7 comentarios:

freshwater dijo...

Pues si debe interpretar, que interprete: ¿es lo mismo nación que nacionalidad? Para mi, desde luego, no. Para ti sí. Pero, ¿y para el Tribunal Constitucional? He ahí la cuestión.

Prigkinissa dijo...

Creo que me ha convencido en todo, Señor Cronista,aunque tampoco es que yo posea muchos conocimientos sobre el tema con los que rebatirle.

Fresh, arriesgada distinción entre nación y nacionalidad,¿no crees? Ten en cuenta que la palabra nacionalidad es una clara derivada de nación.

Con respecto a CIU, siempre he pensado que su dirigente es coherente (usando tus términos) ,pero no comparto sus opiniones. Y yo soy de las que doy más importancia al contenido que a las formas.

Cronista dijo...

la nacionalidad deriva de la nación, y nuestra constitución admite varias en la misma persona.

Hugo G. dijo...

Más que los aspectos relacionados con el preámbulo y la simbología, lo preocupante es que se adjudiquen competencias sobre una cuenca hídrica o establezcan mediante el citado texto, el modelo de financión para la comunidad autónoma catalana, entre otras cosas.

Sin olvidar, la creación del Consejo de Garantías Estatutarias, que aspira a ser la última instancia judicial en la comunidad a modo de de Tribunal Constitucional.

Lo sangrante es que un texto a todas luces inconstitucional necesite de más de tres años en el TC para emitir sentencia, máxime cuando la situación no avanza desde más de año y medio. Las deliberaciones se encuentran a día de hoy, al nivel de comienzos de 2008, fecha en la que se producían los comicios legislativos.

Intereses partidistas y el empecinamiento de Emilia Casas en mantener a la ponente han hecho el resto.

Antonio dijo...

Creo que muchas veces se confunden los términos país, nación y Estado. Mientras "Estado" es un término político-legal, "nación", sin embargo, es un término que relaciona a las personas que habitan en una zona con unas determinadas costumbres, una lengua, etc. Con "país" establecemos una conexión sentimental con el territorio al que pertenecemos.

Es por esta razón por la que acepto con total normalidad que en el Estatut se califique a Cataluña de nación.

O, al menos, eso es lo que aprendí en Geografía :D.

Ladynere dijo...

Yo no me meteré en naciones o nacionalidades, que no entiendo. De lo que entiendo un poquito, es de lenguas. Hace poco me leí un ensayo interesante sobre la diversidad lingüística en España -> http://elculturaldenerea.com/2009/12/02/el-rumor-de-los-desarraigados/

Anónimo dijo...

estas un poco confundido cronista, la Constitución no habla de nación y nacionalidades, sino de Nación (mira fijate como usa la mayúscula) española, y el reconocimiento de la autonomía a las nacionalidades y regiones,

1o) reconocimiento de autonomía (lo que implica un ente superior del que se es autónomo, porque sino hablaríamos de independencia no autonomía, siempre de la Nación española)

2o) a las nacionalidades y regiones (que no a las distintas Naciones).

no basta con leer mucho, hay que saber leer. ese texto es claramente inconstitucional se mire por donde se mire pero eso a muchos les da igual porque se pasan la CE por un sitio que yo me se