Header

Google+ Badge

Tres dedicatorias recientes y para darse golpes

Últimamente he tenido varias sesiones de firmas, algunas para el recuerdo:


Pancracio Celdrán, autor de ¿Quiere usted hablar mejor?, un libro pedante donde los haya. La firma fue en realidad para mi padre, al que intentó colocar otros dos títulos de su bibliografía.
-Tampoco quiero hablar tan bien -le respondió mi padre, que no estaba dispuesto a gastar más dinero.
-Nunca se habla lo suficientemente bien -dijo el otro, y todos los viejos que lo rodeaban agregaron un "¡qué mal hablan los jóvenes!" que hizo que mirase a otro lado.
La anécdota no sería tal sino fuese porque el tal Pancracio escribió un leísmo como una catedral en la dedicatoria. Que sí, que el leísmo estará aceptado por la RAE, pero qué queréis que os diga: a un tío que se dedica a corregir a los demás y autoerigirse como autoridad del buen hablar, se lo voy a tener en cuenta. No es para menos.

Kirmen Uribe, autor vasco del último Premio Nacional de Narrativa por su Bilbao-New York-Bilbao, en ese sistema de cuotas de este-año-un-castellanista-el-siguiente-una-lengua-cooficial. Me hizo ilusión comprar su libro y que me lo dedicase.
-¿Eres de aquí? -me preguntó, muy simpático.
-No, soy de Valencia -le respondí, aunque igual podría haber dicho que sí y punto. Yo vivo en Madrid. Tampoco creo que preguntase por mis orígenes.
Me dedicó el libro y lo guardé en la bolsa.
-¿No lees la dedicatoria?
-No. Prefiero leerlas en la intimidad. -Cosa cierta, porque a mí me daría mucho palo que alguien se pusiese a leer lo que le acabo de escribir. ¿Y si es una declaración de amor? ¡Hay que estar en todo!
Medio minuto después, mi acompañante sacó el libro de la bolsa y leyó sus palabras. Ojiplática quedó.
-¡Es increíble! ¡Estos nacionalistas no pueden olvidarse de sus ideas ni en la Feria del Libro de Madrid!
Leí la dedicatoria y ahí estaba. "Para Pablo, espero que este libro te parezca tan luminoso como tu país, Valencia". Pastillas de goma.

Y no fue en la Feria del Libro, pero poco antes, que conocí a mi idolatrado Jeff Smith, autor del cómic Bone. En Fnac la cola era de aúpa, pero en Madrid Cómics fui y sólo estábamos nosotros dos. No tuve valor de decirle nada. Nada. A él, que lo admiro tanto. Con su dedicatoria y la de Rowling, ya no sé cuál se puede igualar. Me firmó, hablamos un minuto, y me fui. Lo dejé solo, con una hora por delante que se le debió hacer mortal. ¿Le hubiese molestado que le pidiese un dibujo del dragón rojo, esa tarde, que no tenía nada más que hacer? Nunca lo sabré. Lo único seguro es que me duele la cabeza de tanto darme golpes contra la pared. Jorf.

9 comentarios:

Hugo G. dijo...

Tengo un par de títulos de Pancracio Celdrán como ejemplares de consulta y siempre encuentras algunas referencias muy interesantes. Ahora, tal y como lo dibujas coincido contigo en que parece un hombre pedante (curiosa e ilustrativa la anécdota).

Respecto a Uribe, no tenía noticia alguna sobre su adscripción política, pero el par de veces que le he escuchado en los medios a raíz del Premio Nacional de Narrativa, hacían presagiar lo que aquí confirmas. Cuando te preguntó sobre tu lugar de origen supongo que lo haría para ver cual de sus dedicatorias estamparte, a saber, de entre: "Visca Catalunya lliure", "Gora Euskal Herria", "Galiza Ceibe" o la estándar para el resto de habitantes de la meseta xD

Quizás quería que leyeras la dedicatoria, para conocer si despertaba en ti algún sentimiento encontrado o vete a saber qué.


