Header

Google+ Badge

Dos cançons

Estoy que lo canto todo. ¡Hasta en catalán!


Y también en castellano, claro. Son Vull saber-ho tot de tu de La Casa Azul y Dos policías de The Punsetes.

Vaya plan

Hoy dibujo lo que siento.

Una ley estúpida

Sigo hablando de leyes, pero esta vez no propongo nuevas sino que va de derogar las viejas. Me entero, y se me queda cara de cuadro, que México prohíbe que cualquier extranjero opine sobre la política nacional bajo amenaza de expulsión. El protagonista ha sido Manu Chao, que no es ni mucho menos santo de mi devoción (no por su música, que tampoco me mata, sino por sus opiniones), pero es que independientemente de que tuviese más o menos razón, que ahí no entro, no se puede prohibir a la gente de fuera que hable de lo que sucede en tus tierras. Es la mayor patada en los huevos a la libertad de expresión que he visto en los últimos tiempos, además de un despropósito e ingenuidad por parte del Estado.

Ahora me tranquilizo al comprobar que no van a perseguir a Manu Chao por sus declaraciones, igual que tampoco lo hicieron con Jose María Aznar cuando apoyó a la oposición en unas elecciones pasadas, pero entonces me pregunto para qué tienen esa ley si luego no se van a dignar a cumplirla. No digo que la ejerzan. Digo que cuando tienes una ley estúpida, lo que se hace es quitarla, no ignorarla.
No me pillaréis en México, palabrita del Niño Jesús. Y mira que me apetecen sus ruinas (bendita Tulum, a la que volvería... y seguro que las hay infinitamente mejores), pero la imagen que da este país al mundo es deplorable. No hablo de sus gentes, que serán tan buenas como en cualquier lugar, sino de sus gobiernos y sus anti-gobiernos. Vivir en medio de esos extremos debe ser para echarse a reír o correr al exilio, una de dos.
Mientras, voy sacando billetes para Venezuela. Estoy deseando participar en una revolución y la ejecución política de Chávez sería un buen comienzo. O Colombia... me encantaría que me secuestrasen para publicar luego un diario de experiencias ilustrado, seguro que Tatler me compraba los derechos. Cada día soy más tonto, que nadie se me adelante.

Ley de S.S.M.M.R.R.M.M.O.

Soy de la opinión que deberían prohibirse todos los anuncios que matan la ilusión de los Reyes Magos. Todos viviríamos un poco más felices.

Tráiler de DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS

La quiero ver, la quiero ver, la quiero ver. ¡Y la canción del tráiler es de The Arcade Fire, qué pasada! A ver si encuentro el cuento a tiempo, que en El Corte no lo tienen y el ejemplar de la biblioteca de Benimaclet está pero no está (ya tuve el otro día a dos funcionarios buscándolo por toda la sala; no lo repetiré). Por lo menos el tráiler tiene una pinta estupenda, aunque voy a sospechar que la película no es tan para niños como el cuento... ¿me equivocaré?

Sobre las negociaciones vascas

Un 10 para Patxi López, moderado y precavido.

Un 0 para Basagoiti, alardista del fracaso electoral.

Y todavía no hemos oído a ETA, pero cuando lo haga ya diréis: "Tardaba...". Miedo me dan. Pero para miedo, el que deben estar pasando ellos.

Dos series

Qué recuerdos. Sigo pensando que esta serie esta muy bien hecha en todos los sentidos... tengo grabado el episodio en el que se descubría que el bebé rosa no era el hijo biológico de la pareja, y que todo había sido una confusión en la sala de partos del hospital. ¡Su auténtico hijo era el de los vecinos! Menudo follón para mentes infantiles, pero esos episodios eran los que más me gustaban. Siempre significaban un antes y un después.


Y de esta otra me acuerdo un montón, y sin embargo no estoy seguro de si me gustaba o si era todo lo contrario.  Lo único que lamento es no haber leído el cuento de niño, aunque siempre estamos a tiempo de remediarlo.

Una pregunta interesante (ii)

Llega con retraso, pero vosotros me lo perdonáis casi todo. En 2008, estrenando año, os pregunté en qué habiáis cambiado de opinión a lo largo de 2007, así que digo yo que os tendría que preguntar lo mismo que con estos últimos doce meses. La última vez os dije que el año había servido para cambiar mi percepción de la inmigración, que ahora comprendo lo que no entendía antes, y entonces me he puesto a pensar qué me cambió en 2008.

Me ha costado pensarlo, pero se me han ocurrido varios temas. Por ejemplo, ha cambiado mucho mi opinión sobre los nacionalismos: me da igual qué Estados haya siempre y cuando se respeten las lenguas y el derecho a usarlas, eso es lo único que me preocupa. Sobre el aborto, antes me mojaba menos y ahora lo veo muy distinto, y lo frustrante es que todos tienen parte de razón, lo único que falta es que unos reconozcan que las dos cosas son vida y que los otros, reconozcan que unas vidas valen más que otras. En fin, que no quiero repetir el debate; estoy de acuerdísimo con que se quiten los nombres de las calles franquistas y también la simbología que no implique destruir el patrimonio (retirar, no destruir). ¡Y mil cosas más! Si 2008 estuvo lleno de temas, y andaba yo mosca. ¿Habré convencido alguna vez a mis lectores, o sólo les pondré nerviosos? ¿Qué artículo les habrá hecho pensar y cambiar de opinión? Ahí es cuando lanzo la pelota. Ahí es cuando chutáis.

Robóticamente inconcebible

Un robot jamás entendería esta viñeta. Somos tan humanos...

Un lorem ipsum en toda regla

Mira que acabaré siendo fan de Carmen (¡Carme, perdona!) Chacón. Me cayó gorda por su abanderismo del embarazo, pero a toro pasao (o niño echado) puedo verla por fin como la política que es y no como la Señora de las Mujeres que pretendían mostrarnos. La sigo de entrevista en entrevista, y me sorprende positivamente. Y con lo último, lo del Kósovo, que España ha quedado como el niño malo y la ministra como la puntoenboca, pero no veo nada incorrecto en lo que han hecho. Es más: creo que en este asunto nuestro país ha sido coherente desde el primer día, negándose a reconocer la soberanía de un país que se declaraba independiente uniteralmente. ¿Cómo aceptarlo, con nuestros problemas?

