Header

Google+ Badge

Recuerdos de la Selectividad

Estos días que nos bombardean con noticias de la prueba de Selectividad, no he podido evitar recordar cómo fue la mía. La primera sorpresa es que fui en junio y no septiembre, todo un logro para un estudiante tan vago como yo (compañeros que siempre habían sido más empollones no pasaron la criba inicial y tuvieron que empollar en verano. Todavía no me creo la suerte, o curre, que me pegué). Recuerdo que a pesar de haber hecho un curso bastante regular, me di un atracón en los finales para ver si sonaba la flauta, y sonó. Que suspendí para junio filosofía y matemáticas, y que como la recuperación de matemáticas me salió de 10 (saqué un 9'8, no sé por qué gilipollez me quitaron dos décimas. Lo que sí recuerdo es que me sentó fatal), decidí que no me iban a enviar a septiembre sólo por filosofía y no estudié. Acerté de lleno, y la profesora me aprobó un examen que no sé si era para aprobar, pero para ser justos, y ella lo tuvo que admitir, mi examen final inicial sí era de aprobado, pero como la profesora siempre repetía la misma nota que en las dos anteriores evaluaciones, me puso un 3. Resumiendo: que me suspendió cuando el examen era un aprobado claro y me aprobó cuando el examen era de suspenso total. Pero fui a Selectividad en junio, finalmente.
Y me toqué las narices de lo lindo. En Valencia, que para entrar a Derecho no tienes más que aprobar, cualquiera se parte los cuernos para sacar una notaza. No yo, evidentemente, que me pasé la semana de Selectividad tocándome las narices (o leyendo todo lo que salía de La Orden del Fénix, que se iba a publicar días después. ¡Como para concentrarse!), y sólo iba a los exámenes a saludar y poco más. Al final suspendí cuatro de siete, prueba del poco esfuerzo que dediqué (para ser justos, mis compañeros sacaron buenas medias, antes de que el típico anónimo se adelante y diga que es lo que nos pasa a los niños de colegio privado. El mío sacó el segundo mejor promedio de la Comunidad Valenciana si no recuerdo mal. De hecho, yo contribuí buenamente a bajarlo). Si aprobé en la media fue gracias a Inglés (que el examen era de risa). Sé que en matemáticas saqué un cinco y todavía no me explico por qué. No recuerdo cuál fue mi tercer aprobado. Teniendo en cuenta el ataque de risa que me entró en los exámenes de Geografía y Economía (no tenía ni idea de las respuestas), no fue ninguno de los dos.
Todavía no entiendo la razón para juntar tantos exámenes en una semana. Ni siquiera es una preparación para la universidad, que los tiene más separados. Era un ejercicio de maldad que pretendía ser la peor fecha de nuestra vida, con más estrés que nunca jamás. En fin. Si este ha sido tu año, espero que lo hayas podido contar.

11 comentarios:

MartaBlack dijo...

En tu año tuviste siete exámenes, la novedad de éste es que se hacían cuatro exámenes obligatorios y luego, si quieres, haces otros dos o tres que sólo suben nota. Así cualquiera saca buenas notas, en mi colegio tenemos 100% de aprobados en junio y eso que somos una "promoción mala". Lo que al parecer, por lo que cuentas, no ha cambiado son los exámenes de Inglés: siguen siendo de risa.
Por lo demás, considero que la Selectividad se ha ido volviendo más y más fácil hasta llegar a este extremo absurdo de la que me ha tocado a mí. Y es que tener notas que puntúan por encima de 10 ya me parece ridículo: nota másima 14, aprobado en 4. ¡Es que lo difícil ahora es suspender!

Lorena G.B dijo...

A mí me parece lejana la Selectividad y eso que sólo llevo dos años en la Facultad. Supongo que se debe a que en estos dos años no he sufrido tantísimo como ese último año de instituto. Y supongo también que el sufrimiento se debió a que los profesores se pasan todo un año machacándote con la PAU esto, la PAU lo otro, y tú cuanto más te asustas más estudias. La mía fue bastante fácil, y reconozco que saqué la nota que saqué porque mi texto de latín estaba muy por debajo del nivel que había dado en clase (casi estaba en castellano antiguo) y así con todas las asignaturas. Coincido con Marta, en que la Selecitividad se vuelve más sencilla con los años, pero hay que vivirla. Yo nunca olvidaré la mía.

Ana dijo...

A mí me dejaron para septiembre habiendo suspendido sólo una asignatura, latín, con un 3. Me tocó la profesora más mala que podía haber porque no conozco a nadie que le hayan dejado sólo con una. Me llama la atención lo que dices de inglés porque al menos en mi año tanto el de junio como el de septiembre fue muy jodido.