Por cierto, cada vez que la gente narra ese tipo de anécdotas que sólo pueden producirse en un entorno urbanita de grandes dimensiones como Madrid, Barcelona o Valencia, me entra una envidia enorme.

Cronista dijo...

A mí no me molestó lo de Uribe, ni creo que fuese esa su intención. Pero si fuese su amigo, le diría que tuviese más cuidado con las dedicatorias, porque no es extraño que otros sean menos tolerantes que yo y se enfaden. Me parece un riesgo gratuito, cuando no era un debate nacional: era la simple dedicatoria de un libro. Él es libre de opinar lo que crea conveniente, por supuesto, y su opinión no es menos legítima que la del resto. Para mí Valencia no es un país, aunque sea mi patria, pero cada uno lo interpreta como buenamente quiere.

Helena dijo...

Aaaay, tenia que haber ido yo a Madrid Comics, hubiera iniciado conversación xD

Odio los escritores-vendedores-acosadores. En la Feria alguna vez les mande a paseo. Este año tengo un argumento para discutir con ellos, el sabado iré, a ver si encuentro alguno xD

ChocolateMe dijo...

Ostras! Creo que me hubiera pasado lo mismo que te pasó con Jeff Smith, en cuanto veo a alguien que admiro soy incapaz de decir nada, con la de cosas que se me ocurren cuando no está!

Fiora dijo...

"tu país, Valencia" xDDDDDDD

¿Sabes? Lo que has dicho sobre el origen, Valencia y Madrid, me ha recordado muchísimo a Zafer Şenocak de repente.

Éste es el primer desde hace cinco años que me pierdo la feria del libro. Además, me estoy imaginando el retiro por estas fechas. Sol radiante y calor insoportable... y yo entretanto, pasada por agua, mecachis.

angels dijo...

funcionas al revés del mundo, un vez de aprender de tus errores y luego no cagarla, primero te atreves, lo haces bien y consigues una firma de rowling, y luego la cagas con otro autor que te encanta XD

Francisca dijo...

Tranquilo Ya se presentará una próxima ocasión.


Así como espero que se presente la mía y así poder conocer a Matthew Pearl autor del "Club de Dante" y de "La Sombra de Poe", Sí porque ya definitivamente las posibilidades de conocer a mí estimado Maurice Druon se fueron por la borda, basta decir que en paz descanse. También debo conocer a Dan Brown de todas maneras para ver si me embarga con sus conocimientos espeluznantes. Pienso que a ellos tengo bastantes posibilidades de conocer, sí porque Ken Follet lo dudo, ni hablar de Oscar Wilde otro más que debemos decir que en paz descanse.

Richelle Mead También debo conocerla, de hecho tengo más posibilidades de que ella me escriba una dedicatoria de que me la de el grande Nicanor Parra.

Valete!

Anónimo dijo...

Soy profesora de español en liceo francés, y los libros de Pancracio Celdrán están, más de QUINCE títulos en nuestra biblioteca, porque son muy consultados hay varios ejempalres de los de lengua. No me parece razonable decir que es pedante un señor que habla por la radio con la mar de sencillez y entendiendosele todo. A nosotros nos regaló un libro suyo agotado: Introducción a la lengua castellana, en inglés y hebreo, una curiosidad bibliográfica. Es un hombre sencillo y sabio, y coinciden en esto todos los que le oimos por RNE los fines de semana. El señor Uribe compró un libro para su padre, y debe guardar respeto a quien se brindó según él a dedicarselo. Un poquito 'bocazas' si parece el tal Uribe.
R. Meunier

Anónimo dijo...

A ver, horchata de chufa: si te puso lo de tu país valencia no será por nacionalismo. Será porque Valencia es tradicionalmente conocida como País Valencià y te lo puso como un gesto simpático, porque bueno, Valencia a parte de naranjas, quemar miles de euros en figuras feísimas de cartón piedra, la horchata, la ruta del Bakalao y el caso Gürtel, en poco más destacáis. Pero ya os está bien con el President de la Cheneralitat que tenéis.

Pero bueno, si un gesto de simpatía por parte de un vasco es para ti una reivindicación nacionalista en toda regla, significa que lees mucho, pero no entiendes nada.