Irse de allí un año después, y poco a poco, me parece muy respetable. Ya soy casi casi fan de la Chacón. Sólo me queda una pregunta por hacerle: ¿te sientes española? No es una duda cualquiera, cuando se trata de la Ministra de Defensa. Pero incluso si no se siente, su labor no está yendo nada mal. Retiro lo dicho, aunque si Zapatero quiere más mujeres en el ejecutivo, a mí me da igual si el 100% de ministros (e incluso el presidente) son féminas: lo único que quiero es que lo sean por méritos, y no por cuotas. No es tan difícil de entender.

Hoy he pronunciado "el Kósovo" y mi hermano ha saltado. "¿Por qué dices el Kósovo y no Kosovo? ¿Acaso dices la Francia?". "No, pero digo La India". Y como tenemos una discusión parecida que viene de lejos, os la transmito a vosotros. Fnac, ¿decís Efnac, Fenac, el Efnac, el Fenac, la Fenac o la Efnac? Yo soy de los de Efnac, pero no sabéis lo que le molesta a mi hermano. Una vez se lo pregunté al jefazo de España y salió por la tangente. ¡Vaya mierda, que aquí no se moja ni Dios!

Posdata: no voy a ocultar que ésta es una entrada chorra para separar dos viñetas.

De mayor

La imagen

Somos muy de a foto hecha. Podemos tirar mil horas de debate por la borda con una sola foto. La última era la del primer niño español curado gracias a las células madre de su hermano, que qué bonito, y nada más emotivo que ver el cuadro de familia. Aquí va.
Los que se dicen de izquierdas (qué tendrá que ver la economía con la vida, digo yo) acusan a la izquierda de no querer que vivan los niños, y luego saltan los otros con esa campaña del lince ibérico (que nadie me venga con lo de la especie, por favor) y los otros se escandalizan por segunda vez en un mes porque según ellos, la Iglesia les está acusando de matar bebés.
Y qué mal rollo me da estar del bando de la Iglesia, pero es que los otros me aterran. Desde luego que nadie quiere que mueran niños, y si un nuevo hermanito le salva la vida pues mejor que mejor: el caso, la letrita pequeña, va de todos los fetos destruidos para que nazca ese hermanito pequeño como Dios -o mejor dicho, los médicos- quieren que venga al mundo. Por supuesto que yo quiero que Joselito, Pamplinero o Juanjosé viva, faltaría más; lo que no quiero es que en el camino se destruyan tantos fetos como les entre en gana, "porque como no es vida...". Es vida, y por lo tanto, su destrucción es asesinato. Otro tema es que unas vidas valgan más que otras, asunto que defiendo, aunque como unos no lo consideran vidas y el otro bando dice que todas son iguales, supongo que estoy sólo en esta lucha. Pues vaya.
Pero bueno, ahí está la reforma de la ley del aborto. Y como unos sólo saben hablar con fotos emotivas de fondo, yo voy a hacer lo mismo. A los supuestamente de izquierdas, marimorenas de la hipocresía del mundo, les dedico la siguiente foto. ¿Jugamos a eso, no? A no atrevernos a mirar a los ojos. Decidme si le mataríais, como haríais cuando es un simple feto con todas las características que buscáis. El mismo juego sucio que con la foto de arriba. Cuando tengáis la respuesta, o la sentencia de muerte, me la contáis en el café. Hasta entonces.

Mentirijillas, como que he leído tal libro

El otro día veía en nosequé lugar un libro que se titulaba Cómo hablar de los libros que no se han leído. La sinopsis acababa así: "... desenmascarar con una gran dosis de honestidad, inteligencia y humor uno de los tabúes sociales más extendidos y mejor amordazados: el hecho de que en algún momento de nuestras vidas todos hayamos fingido haber leído un libro que, a pesar de considerarse imprescindible, nunca fue abierto". Hoy, en un reportaje de televisión, también asumían esta mentirijilla como una de las más extendidas. Como si nada, parecían decir. Como todo el mundo lo hace...

Pues no, la verdad. Nunca he fingido leer un libro que no he leído. Es más: jamás he presumido haber leído un libro aunque sólo me quedase un capítulo para terminarlo. Puedo decir que lo empecé y lo dejé, pero no que lo terminé -y por lo tanto, que lo leí-. Muchos que me conocen me habrán oído decir muchas veces que me dejé éste o aquel libro, sin ningún remordimiento, igual que hay miles de libros, teóricamente obligados, sobre los que no he puesto la mano. ¿Por qué iba a mentir sobre esto? ¿Qué beneficio me reportaría? ¿Por qué esa mentira se supone socialmente aceptada?
Uno acabará por no fiarse de nadie. A menudo me aterran las presunciones del resto de las personas, lo que llegan a considerar normalizado. En fin, y ante la duda: juro solemnemente que jamás he puesto en la línea de LEÍDO un libro que no haya leído hasta la última página. Sólo hay que seguir esta tabla a diario para comprobar que hay muchos títulos en LEYENDO que jamás llegan a la sección de los concluidos. ¿Y tú? ¿Alguna vez has presumido de leer equis libro, de ver equis película, de estar en equis lugar?

La incomprensión femenina

Si no me hubiesen pasado varios casos idénticos en los últimos días, no escribiría sobre esto. ¿Será verdad al final de todo? ¿Las quinceañeras se enamoran del malo por ser el malo?

Si lo veo en los libros o en las películas pienso que es locura del autor. Me cuesta creerlo. Eso no nos pasaba a los chicos: podíamos tener nuestras tonterías, pero no exactamente esa tontería. Podíamos ir detrás de la frívola, de la superficial, pero ¿de la mala?
A veces resulta imposible la psicología femenina. Será más compleja que la masculina, pero desde luego no más profunda. Las Mujeres Del Mundo deberían dar una rueda de prensa para explicar este enigma. ¿En qué pensarán cuando tienen quince años? ¿Por qué les gusta ser tratadas como perras?