La selectividad en realidad creo que deberían quitarla de una vez. Entre que cada año es más fácil y que sólo sirve para joder a gente que se queda fuera de la carrera que quiere por sólo unas décimas (como me pasó a mí)... Es que si has aprobado bachiller es porque se supone que eres apto, para qué te hacen pasar por otra semana más de exámenes?

Estelwen Ancálimë dijo...

En mi año, tuve ocho exámenes (lengua, inglés, valenciano, filosofía, historia, historia del arte, literatura y latín), y aunque yo quería entrar en Derecho, me empeñé en sacar buena nota para poder elegir grupo y la verdad es que me salió muy bien. La nota más baja que saqué fue un 6, saqué varios sobresalientes (entre ellos, un 10 en Historia, que era mi asignatura preferida), y mi media final fue un 7'5. Realmente, hubiera podido entrar perfectamente en Derecho con una nota más baja, pero deseaba mostrarme a mí misma hasta dónde podía llegar. Hubo exámenes, como filosofía o lengua, donde sentí que la nota era injusta, porque saqué sendos 6 y me pareció que estaban como mínimo de notable, pero, en fin, por lo menos saqué una buena media.

¡Suerte para todos los que se examinan este año!

Sibila dijo...

Yo sólo necesitaba sacar un 4 para poder acceder a la carrera que quería, porque tenía una media excelente. Pero claro, yo estudiaba par los exámenes, como se suele decir, así que tuve que ponerme a estudiar... Recuerdo estar una semana en la cama, fren a mi hermana, con ataques de risa constante y comiendo gusanitos rojos. También recuerdo que me puse súper nerviosa y ahora lo veo tanta tonterías.

Por cierto, desde el lado de profe se ve todo diferente. Mis alumnos se presentan mañana a una prueba de acceso a grado medio y están "cagados", y yo lo veo tan fácil! (Muy mal lo de tu profe de filosofía, muchos de mis compañeros se creen dioses y me dan asco en ese aspecto. Si tu supieras...)

Un saludo!

Francisca dijo...

Que ejemplo de alumno, un digno modelo a seguir.

Eres el estudiante que una educadora desearía no tener, lo digo enserio, ¿A qué docente le gustaría tener un alumno que no estudia por dedicarse a leer la Orden del Fénix?, o sea ¿De qué estamos hablando? Lo tuyo era fanatismo excesivo hasta decir basta. Una cosa es el mundo de las fantasías y el otro lo que realmente importa, la vida real. Ahora entiendo el hecho de que tengas tanto tiempo. Yo definitivamente colgaré al alumno, (si algún día llego a ejercer), que me venga con un argumento de ese tipo: Profe es que me quedé leyendo “El Hobbit”, naranjas para él. Aunque lo disculparía si me dice que se quedo leyendo los Pilares de la Tierra.

Según fuentes cercanas (Estudiante de intercambio valenciana) allá la cosa es muy simple para entrar a derecho; y creo que lo más complicado es acceder a ser docente. A mi realmente me gusta el sistema que tienen, es muy distinto al chileno podríamos decir que el español es más accesible, acá para entrar a las universidades del consejo de rectores (“Las mejores”) debe irte bien en la maldita PSU que es una prueba que mide memoria, bueno seamos simpáticos y buena onda, memoria compresiva. Esa prueba la rindes a los 17 años y define tu vida, lo digo enserio, son unos desgraciados, jugar así con el futuro de un alumno es terrible. Con el mío jugaron gracias a Dios hoy estoy en una de esas universidades. Como decía la PSU es un examen que decide tu futuro, el hecho de por qué rayos posee esas siglas, P es igual a prueba, S de selección y U de universitaria, lo que nos da Prueba de Selección Universitaria ¿Qué creativos? Yo los aplaudo.
También se encuentran las universidades particulares que no son tradicionales y son las que te exigen nada pero debes pagar hasta lo que no tienes, definitivamente sólo les interesa tu lindo bolsillo, y no tienen buena fama de ser buenas universidades.
Se preguntaran ¿Qué significa que sean universidades del consejo de rectores? Son las instituciones educacionales más antiguas, emblemáticas o tradicionales, públicas entre comillas porque la verdad es que es sólo un porcentaje mínimo que aporta el estado y también hay algunas que son particulares pero emblemáticas. El caso es que excluyen a las particulares si las incluyeran perderían su plus; son más exigentes, en fin.
Acá valoran menos tus notas de enseñanza media, (conceptualícese a la media como alumnos de 14-17 años) lo cual es un gran vacio, toman más en cuenta lo que ocurre en dos días (existen días estipulados en que se toma la PSU), que lo que te costo en 4 años. Impresionante. Gajes de un sistema educacional que habrá que cambiar, en un futuro que exijo sea cercano.
Retomando en las universidades te siguen estresando, acá no te dejan tiempo libre, cero vida familiar, cero relajación. O por lo menos yo lo percibo y lo siento de esa forma.

