Header

Google+ Badge

Los futbolistas que dan ejemplo

Las calles de Madrid anuncian una convención de nosequé de deportistas que tienen que dar ejemplo. Lo anuncian en Madrid pero la convención, qué cosas, es en Valencia, aunque esto no aporte mucho a la historia (salvo para ilustrar que a veces, y sólo por disimular ante los de fuera, en Valencia se organizan cosas aburridas). El cartel tiene un fotomontaje que viene a decir que los niños aprenden todo de los futbolistas, y que si éstos son chulos o prepotentes, los pequeños lo van a imitar.
No sé cuántas veces he escuchado críticas a futbolistas que se comportan mal, no sea que los niños aprendan de ellos. Que si beben, que si se pasean con putas, que si insultan al público y muchas cosas más. Que con lo que cobran, cómo se atreven, una deducción de lógica aplastante porque ya lo saben los españoles: sólo los ricos pueden tener educación. O dicho de otra manera: los ricos tienen que ser educados, que los pobres se pueden regodear de su vulgaridad.
A mí me parece un mal trago obligarlos a ser ejemplo de nada. La culpa la tienen los padres, que no saben explicarles que la admiración es ya de por sí humillante. Si les dejasen claro desde el principio que la vida no va con la profesión, quizá sus hijo no se sintiesen tan avergonzados de sus padres sólo porque no sean los reyes del mundo laboral. No creo que los personajes públicos estén para educar a los niños, a excepción de Leticia Sabater. El resto que haga con su vida lo que quiera, que cuando sean nocivos, no los juzgará la infancia sino la sociedad.
Esto no quita lo otro: que cuando estás con un niño, te tienes que moderar. Pero no se trata de dar ejemplo, qué broma es esa, sino de tener con él ese mínimo de modales que no tienes con los demás, sobre todo porque un niño puede encontrarlo gracioso. Incluso moderarse cuando hablas con un amigo por la calle y en el semáforo te paras al lado de una cría y su mamá. Cuidado con la boca. Una cosa es que no tengas que educarlo y otra muy distinta que te tenga que oír decir una barbaridad.

6 comentarios:

Sarhaliene dijo...

Bueno, no voy a entrar en si es correcto o no que sean modelos de comportamiento, pero intentaré explicar el porque lo son, sin meter demasiado rollo técnico :P

Una de las mejores formas de aprender que tiene el ser humano es el aprendizaje por imitación, o aprendizaje vicario, consiste en aprender una conducta, viendo actuar a otras personas y por las consecuencias de sus actos.
Es un aprendizaje útil y necesario que todos realizamos.
Aquellos comportamientos que observamos que tienen consecuencias positivas (o que se consideren positivas) en los demás es más fácil que les imitemos.
Ahora bien, a la hora de aprender esos comportamientos, es muy importante el "modelo" es decir, la persona que realiza la conducta. Un modelo de conducta considerado "atractivo" porque obtiene mucha recompensa social por sus acciones, y con el que la persona puede identificarse, va a llevar a que las personas imiten ese comportamiento con más facilidad.
Sin embargo, no todas las conductas que se aprenden son positivas, muchas veces la sociedad recompensa conductas que pueden ser no deseables, y ahí está el problema, las personas imitarán estos tipos de conducta.
Los futbolistas, junto con otros personajes públicos, lo quieran ellos o no, son modelos de conducta muy "atractivos" y cuyas acciones traen muchas recompensas.
Organizan fiestas salvajes y van con prostitutas y eso sale en las revisas, y eso es una recompensa (la atención que obtienen actúa como recompensa, no como castigo).
Y podría explicar mucho más, pero tampoco quiero alargarme demasiado.
Es suficiente decir, que aunque los padres no potencien la imitación de estos modelos, y aunque se les recuerde las consecuencias negativas de algunos actos, el castigo que puede venir por esos actos es demasiado lejano en el tiempo como para que sea efectivo, y las recompensas son inmediatas; por lo que su conducta puede influir en un alto número de personas. Hay muchas más explicaciones de porque se produce esto, se puede hablar de posición social, poder, grupos de referencia... pero lo que no cambia es que los personajes públicos son y van a seguir siendo modelos de conducta, y no solo para los más pequeños, lo quieran ellos o no.

Estelwen Ancálimë dijo...

Lo de "con lo ricos que son" me parece que se refieren a que, ya que cobran tanto precisamente porque el público los admira, ya podrían ser amables y educados ante ese público. Se trata más de una cuestión de "ya que cobran una millonada porque nosotros los apoyamos, que se comporten decentemente" que de "como son ricos tienen que ser educados".

Y yo personalmente creo que sí deberían dar ejemplo, al menos en lo que a su imagen pública se refiere. Cuando estén en sus acsas que hagan lo que les de la gana, pero cuando estén en público, que se comporten. Es una realidad que los niños se fijan en ellos y les admiran, y, sinceramente, me parece una utopía que los padres puedan impedir eso. Por muy bien que eduques a un niño, es inevitable que los famosos a los que admiran los deslumbren y quieran parecerse a ellos. Ha pasado desde siempre y seguirá pasando, porque es algo natural en los niños y adolescentes imitar a quienes admiran (padres, amigos e ídolos por igual). Ser un personaje público, como un actor, un cantante o un futbolista, tiene una serie de ventajas (cobras una pasta, eres una persona importante, trabajas en lo que te gusta), pero también conlleva una serie de responsabilidades, entre ellas ser consciente de que eres un ejemplo para los demás. En ese sentido, creo que los famosos (no sólo los furbolistas, sino cualquiera susceptible de convertirse en ídolo de niños y adolescentes) tienen que cuidar su imagen pública y asegurarse de transmitir buenos valores, o, al menos, de no transmitirlos malos (no emborracharse, no drogarse, no irse de fiesta loca e irresponsable hasta el punto de bajar el ritmo o no ser capaz de acudir a los entrenamientos, no irse de putas, no ponerle los cuernos a la mujer, no ser maleducados y actuar con solidaridad, civismo y cortesía).

Rocy dijo...

Primero que den ejemplo los padres, y luego ya que hablen.

Keldor Gaunt dijo...

Como bien ha dicho Sarhaliene, el hecho de obtener recompensa social (posición social, poder, etc) es lo que les convierte a modelos a imitar, aun de forma subconsciente, máxime cuando se trata de un niño o un adolescente.

El problema de fondo es que, cuando salen a la luz sus trapos sucios (y ya no solamente futbolistas, sino famosos en general), en lugar de ser rechazadas, estas conductas obtienen bombo y platillo y cierto grado de recompensa social. Si Cristiano Ronaldo cambia de novia como de camiseta y sale con gogos, ex playmates y mamachichos varias con un amplio curriculum de amantes famosos a sus espaldas, a las que cambia después de 2 o 3 revolcones, socialmente eso está bien visto y es envidiado. Y si en televisión salen "colaboradores" sin ningún tipo de educación haciendo antología de su desvergüenza y vulgaridad, socialmente reciben vítores y aplausos. Ergo, ese tipo de conductas se convierten en modelos. Ese es el verdadero problema.

papalbina dijo...

ya lo decía stan lee: "with great power there must also come - great responsability". y el poder lo tienen por estar constantemente presentes en los medios, así que en algún momento debería llegar la responsabilidad que eso conlleva... digo yo...

Anónimo dijo...

completamente de acuerdo, no puedo decir mas...