Crónicas de los Barco de Vapor escrita porque me da la gana, que nadie me la ha pedido

Ay, Madrid. Creedme si os digo que no tuve ni un minuto de respiro. Ni para comprarme M&Ms Crispy. Vale, ahora sé que me creéis.

Han sido poco más de veinticuatro horas en Madrid donde la actividad ha ido aumentando segundo a segundo, hasta las últimas horas que han sido un auténtico estrés. Pero habrá que comenzar por el principio.
Bueno, no tanto, que a nadie le interesa lo que no fueron los Premios.
Vale, ese será mi comienzo. Los premios. El hemos-traído-cinco-portátiles-y-no-funciona-ninguno, el ¿quién viene, quién no?, el padecimiento de las tres letras de la palabra sed (y una máquina expendedora que se tragaba las monedas) y la felicidad de estar en La Noche.
Los Premios Barco de Vapor (y Gran Angular, e Internacional de Ilustración, y Jordi Sierra i Fabra, pero yo los abrevio como "Premios Barco de Vapor", más mal esté) son de infantil y juvenil, y yo claro, en mi salsa. La gente no se los toma en serio, naturalmente, pero diles que la dotación económica es de 100.000€ o que asistió Esperanza Aguirre y ya se empiezan a interesar. O ni eso. Los de ayer se celebraron (otra vez) en la Casa del Reloj, que yo decía Palacio de los Relojes y no me negarán ustedes que el nombre le da más caché. Claro que digo yo: quién quiere caché cuando tiene a Aguirre en sus pasillos.
Ché, ya me he ido de madre. Estaba hablando de los premios, qué grandes. De verdad, no finjo: fueron estupendos y geniales, y yo lo iba recogiendo todo en nuestro Twitter (digo nuestro porque yo ayer, por unas horas, fui chico SM. Lo mismo que chico Almodóvar, igual, pero sin drogas ni sexo; y los otros chicos SM, que qué destreza para evitar el foco rojo que todo lo empañaba: saludos desde aquí si me leen). No sé si por hacer bromas de Aguirre (muy meditadas, lo prometo) o por confundir el apellido del presidente de la editorial, el caso es que han desaparecido muchísimos de los mensajes que escribí en la cobertura de ayer. Joder, con lo chisposo que estaba. Ahí iba publicando lo de la Leotería, que si daban el de Ilustrador (genial ganador), que si Dunia Esteban como la flamante valenciana de la noche con su Jordi juvenil, y luego los platos fuertes, los misteriosos, los de la plica de última hora: Antoni García Llorca por Salvaje y Care Santos por Se vende mamá. Si alguien quería enterarse de los premiados en directo, doy fe de que ningún otro medio más rápido que el nuestro. Del primero, Gran Angular, nos preguntábamos los reporteros 2.0 si sería novel. A Care ya la teníamos calada, y quizá fue por eso por lo que nos llevamos más sorpresa todavía al verla alzarse con el Barco de Vapor (nota mental: ¡para conocer los nominados antes de tiempo sólo hay que ver quiénes traen pareja! ¿pero cómo no pudimos advertirlo antes?). No voy a ser hipócrita y diré que lo único que he leído de Care Santos me pareció insufrible (y no sé cómo, lo terminé). Fue la LaLuna.com y entonces ya me convencí de que no era mala escritora, sino que sólo era un mal libro (al menos, un mal libro para mí) porque sigo su blog desde hace tiempo y me gusta cómo escribe. Ahora tengo Los ojos del lobo dedicado por ella en la noche que se hizo con tan preciado galardón, y se suma al buen montón de libros que me he traído de la capital. Me llevé decenas de libros al campo porque no me cabían en la ciudad. Llevé más a la habitación de mi hermano, re-conquistando la estantería que él nunca aprovechó en mi ausencia, y ahora he empezado a poner filas de libros delante de otras filas, porque no me caben en ningún sitio. Los libros de mi padre ya ocupan suficiente del resto de la casa, dominada por el papel.
Una vez entregados los premios, empezó eso del cóctel. Aguirre se marchó cabizbaja porque la Leotería le tocó a Gallardón y el resto corrimos a beber, no por ganas de alcohol, sino porque teníamos la garganta que le salían grietas. Ahí pude saludar a autores como Fernando Lalana, Gómez Cerdá hijo, Jordi Serra i Fabra, la joven Dunia, Carlo Frabetti (el primer escritor que he conocido en mi vida, en una charla escolar en Primaria que recuerdo la mar de bien), Juan Muñoz, David Lozano... Dios, dicen que el mundo de literatura de adultos es mucho más sectario y serio, pero lo de ayer era tan bonito que en cualquier momento veíamos llegar a los Osos Amorosos para repartir besos. De verdad, muy buen rollo. No es que les saludásemos: es que podíamos retenerlos el tiempo que quisiésemos, y anda que si lo hicimos.
Mis amigos ya saben que tengo un serio problema con la soledad en público. Me explico: tan a mi bola que voy siempre, lo que no puedo es estar solo acompañado. Es decir: estar solo rodeado de desconocidos. Cuando alguien me dice que ha sido solo al cine me escandalizo, "¡te hubiese acompañado!", y lo digo en serio y como si fuese la mayor obra de solidaridad del mundo. No concibo que haya personas que no tienen mi problema. Cuento todo esto porque durante todo el cóctel, y en medio de todo el fregao, un buen hombre de perilla y comisa de rayas esperó el alma caricativa que le sacase de la soledad, pero no hubo forma. Yo les preguntaba a los de SM quién era, en mi papel de Madre Teresa de Calcuta en favor de los necesitados, pero ellos no sabían. Ojalá olvide pronto su imagen, porque sigo padeciendo por él. Lo imagino ahora mismo en Atocha, en el invernadero, esperando que una mujer de la limpieza le pida que se aparte para fregar las baldosas del suelo.
No padezco, porque le sobran méritos, por Carmen Pacheco. La pobre estaba nominada en Barco de Vapor y Gran Angular, ¡a la vez y en absoluto secreto incontenible! y no se llevó ninguno de los dos. Si no os conmueve suficiente, sumo que el pasado año también estuvo nominada al Barco de Vapor y más de lo mismo, nada. Es la autora de Misterioso asesinato en Oz, que sí se llevó premio Leer es vivir, y al que quiero echar el guante muy pronto. ¿Mala suerte? Pues sí, pero desbordante de talento, digo yo.
Fijaos si los de SM fueron buenos que hasta me llevaron al hotel, yo, que sé tan poco del Madrid de Cela. Eso fue lo último, pero impecables en todo lo anterior. Voy a renunciar a pronunciar un sólo nombre porque correré el riesgo de dejarme alguno, así que dense todos por (muy) agradecidos. De verdad, así da gusto. Déu, cuánto me cuesta no decir nombres, pero no puedo. Lo mismo da, si no lo van a leer. O sí, pues hola entonces.
Y qué más decir cuando ya está todo dicho. Hoy rueda de prensa de rigor, y luego corriendo a una reunión llamémosle profesional, que Dios quiera que llegue a buen puerto. Me declaro oficialmente especialista del Metro de Madrid, que qué dominio el mío. Ya podía, por la cuenta que me traía. Sin un minuto de respiro en toda la mañana, he llegado al tren con rigurosa puntualidad británica. Llega a ser española y no lo veo. Hasta aquí la crónica. Corto y cierro.