Eso es todo, no es mi intención aburrir, para más información diríjase al sitio en internet del respectivo organismo. : )

Keldor Gaunt dijo...

Pues yo creo que la Selectividad debería ser más estricta: al fin y al cabo se trata de una criba, una prueba para determinar quien ha hecho méritos para acceder a una carrera y quien no... es una putada que esos méritos se cuenten en un único examen, ya que pueden incidir distintos factores que influyan decisivamente en la nota y que no sean indicativos de tus méritos y tu preparación (que ese día te encuentres enfermo/a, por ejemplo) y tal vez habría que dar más peso a la evaluación continuada del alumno/a durante el bachiller.

Lo que no me parece de recibo es que el acceso a una educación que se supone superior como la universitaria esté cada día más al alcance de cualquiera sin haber mostrado los méritos ni conocimientos requeridos. Y la razón es muy sencilla, eso sólo contribuye a que el nivel vaya a la baja (yo tuve muchos compañeros en la carrera (el 85% de la clase) que tenían unas lagunas bestiales en matemáticas, y no pudimos terminar el temario de una determinada asignatura porque hubo que dedicar tiempo lectivo a rellenar esas lagunas. Resultado: nuestros conocimientos en esa asignatura son muy inferiores a lo que deberían ser).

Habrá quien me acuse de elitista, pero es como yo lo veo.

PilarCC dijo...

Yo lo que recuerdo de aquella época, eran los nervios que tenia porque se supone que en la Selectividad uno se dejaba medio futuro. Que ese examen y la decisión de qué carrera estudiar iba a definir mi futuro. Qué engañada estaba vamos... Eso sí, me di cuenta varios meses cuando quise cambiar y vi que no pasaba nada. Que era una etapa de sabe Dios cuantas más...

Aracelli dijo...

Coincido con Francisca, yo este año doy la PSU... ¡una mierda! francamente, en dos días miden si eres inteligente o no, es decir, que si te va mal en la maldita prueba eres un NADIE en el país, eres una basura que no tiene futuro. Los profesores te molestan todo el año con la prueba, que la PSU acá, la PSU allá, todo es la PSU... ¬¬
Yo por lo menos pretendo entrar a la universidad de Chile (una de las mas prestigiosas, por no decir, LA más prestigiosa) y se me viene difícil pero...no es que haga mucho esfuerzo, con tanta noticia de "Las reliquias de la muerte" es difícil estudiar, más encima, ahora el mundial...¡no se puede estudiar asi!

Bueno, espero me vaya bien, porque ya me estoy estresando bastante tratando de recordar toda la materia de estos cuatro años.
¡Suerte para los que rinden el examen! :D

Rocy dijo...

¡Qué recuerdos! Y eso que para mi solo han pasado dos años (dos años...). No se me olvidará la chica de dos mesas delante d mi a la izquiera y su ataque de epilepsia (que mal royo... por eso no me concentré en el examen de Historia). Suspendí dos, lengua(con 4,50 cosa que no me explico) y física (con un 3, y me sienta muy orgullosa, me puntuaron las tres cosas que super hacer xD jaja). En las otras no me fue mal, mi examen con mayor nota fue química seguida de inglés (saque un 8, estaba fácil). Y como tenía buena nota de bachiller, aunque la cagara aquí se me quedo buena media xD (y como las carreras que me gusta(ban) son de 5, sin problema).Yo consideraría la PAU como una salvajada, en mis dos años en la uni, en las distintas carreras, no he tenido nunca los exámenes seguidos, y más de uno el mismo día. Y no me gusta esta prueba, gente que se lo ha estado currando todo el curso puede cagarla aquí por X motivos, pero buno, a ver que tal el sistema nuevo. Es igual que con Bolonia, me siento una conejillo de Indias. Pero bueno, mientras aprenda algo... tampoco me va a ir la vida en ello, es decir, al acabar selectividad me dije que lo importante en esta vida es estar feliz y no agobiarse por gilipolleces. ¿Qué no me gusta la carrera? Me cambio. ¿Que suspendo una asignatura? Hay recuperaciones. Positivo siempre. Y las preocupaciones, solo las necesarias.

Nyna dijo...

Uff... qué recuerdos, y qué malos... Mucho ruido, mucho estrés y pocas nueces.
La hice hace cuatro años, y en mi caso me pedían mucha nota para la carrera que quería realizar (medicina). Acabé sacacando un 9.2 y entré de las primeras, y tengo que decir que tampoco me maté a estudiar.
Francamente, me parece que la selectividad ni sirve, ni mide una mierda. Son los exámenes más inútiles y chorras que he hecho nunca... Quien quiera medirse con eso, lo tiene claro XD