Header

Google+ Badge

El único asesinato justificado de ETA

No me voy a ir por las ramas y voy a ser sincero antes de empezar: no conozco la historia de Carrero Blanco, el número dos de Franco dictador. Sé lo básico: que era presidente de España y que ETA lo asesinó, con un bombazo de tres pares de cojones que lo voló hasta un patio interior. No sé mucho más. El primer paso es admitirlo. Y todo lo que sigue a continuación es un 'el el hipotético' como una catedral. O como una iglesia, puestos a ser un poco macabros.
Donde no sé si se trata de leyenda o realidad es a lo de si Carrero Blanco estaba preparado para ser el sustituto de Franco en una dictadura prolongada, o si todo era un rumor. En el colegio nos enseñaron que él estaba preparado para el papel, pero claro, en el colegio nos enseñaron muchas cosas más que hoy día poco en cuarentena (y también al profesor, por Dios). Tampoco sé cuánta intención había de alargar el franquismo: lo del final fue una dictablanda, y a la muerte de Franco todo fue pura y sencilla transición. No sé si alguien sabe cuál era el plan oficial con Carrero Blanco, yo admito que no.
Pero si lo que nos decían en el colegio era cierto, y ya digo que no sé qué creer, la muerte de Carrero Blanco significó despejar el camino hacia la democracia. Paradójicamente, es a ETA a quien se lo tendríamos que agradecer. Y por supuesto que cualquier asesinato, cualquier muerte, es una brutalidad, pero no sé cuántas vidas valen la democracia nacional. Mi sentido común no podría lamentar la muerte de alguien que hubiese perpetuado la dictadura, siguiendo en el hipotético de. Eso me hace preguntarme si hay asesinatos justificados, y quién sea la mano asesina que se atreva a justificar. Si la muerte de Castro significase el final de la dictadura de Cuba, tengo claro qué es lo que quiero que vaya a pasar. Lo mismo con todos los líderes que entaponan la democracia y la libertad.
Es escalofriante pensarlo. Da miedo pensar que una muerte nos pueda ayudar.

16 comentarios:

Alehop dijo...

Uno puede justificar un asesinato cuando lo piensa con la cabeza fría y sin ahondar mucho en el tema. De otra manera es imposible ser humano y desearle la muerte a alguien.

Enif dijo...

El otro día en clase, hablando de ETA dije que lo único que podríamos agradecerles era la muerte de Carrero Blanco. Me dijeron de todo. Sienta bien saber que hay alguien más que lo piensa.

freshwater dijo...

Curiosamente, es casi la misma justificación que usan los etarras para su terrorismo: es por la democracia de Euskal Herria, que tiene que ser libre.
Vale ya de justificar asesinatos, ¿no?

Una cosa es creer que la muerte de una persona puede cambiar la historia (el 'nos puede ayudar' que dices tú), y otra muy distinta justificar un asesinato para ello. Una cosa es estar esperando la muerte de Castro para que haya democracia en Cuba, y otra muy distinta, asesinar a Castro.

Sibila dijo...

No me podría haber expresado mejor que Fresh

Fuste dijo...

Eso es como el caso del Atleti. Una cosa es que tuviera que morir Jesús Gil para que se fuera del Atleti y quitarse un cáncer de ese equipo y otra cosa es que se le deseara su muerte para que se fuera.

Cronista dijo...

No me parece comparable el caso de Gil con un dictador: una cosa son nuestros gustos y otra cosa es cuando existe represión, y gente, muchas familas, que las pasan canutas por una dictadura.

Lautaro dijo...

Hay gente que, lamentablmente, la vida le queda grande.
Otros no saben aprobecharla.
Y también los hay que no se la merecen.

ana ryder dijo...

El fin NUNCA justifica los medios.

Cronista dijo...

Creo que ese argumento también se podría emplear con los dictadores, ana ryder: todo lo que reprimen y dañan, hasta matan, para cumplir sus fines. Es un conflicto de intereses y tengo claro que prefiero la democracia a una dictadura.

ana ryder dijo...

Yo también prefiero la democracia. Pero no a costa de un crimen. Esa idea tuya es peligrosa.

Prigkinissa dijo...

Bueno, bueno... a la pluma tu alter ego El Croni.Espero que sólo lo hayas dicho para crear polémica.
Prefiero morir de pie que vivir siempre arrodillada, pero tamnién prefiero morir que matar.

Lautaro dijo...

Como que nunca justifica los medios?????
Yo mataría a una persona con tal de que se salven 100

Mr. Sorprendido dijo...

¡Qué me dices!

Un par de comentarios:

- Eso de que "la muerte de Carrero Blanco significó despejar el camino hacia la democracia" es una tremenda barbaridad, e ideas mucho menos contundentes que ésa son las que han provocado que ETA aún exista. El asesinato de Carrero Blanco fue una tremenda vuelta atrás al caldo ideológico que preparó la Guerra Civil. Además, eliminar a una persona nunca acaba con la institución y los valores que encarna, es precisamente el concepto que preside la estrategia antiterrorista.

- Creo que la Historia Contemporánea que nos han enseñado en el colegio sí tiene ciertos errores, y es que en ocasiones es muy simplista al sobredimensionar la relevancia de sus líderes. El liderazgo de un país es, ante todo, una delicada y equilibrada conjunción de intereses que es lo más alejado posible a la voluntad de una sola persona, aunque ésta sea la protagonista mediática y también, por supuesto, tenga su influencia, además de representar el papel de cabeza de turco de cara a la galería.

- Por otra parte, sólo he notado en ti y en Botín esa satisfacción por la "democracia" que vivimos. Yo creo que no vivimos en una dictadura, desde luego, pero creo que debemos ser algo más exigentes con nuestra democracia imperfecta (algo en lo que sé que estamos totalmente de acuerdo).

- El final del franquismo no fue una dictablanda, sino un aperturismo forzado, que no estuvo exento de sus últimos fusilamientos y ajustes de cuentas.

Finalmente, y a modo de ejemplo, creo que todos estaremos de acuerdo en que la muerte de Hitler no habría evitado en modo alguno la barbarie que se le atribuye.

Keldor Gaunt dijo...

Creo que absolutamente nada justifica quitar una vida humana, por mucho bien que pudiera llegar a causar, mancharse las manos con sangre le pone a uno para siempre más allá de la posibilidad del perdón y la redención.

Cualquier intento de justificar un asesinato supone que los motivos, las razones, la causa, las "excusas" en suma, del asesino están por encima de los motivos de aquellos que piensan diferente. Si apoyas esa idea (que se puede justificar un asesinato) y compartes la causa del asesino, lo llamarás "lucha por la libertad" o cualquier otro eufemismo semejante. Si no la compartes, el asesino y quienes le apoyan, se convierten en terroristas.

Pazcual dijo...

Estoy en un dilema monumental por esta entrada, porque entran en conflucto cosas tan básicas como el respeto a la vida humana y cosas tan espirituales como el sacrificio.
Dificil respuesta, pero una buena entrada.

Saludos.

Temístocles dijo...

Una de las cosas (pocas) cosas malas que ha traído la modernidad es el desprestigio del Tiranicidio.
A Carrero Blanco (o a Mussolini o a Ceaucescu) había que matar por que era un cabrón, no porque eso fuera a agilizar la llegada de la democracia (eso no está tan claro).