Hoy soy Reportero 2.0

Bueno, no me entretengo mucho con la entrada que al final perderé el tren y todo, y menudo follón como eso ocurra. Escribo esto para avisar, a quien interese, que esta noche retransmitiré vía Twitter la entrega de Premios Barco de Vapor y Gran Angular, desde la Casa del Reloj en Madrid. Es una iniciativa por el periodismo 2.0 y yo he sido el elegido para los "qué está ocurriendo", pero también tendremos Flickera y YouTubero para poner imagen y movimiento.

¿No te apetecerá seguir la cobertura en directo por algún casual? Pues no será desde mi cuenta en Twitter, @el_croni, sino desde la de SM, @SM_DOSCERO. Supongo que la retransmisión empezará a las 7:30 españolas, pero nunca se sabe. ¡Es un buen plan si esta noche no salís a ver Fallas!

Bandera pop

Uno no es suficientemente pop hasta que no rediseña una silla o una bandera. Ésta es la mía, que estamos en Fallas. La original está aquí. Ahora voy a por la silla.

Guía de Fallas para un no valenciano

Dios, debe ser horrible no ser valenciano. Tengo la suerte de no vivir ese trauma, pero para los que lo padecéis, Dios os bendiga, va dedicada esta entrada. Las Fallas acaban de empezar y no puedo seguir sin dedicarles una entrada. No es que yo sea fallero -¡no lo soy!- pero es cierto que las fiestas populares de Valencia tiene una tradición enorme que la gente de fuera (y ya no me refiero de fuera de España, sino también de otros puntos del país) no conoce ni de rebote. Son unas fiestas muy curiosas, para qué lo vamos a negar.

¿Qué son las Fallas? Bueno, los valencianos debemos tener un problema de falta de imaginación, porque usamos la misma palabra para varias cosas (también ocurre con paella, que es la comida y el recipiente). Las Fallas son:
  1. Las fiestas populares en general que se celebran en la tercera semana de Marzo.
  2. Falla también se dice a una comitiva fallera... la unión de falleros del barrio, hablando rápido y mal.
  3. Falla, en último término, es la construcción de madera-ja-já que se quema la noche de San José.
Retrocediendo: que la falla (monumento) da nombre a su falla (asociación de barrio) y todas esas asociaciones dan nombre a su vez a la festividad en sí, las Fallas. Huy, casi me quedo sin aliento. ¿Hasta aquí bien?
La falla como monumento, el alma de la fiesta, es una construcción teóricamente de madera (siempre cuelan otros materiales) que suele tratar de un tema en concreto. La crisis, el cine mudo, la sabana... cualquier cosa vale. Se construyen ninots (que son las figuras que componen el monumento) y juntas forman la falla. Hay ninots que son verdaderas obras de arte y ninots que son una basura. Teniendo en cuenta que los ninots de la ciudad se cuentan por miles, no es de extrañar. Cada asociación fallera se paga su falla (y las más caras cuestan auténticas trillonadas) y una falla es más o menos espectacular dependiendo del artista fallero que cada asociación se pueda permitir. Los falleros pagan una cuota mensual a lo largo de todo el año: ese dinero se reparte entre el monumento, las fiestas o incluso las luces de la calle. Hay asociaciones falleras que lo reparten equitativamente, pero algunas renuncian a un monumento espectacular por tener las mejores luces de la ciudad, o las hay que prefieren un DJ hasta las tantas y envían todo lo demás a freír espárragos (monumento fallero siempre va a haber: otra cosa es que sea muy cutre). Si queréis ver algunas fallas premiadas a lo largo de los años, entrad aquí. Ver una foto no tiene nada que ver con contemplarlas en vivo, rodeadas de edificios y aun así dominando sobre todo lo demás.
A lo largo de esta semana y hasta el 19, los falleros viven un montón de tradiciones de las que no soy ni mucho menos experto. A medio día, en la Plaza del Ayuntamiento (la del Generalísimo, como oigo decir a los carcas), miles de personas van a escuchar la mascletà. Consiste en la detonación de pólvora (mucho más potente que la traca de la salida de las iglesias, creedme) que dura varios minutos y que se supone, tiene cierta musicalidad. A mí me aburre la mascletà, lo siento. Me aburre y me agobia. Pero la gracia está en que siempre hay personalidades en la terraza del ayuntamiento, y los hay que cantan para que la alcaldesa se ponga a saltar. No falla.
Por la noche son los castillos, en el río. El día anterior a San José es la Nit del Foc (Noche del Fuego) y es algo así como la leche de los castillos, bueno. Siempre y cuando no haya borrachos, pero para que me entendieséis tendría que explicaros a qué borrachos me refiero, y ya no tengo ganas de eso. Se siente.
Pues eso: todos los días con fiesta en la calle hasta altas horas de la madrugada, una por cada casal fallero (y hay un casal a cada tiro de piedra), mascletàs a medio día, fuegos artificiales por la noche, y mil cosillas más que se me escapan de las manos. Y si decía que los monumentos falleros son el alma, aquí viene lo mejor... todos ellos, sin excepción, se queman la noche de San José. "¿Pero no decías que cuestan millones construirlos?". Lo mismo da: se construyen para quemarlos esa noche, no hay otra. Todos los monumentos, y se cuentan por cientos (casa asociación fallera tiene un monumento grande y otro infantil) se dejan quemar. Excepcionalmente se salva de la pira un "ninot" por falla, una figura, que se llama el "ninot indultat". Pero vamos: que lo principal se quema, porque no tiene otra razón de ser. Los valencianos debemos ser un poquito pirómanos.
Una vez se queman las fallas, termina la fiesta. No se vuelven a oír petardos (los niños y los petardos merecen entrada aparte: ellos y sus padres debían acabar ardiendo con la falla, y ya nos reiríamos nosotros de cómo les explotan los masclets en los bolsillos), los perros pueden regresar a la ciudad (afortunadamente, la tradición de las Fallas no implica el sufrimiento de ningún animales, como sí ocurre con otras fiestas, pero los daños colaterales es que el ruido constante de la música y los petardos son insufribles para los perros, que tienen el oido muy delicado. Si ya es pesado para un humano...) y las falleras sueltan la última lágrima (también tendrá entrada la Fallera Mayor. ¡Esa la preparo desde hace tiempo, desde Navidad!). Valencia vuelve a la tranquilidad, los falleros regresan a sus casales y las calles recuperan el tránsito.
Ésto es, en líneas muy generales, lo que está a punto de suceder.

