Header

Google+ Badge

Un día

El otro día oí una frase que me marcó: "Si todo lo que he sufrido sirve para tener un solo día de felicidad, uno solo, vivir habrá merecido la pena". Me pareció terrible. Sabiduría en estado puro. Un bálsamo para mi época más reciente.

Qué cosas que esa perla filosófica salió de Sálvame, programa que no había visto desde hacía meses (incompatibilidad horaria, oiga. Y a partir de hoy, incompatibilidad tecnológica: nuestra tele no tiene enganche a la tdt, y no tenemos ningún plan de comprar otra). La pensadora no era otra que Belén Esteban. Voy a aplicarme a fondo su teoría del saber. Sufro demasiado por querer ser feliz a cada instante, y olvido demasiado rápido esos segundos en que de verdad lo fui.

9 comentarios:

Helena dijo...

Que fuerte que te lo haya tenido que decir la Esteban, apuesto un ojo a que ya lo habías oído antes pero no lo quisiste escuchar.

Cada uno es feliz a su modo, yo no creo que deje de ser feliz nunca, porque quizás no poseo ninguna de las cosas trascendentes que dan la felicidad pero hay pequeñas cosas (tan pequeñas como que hoy hace viento, me da en la cara y eso mola) que no desaparecen y hacen que merezca la pena levantarse.

¡Animo pequeño!

ana ryder dijo...

"Mil pasos avanzan, 999 retroceden. Eso es el progreso". Ahora no recuerdo de quién es, pero esta frase se puede aplicar a los sentimientos igualmente.

Helena, yo también son fan de las "pequeñas cosas", pero creo que eso viene de serie en el carácter de cada uno, y que es difícil de enseñar.

Ana dijo...

Creo que la felicidad es mucho más fácil de encontrar de lo que creemos, no hay que obsesionarse en buscarla, porque llegará sola cuando nos empecemos a disfrutar de lo que tenemos. Siempre he creido que el antes la encuentra es que quién menos le exige, eso es lo mejor.

Francisca dijo...

¿O quizás los momentos que olvidas son porque no fuiste feliz?
De hecho los sicólogos siempre lo dicen y si tu meditas sobre el hecho te darás cuenta que es un pensamiento valido. Por ejemplo yo siempre recordaré mi primer día de clases, y por supuesto siempre recordaré el último día de clases. Nunca olvidaras lo significativo pero lo superfluo lo intentaras borrar de tu retina hasta ya no recordarlo. Lo valioso siempre estará ahí, pero lo inestimable no.

Sobre la frase: “Si todo lo que he sufrido sirve para tener un sólo día de felicidad, uno sólo, vivir habrá merecido la pena”; es categóricamente cierta. Llegará el momento, en el cenit de nuestra existencia en que miraremos hacia atrás y nos daremos cuenta del significado de Vivir. ¿Y por qué hablo de vivir?, bueno porque la felicidad es parte de la vida, ¿Quizás la felicidad aquí si sea posible?, y tanto los momentos de felicidad, como también el amor, la paz, son parte de la Vida, son los regalos de la vida, pero dependerá de cada individuo del respectivo peso que les otorgue. A veces resultan tan “manoseados” los términos como felicidad, paz y amor. Antes yo no creía que el amor fuese posible, pero era porque la concepción de amor esta muy “Ensuciada”, poco a poco se ha convertido en algo “Burdo”, cuando según mi noción es algo que trasciende, lo mismo me ocurría con la felicidad, poco a poco he ido barajando que el ser humano sólo ha destruido lo que es tan especial, ha vulgarizado el amor, ha opacado la felicidad y la paz la ha minimizado, entre otros aspectos. Lo único que nos da una razón para vivir. ¿Acaso se puede vivir sin felicidad, sin amor, sin paz, sin sueños, sin creencias?

Nietzsche, mas allá de su demencia dijo frases tan ciertas como: “El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices” (Sé que no debería traer a Nietzsche, pero es que soy su fans, lo siento)

Concluyendo a no ser que tengas un severo daño en el cerebro es decir puede ser que las conexiones sinápticas y las neuronas, no estén haciendo su “trabajo”, lo que se traduce en que tu memoria puede ser un poco mala, pero la verdad es que soy fiel a la idea de que no lo recuerdas porque no fueron momentos significativos. Es lo más probable.


Si divague un poco pido las disculpas pertinentes.

Rocy dijo...

No estoy de acuerdo con la frase. La felicidad hay que tenerla por momentos, en esas pequeñas cosas insignifcantes pero que nos sacan una sonrisa. Prefiero esto que tener un solo día de felicidad, porque con lo primero podrás volver a experimentar una y otra vez ese sentimiento, en el segundo caso, te lamentarías de que solo hubiera durado 24 horas, y seguidas.

Nazaret dijo...

¡Hay que escribir más fanfictions y vivir más del fanservice! Eso hace feliz a cualquiera.

Keyra dijo...

Creo que la gente que se obsesiona con la felicidad al final acaba magnificando los momentos de tristeza y viéndolos como un absoluto fracaso, y por ello siendo más infeliz que las personas que aceptan que los momentos tristes son inevitables. Justo antes de leer esta entrada estaba leyendo un fragmento de una novela "Los artistas de la Memoria", que hablaba de la felicidad... Y tampoco tiene mala filosofía... (copio un fragmento, quien no le guste leer partes de novelas que se lo salte XD)

- (...) Pero estoy agradecido del tiempo que he pasado con ellos. ¿Comprendes?, nadie me puede quitar esa felicidad. Es mía para siempre jamás. Sigo teniendo ese amor dentro de mí y lo llevo dondequiera que vaya. Vive en mi recuerdo.
Noel asintió y tragó.
- ¿Y esas tres veces son las únicas que has estado triste?
-Ha habido otras veces. Pero, vamos, que si quieres un arco iris, tendrás que poner la lluvia, digo yo. Debajo de la nieve se esconde el verano, ¿recuerdas? Si todo fuera perfecto, no valoraríamos nada. -JJ se metió el dedo en la nariz y Noel miró para otro lado-. Cuando la vida hace zig, ¡entonces tú haces zag!

Mario Pina dijo...

Yo no veo Sálvame, por incompatibilidad intelectual. Si existe algo que no soporto es la intelectualidad, y tanto Belén Esteban como Jorge Javier Vázquez están en otra esfera de la realidad, en una realidad ontológica superior, levitan en el mundo de las Ideas platónico.

Además... en La Sexta está Patricia Conde.

Pazcual dijo...

No reta más entonces decirte que aplicas algo bastante bueno en tu vida. Que mejore el ánimo.
Saludos,

Paz