Pregunta

Si el PSC promovió que Cataluña fuese reconocida como "nación" en su Estatuto, ¿no sería un partido nacionalista?


Muy buenos días. Habrá especial de Fallas.

El orgulloso bebedor

Si quieres impresionarme, nunca me cuentes lo borracho que te pusiste ayer, ni la resaca que has arrastrado durante toda la mañana. No a menos que quieras provocarme la peor impresión, no a menos que seas el vivo rostro del arrepentimiento.

No pretendo ser hipócrita: bebo alcohol, de vez en cuando y como casi todo el mundo. Pero ni lo hago todas las semanas, ni mucho menos todos los días, y lo más importante de todo, ¡no creo que sea algo de lo que sentirse orgulloso! Si bebo no es para presumir: es porque me gusta lo que hay en la copa, nada más. Y si por una de esas me achispo, te aseguro que cargaré con ello al día siguiente, sobre todo si me he convertido en uno de esos pasados de rosca que les da por ser graciosos o maleducados.
Debemos haber construido una sociedad horrible para que la gente se crea guay por haberse pillado una a las seis de la tarde. Para que llegue la hora de la cena y vengan a mí, a contármelo, y yo alucinando en colores y pensando qué subnormalito eres, alma de cántaro, pero asintiendo como a quien le leen el prospecto de la medicina de la abuela. No esperes felicitaciones por mi parte. Suerte tienes de que no te riña como tu madre.
Si la gente quiere beber, ¡adelante! No pretendo ser moralisto, y yo bebo si me entra en gana. Pero lo que no hago ni haré nunca es convertir eso en un orgullo. Si beber sin emborracharse no tiene nada de vergonzoso, no entiendo porqué lo contrario debería merecer medallas.
Pena penita pena...

11M

Juro que es verdad. De entre 1318 que tiene mi iPod, la primera canción que ha sonado hoy en el modo aleatorio era Jueves, de La Oreja de Van Gogh. A mí hay casualidades que no me mueven sonrisas.

El 11M me pone enfermo. Tiene el mismo efecto en mí que el accidente de metro de Valencia, que empatizo demasiado y acabo asqueado en el mejor de los casos. No sé. Hoy hacen cinco años de aquello y se podría decir que no he tenido un buen día, por no decir horrible, quedándome en listas de espera para el ansiado Erasmus. No, no, no.
Pero bueno, lo mismo que siempre. Intento relativizar todo lo negativo que me ocurre, porque ¿quién puede enfadarse por algo cuando hay gente mucho peor, víctimas del 11M sin ir más lejos? ¿Con qué dignidad puedo llamar a mis problemas "problemas", con todo lo que se ve en el mundo?
Más se perdió en Cuba. No sé qué sería sin esa frase. Las cosas no van a salir mejor por más que uno grite, llore o cavile. 

Una recomendación obligada


Ensayo sobre la ceguera es un título que conoces aunque no lo hayas leído. José Saramago, Nobel portugués, se deja oír aquí y allá, y tiene pinta de tipo aburrido que imprime el mismo karma a sus libros.

Pero no.
Con vistas al estreno de la adaptación cinematográfica (sin ver tráilers ni fotos, naturalmente, que siempre son un nido de espóilers), y recibiendo una buena recomendación, asalté la biblioteca pública buscando un ejemplar del libro. No sabía absolutamente nada de la trama (tampoco leo las sinopsis de los libros, otro nido de espóilers) y sólo necesité la primera página para darme cuenta de que estaba frente a un libro distinto, frente a una novela en toda regla.
Casi cuatrocientas páginas después, no puedo sino reafirmarme. Y con más vehemencia. Ensayo sobre la ceguera es uno de los mejores libros que he leído en mi vida, excelente en su narración y excelente en su trama, las dos bandejas de la balanza que le pido yo a todo libro. Es, sin lugar a dudas, una obra maestra.
Recomendado queda. Ya me diréis si lo leéis, o si lo leistéis, si os gustó. Yo voy a buscar la película, aunque ningúna aberrante adaptación podrá restar calidad a un libro tan redondo. Me quito el sombrero ante Saramago: otro escritor del que tenía muy negativos prejuicios.

Acentos

Para mí no existe un acento valenciano distinto al del resto de España. Existen algunos genuinos, como el gallego, el catalán, el andaluz, el canario, más discretos como el vasco o el maño, pero deja de contar. En mi cabecita, valencianos, madrileños, riojanos y burgaleses tenemos el mismo acento.

Solo que a mí me dicen que no es así.
Yo no sé distinguir un valenciano de un madrileño a menos que unos usen el "ché" y los otros el "payaso", que me repatea por los recuerdos traumáticos de un campamento. Para mí hablamos igual, pero es que otros me dicen que sí los distinguen. No sé yo en qué, pero siempre he sentido curiosidad por saber cómo es el acento valenciano, y dado que yo no lo reconozco, creo que lo más adecuado sería escuchar a alguien imitándolo, por lo que lo exageraría. Pero ni rastro en YouTube.
Supongo que eso nos pasa a todos: creemos que los que tienen acento son los demás, porque nosotros nos lo notamos llano y sin rarezas. Pero lo habrá, será cierto, ¡pero todavía no sé cómo hablamos los valencianos! ¿Nos reconocen en otros puntos de España? ¿Cómo es nuestro acento? ¿Reconocen el resto de valencianos acentos como el de Madrid, y soy yo un menso que no se puede tener en cuenta? Yo siempre había querido hacerme pasar por espía madrileño y ahora está visto que lo tengo difícil. Menudo chafón.

Gibraltar, ¿¡español!?

Capaz te has enterado de que la princesa Ana de Inglaterra viene de visita al Peñón de Gibraltar. Asúmelo, no le ponemos ni cara, pero el ejecutivo de Zapatero ha dicho que es "inoportuno" y "hiere la sensibilidad de los españoles". De verdad: si pudiese elegir al Gilipollas del Día tendría muy claro de que andaría por La Moncloa.

Que no pongan nada en mi boca, y menos en mi sensibilidad. A mí me importa un pito si Ana de Inglaterra viene a pasearse por The Rock, está en su pleno derecho: en su pleno derecho como europea, como británica y también como miembro (que no miembra) de los Windsor. Y prou.
No nos rebajemos a los marroquíes. Si ellos se enfadan porque el Rey visita Ceuta y Melilla (y lo ha hecho sólo una vez en su vida, lo cuál es abominable como rey de nuestro país, que incluye hasta las ciudades autónomas) pues que se enfaden, pero nosotros tenemos que demostrar más clase cuando viene un inglés a pisar su tierra, que para eso es suya. Tenemos unas relaciones estupendas con Reino Unido: ¿por qué montar un teatrillo, porque es lo que es, un teatrillo, ante la visita de Anita? ¡Como si viene la misma reina a bailar la jota, lo mismo! Es su territorio, igual que Ceuta y Melilla es el nuestro. Las cosas son así y a mí ni me hacen daño ni me producen trauma, que las circunstancias en las que se crearon no son para guardar rencillas. Gibraltar será británico por los siglos de los siglos, hasta que ellos dispongan lo contrario, pero España ya ha tenido tiempo de asumirlo y no sacar las uñas ante una idiotez semejante.
Idiotez al cuadrado cuando Zapatero no ha hecho nada por la integridad de España. ¿Y ahora se preocupa de lo que ni siquiera lo es?

Viñeta: el fin de la crisis

Desmontando el mito del Rey

España tiene monarquía, lo que se podría medioentender en una corona ininterrumpida desde los años de maricastaña, pero no cuando se reinstauró en 1975. Francia saliendo de su resaca hippy y nosotros creando un Palacio Real. Ahógate si no te lo crees.

Me resulta inquietante el hecho de que no haya un partido fuerte anti-monárquico. En el Partido Popular no me sorprende, pero sí en el PSOE: porque nunca les verás ondear una bandera española (España la inventó Franco, creerán ingenuamente) pero luego sí están en favor del Rey, que es un retroceso en las igualdades y tiene un tufo a Edad Media que echa p'atrás. Muy coherente, sí.
A falta de un verdadero debate sobre la monarquía en España, que ya se retrasa treinta años (y encima monarquía machista, ¡para colmo de los colmos!) escucho a los monárquicos unos argumentos de los más peregrinos. Y seguro que los habéis oído vosotros también:
  1. El rey es una institución antiquísima: a ver, el rey es una institución antiquísima, pero usar eso como argumento es cuanto menos controvertido. Durante la mayor parte del siglo XX no tuvimos rey, y además: ¿desde cuando el hecho de que algo sea antiguo da legitimidad a nada?
  2. Si no tuviésemos rey, el Jefe de Estado costaría más dinero: esta es la clase de argumentos que más me sulfuran. Es como aquello de "no puede haber vida fuera de la Tierra si no hay agua", no a menos que seas subnormal. Un jefe de Estado cuesta lo que los presupuestos le quieran pagar. Los demagogos se van a Francia e Italia para ver los sueldos de los homólogos, y entonces nos venden la moto de que nuestro rey nos sale barato. No, señores: primero, comprueben también el suelo del presidente del gobierno. ¿Es el mismo en todos los países? No, ¿verdad? No pagamos lo mismo a Zapatero que a Sarkozy, señal de que el argumento es cuanto menos falsario. Por no mencionar el hecho de que el rey tiene beneficios de patrimonio con los que no cuenta ningún otro jefe de Estado de Europa (beneficios pagados aparte, naturalmente), nadie dijo que fuese obligatorio tener un jefe de Estado, o que el jefe de Estado no pueda ser el mismo presidente del gobierno. ¿Qué es Obama, si no? Viendo el graaaaan trabajo que hace el Rey, no creo que fuese un drama trasladar sus poderes a Zapatero.
  3. El rey tiene una gran preparación: ¿y qué? ¿Acaso no la tienen otros hombres y mujeres de España? El rey tiene preparación porque se educó para eso, pero eso, señores, es la sociedad clasista de Platón. ¿Es a donde vamos? ¿Estar predestinados desde nuestro nacimiento, sin poder movernos del sitio? ¿Y qué ocurre si el niño sale rana?
    Si alguien quiere jefe de Estado, y no es mi caso, que sea totalmente democrático. Y si el rey es el más capacitado para el puesto, y no dudo que lo puede ser, que gane en las urnas legítimamente.
  4. El rey nos salvó en el 23F: ¡Dios! ¿Pretendes matarme de un infarto? El papel del rey en el 23F, día del Golpe de Estado, es todavía controvertido. Si actuó con diplomacia o por salvarse el culo, no lo sabemos y posiblemente no lo sepamos nunca. Incluso se le acusa de estar de todo eso, y echarse para atrás en el último momento. No tengo ni idea y soy más revisionista que conspiracionista, de modo que tomaré con precaución cualquier dato. Lo que es importante es que INCLUSO si hubiese tenido un papel relevante aquel día, eso no es razón para regalarle un sueldo vitalicio y todo el patrimonio que ponemos a su disposición. ¡Peor aún! Un sueldo vitalicio para sus descendientes, hasta el infinito. Todo lo vitalicio me produce repelús. Nadie se merece tanto, nadie debería aceptar algo así.
Lo siento, pero no veo que el rey haga nada por España, ni por su unidad ni por nada. Le veo chupar del bote y usar toda su diplomacia en mantener el trono, que no está mal. Y me resulta indignante que personas con sentido común defiendan algo tan anticuado como la corona, más este rey, que resulta una vergüenza para un gran país que pretende y es moderno y del siglo XXI. No con don Juan Carlos I, desde luego.

Universidad

Mi profesora de Inglés, una preciosa mulata inglesa sin papa de español, no fue a la universidad. Tiene veinticinco años, da clases en una academia de idiomas y su experiencia profesional es de dependienta de una tienda de pantalones vaqueros. ¿Su futuro? Dios sabrá.

Un compañero de clase (el mismo que me decía sacaba esos argumentos falaces en defensa de la monarquía, argumentos que desmontaré en un día de estos) escuchaba atento a la explicación de que no existe educación universitaria gratuita en Reino Unido y la animaba a estudiar ahora, en España. Ella ponía cara de compungida.
-¡Haz la carrera ahora! -insistía el otro. La profesora y yo nos mirábamos con comprensión.
Y es que la universidad española está sobreexplotada y sobrevalorada. Imagino que también ocurrirá en Inglaterra que uno consigue su licenciatura y sin embargo no tiene más oportunidades de prosperar que el de al lado. Ella misma contaba sobre una amiga ingeniera, gastándose miles de euros en su educación, para acabar las dos en el mismo trabajo de dependientas.
Entiendo esa desmotivación. Hay demasiadas carreras y demasiadas personas estudiándolas. La gente está convencido de que por alargar cinco años sus estudios va a conseguir trabajo en un tris, y lo único que consigue es una desventaja en experiencia. Hay de todo, naturalmente y no imagino Medicina, Derecho y otras carreras sin universidad. Pero hay demasiadas plazas y también demasiadas ofertad. A los dieciocho años no piensas en el paro: sólo piensas en tus próximos cinco años, y alguien en el Ministerio de Educación debería acabar con estos generadores de paro.
No tengo prejuicios con las personas que no van a la universidad. Pueden ser totalmente inteligentes o putos cazurros, pero igual que quien se sienta a mi lado en clase de Derecho Internacional Privado: la vida misma en cualquier lugar. Cada vez estoy más convencido de que la carrera no sirve para conseguir un trabajo, sino que son cinco años de prórroga para pensar qué hacer con tu vida. El Estado debería asumir su responsabilidad en esta promesa implícita de estudios-universitarios-trabajo-asegurado. Lo que no tiene sentido es que el Estado invierta dinero en una educación que va a acabar en desempleo, frustraciones y decepciones. No al nivel que lo hace.

Tierras Vascas, Año I

Hoy es un gran día para todos. No por quién haya ganado o perdido, sino porque el pueblo ha ido a votar y porque lo de hoy es la mejor encuesta del mundo. Y hoy se ha devuelto el poder a un Partido Popular gallego que necesitaba de mayoría absoluta para gobernar y se ha decidido un parlamento vasco con más constitucionalistas que nacionalistas. Más por lo segundo que por lo primero, es absolutamente inaudito.


Primero, y brevemente, Galicia: no es que el PP haya ganado por inercia, lo que se le podía atribuir a Fraga en sus últimas legislaturas, sino que ha ganado al anterior presidente y su socio, Touriño y Quintana. Decían -y es verdad- que es muy difícil que un gobierno aguante sólo una legislatura, como ha sido el caso. Y ni siquiera podrán defenderse con la baja participación, porque ha sido alta. Dejemos de llamar incultos y provincianos a los votantes del PP, y quitanto trampas y bajezas, algo de mérito tendrán en las tierras gallegas. No por nada el Partido Popular gobierna en Madrid, Valencia, y también en las dos comunidades autónomas. Lo siento, pero no considero incultos ni retrasados a ninguno de los dos pueblos. Todo lo contrario. Esa teoría es bastante antidemocrática, diga de seguidores de Franco.
No me gustan las mayorías absolutas; son meras dictaduras a cuatro años de caducidad. El problema es cuando determinados partidos (llamémosle PP) sólo pueden gobernar consiguiendo la mitad más uno del parlamento. Otros dirán que las izquierdas unidas también responden al pueblo, ¿pero responden a un programa? ¿Se respeta de verdad al votante cuando se pacta, o se acaban haciendo experimentos radioactivos? No sé cómo, pero debería haber una forma de regular los pactos. No prohibirlos, pero sí asegurarse que el pequeño no puede chantajear al primero. Esa, por desgracia, es la tónica general. La ambición de poder acaba poniendo al mando a las minorías y eso, señores, es completamente anti-democrático.

Tierras Vascas. No miento si digo que estoy pletórico, feliz, satisfecho políticamente hablando. Son los resultados electorales más emocionantes que pudiésemos imaginar, absolutamente de ficción, pero reales a fin de cuentas. En votos gana PNV, pero eso podría no significar nada cuando los constitucionalistas (PSOE, PP y UPyD) tienen los escasos justos para gobernar, ni uno más (y teniendo en cuenta que UPyD es sólo un escaño, ya digo que la cosa está terriblemente emocionante).
Sí... por una vez en nuestra bendita democracia, hay más constitucionalistas que nacionalistas en el parlamento vasco. Uno más, pero ya hemos visto que en Galicia y Tierras Vascas las cosas van de escaños simples. El PSOE ha ascendido, el PP ha caído como se esperaba y UPyD ha conseguido entrar, que no es poco. Los tres pueden convertir a Patxi López en el próximo lehendakari, el primero españolista, pero Dios sabe que no va a ser fácil. En un mundo coherente, hermoso, feliz, eso estaría solucionado en tres minutos. "Te apoyaremos", diría Basagoiti. Pero el líder del PP ya ha empezado su discurso dándoselas de llave, que sí, lo es, pero aquí nos jugamos muchas cosas como para ponernos a buscar concejalías. Es un momento histórico y él debería estar a la altura de las circunstancias.
Y sí, Patxi López también. Siempre he dado por hecho que pactaría con el PP de darse las circunstancias, pero mis expertos preferidos me están metiendo miedo en el cuerpo. ¿Será capaz de no...? Pongamos en antecedentes a los extranjeros: PSOE y PP son los dos principales partidos de España, en un país claramente bipartidista. Nunca pactan. Nunca hacen nada juntos. Yo, ingénuamente, creía que un asunto de Estado podría remediarlo. Éste lo merece. Patxi López tiene que admitir que el Partido Popular representa a los vascos que le han votado y que pactar con ellos es totalmente legítimo y democrático. No le pido que les regale nada: sólo que tenga sentido común y menos orgullo y complejos. De verdad, Patxi: he depositado más fe en ti que en muy pocos políticos. No me decepciones, ni a mí, ni a los vascos, ni a los españoles. Puedes convertirte en un gran líder, hacer historia. No hagas el ridículo.
Pero también está UPyD. Notaréis que éste medio-upedeysta no ha hecho nada de campaña por ellos, y no es porque no me parezcan coherentes o la mejor opción, sino porque esta vez se jugaba mucho en las Tierras Vascas. Cosa del destino, al final UPyD es pieza clave en ese juego final. Su escaño puede contar más que todos los del PNV (lo cuál, siendo malo, es un poco de justicia divina porque en el Congreso de los Diputados ocurrió justamente al revés). Es admirable que un partido reciente, tan claro, con un discurso que prometía acabar con las ventajas económicas vascas, haya logrado el respaldo de los propios vascos. Es el triunfo de la verdad frente al oportunismo. La fórmula tampoco ha sido buena con UPyD esta vez, porque su escaño ha sido por Álava y en Guipuzkua, con el doble de votos, se ha quedado a dos velas, pero en fin. Entrar ya es un éxito. UPyD, guste o no, ha venido para quedarse en la política nacional. Rosa Díez, con todos sus defectos, es la política más honesta de nuestro país. Estoy impaciente por ver cómo salen de las europeas. Cuán feliz me siento de haberles apoyado en su día.
Y los nacionalistas... ya digo que no me gusta esa nomenglatura, pero bueno. Prefiero hablar de independentistas o regionalistas, que es a lo que van. Confundimos muchas veces (desde fuera, claro) el nacionalismo vasco con el apoyo al terrorismo, cuando no es así. Quizá si el PNV no hiciese ojitos al electorado etarra no pasaría eso, pero es la realidad. No son terroristas, seamos justos, y me encanta que Alalar, independentista y anti-violento, haya crecido. Para mí el regionalismo no es malo, ni el independentismo. Lo que no me gusta es el atropello a la Constitución, y si alguien quiere saltársela que se haga previo Referéndum. Ya lo he dicho otras veces: no me gustan las medias tintas, y soy centralista porque creo en la España solidaria. El día que sólo seamos solidarios la mitad, abogaré por el nacionalismo valenciano, porque no pienso ser el último en abandonar el barco. Los madrileños si quieren, pero yo no.
Leía hoy una entrevista a Artur Mas, líder del catalán CiU y de visita por Valencia, en la que animaba a un encuentro valenciano-catalán. Dice que nos une lengua y cultura, y que no podemos vivir a espaldas el uno del otro. Es verdad, vivimos a espaldas, quizá más nosotros de ellos que ellos de nosotros. Pero es que si bien es cierto que nos une una lengua (igual que nos une el castellano con el resto de hispanos, no excluyamos) es radicalmente falso que nos una la cultura. La cultura valenciana no se parece en nada a la catalana, ni viceversa. Son dos culturas muy genuinas y con nulos nexos en común. Es más: creo que nuestra cultura nos une más a regiones como Madrid que a Cataluña, por mucha lengua que nos ate. Fin de la salida del tema.

Estaré impaciente por ver lo que ocurre en las Tierras Vascas. Hoy es un día histórico para ellos, y también debería serlo para el resto de españoles. El escenario más rocambolesco se ha cumplido, y también el más emocionante. Ahora es tiempo de pactos. Dios quiera que tengan sentido de Estado, todos ellos.

Posdata 1: ¿Os importa que haga pública la lista de seguidores del blog?
Posdata 2: Menuda tontería eso de los votos de Bitácoras. Al principio un éxito, pero a la tercera entrada ya no vota ni mi padre.
Posdata 3: ¡Uso Twitter! Y para algo más que de feed de rss (aunque no mucho más, para qué vamos a engañarnos). Soy el_croni ¿Me sigues?

Una canción parentéstica

Como la entrada anterior era de las elecciones, y la siguiente también lo va a ser, os desengraso un poco con una canción genial. Casualmente es en vascuence, pero juro que no era intencionado. Es la canción que me apetece poneros hoy. La escuché en el tráiler de La casa de mi padre (que tiene buena pinta ¡y oye! es española) y me encantó. Aquí la traducción de la letra.