Header

Google+ Badge

Los chinos que me odian

Madrid está lleno de establecimientos chinos, algo a lo que te acostumbras a las cinco horas de plantarte con tu maleta. Da igual el barrio que sea: no hay bloque sin su establecimiento de chinos, ya sea de comestibles, el todo a cien, el restaurante de rigor o las cada vez más típicas peluquerías. China está en Madrid para hacernos la vida más fácil a los madrileños.
Cuando te instalas en una nueva casa, es imprescindible presentarte al portero (si hay), a los vecinos de la misma planta (si hay) y a los chinos del local de abajo. Ahí no cabe el "si hay", porque hay locales de chinos en todas las manzanas por imperativo legal. Tarde o temprano los necesitarás, y más te vale tenerlos calados.
Los de mi antigua casa eran una pareja de chinos desagradables que se pasaban el tiempo discutiendo. También estaba la hija adolescente, un poco más centrada, que sin ser la alegría de la huerta sobresalía sobre los otros dos. Es que eran antipáticos hasta decir basta, hasta el punto de que una vez entré y dije 'hola', no respondieron, les pedí una cosa, no me respondieron, la encontré, fui a caja, pagué, pregunté lo que era, no me respondieron, pagué aproximado, me dieron las vueltas, dije adiós y tampoco respondieron. Eso sí: me miraron de mal humor desde el primer instante. Fue la última vez que me escucharon hablar. Nunca más volví a entrar a su establecimiento, aunque tuviese que irme a otra manzana a comprar donetes, papas o las palomitas para la sesión de peli nocturna. Todo con tal de no seguir colaborando en su negocio.
Creo que existe una explicación. Partiendo del hecho de que fueron antipáticos desde el primer día, dato compartido por toda la comunidad de vecinos, la cosa se complicó en dos ocasiones:

  1. La noche de Halloween, cuando bajé a comprar unas botellas de cerveza para los invitados. Yo me quería llevar las botellas en la mano y ellos insistían en meterlas en bolsa. Me negué de buen modo, porque no me gusta utilizar plásticos a lo tonto y no me importaba cargarlas en la mano durante un minuto. No entendí su cabreo por mi terquedad hasta que alguien me dijo que había pasado la hora de vender alcohol, y su interés con las bolsas era que nadie viese que estaban incumpliendo la ley.
  2. La vez -o veces, muchas veces- que les pedía tíquet de compra. Qué menos, cuando es obligatorio por ley. Les repateaba que se lo pidiese, pero yo no daba mi brazo a torcer. Supongo que esto empañó una relación que prometía ser próspera.
Nuestra relación acabó peor que un divorcio, porque ahora es verme por la calle y dirigirme miradas asesinas. Pero lo del tíquet con la compra es algo que hago desde hace tiempo, y que a los chinos les cuesta bastante: detesto oír mentiras como que no pagan impuestos, pero sí es cierto que algunos encuentran vías secundarias para que su negocio prospere. Por ejemplo, venden flores porque así pueden abrir también los domingos, aunque nadie compre una flor ahí. Es una triquiñuela legal para que no les obliguen a cerrar un día a la semana, por no sé qué ventaja de los negocios de floristería.
Esto no está mal, porque cualquier negocio puede imitarlos, pero donde son muy reincidentes, en comparación a otros negocios, es en lo de no dar tíquet. Y puede parecer una tontería, pero no es una cuestión de ahorro de papel, ni siquiera de garantía con el producto: la historia detrás es que si no hacen tíquet, no hay prueba de que han vendido equis producto y ahí, sí, vualá, es donde no pagan los impuestos. ¿Qué IVA van a pagar, si no se ha producido la venta? Si todos los comercios hiciesen lo mismo, las arcas del Estado estarían más vacías que los bolsillos de Carpanta. Es necesario exigir el tíquet, ya sea en los chinos, Casa Toñi o Burguer Mix, porque no se puede consentir que un negocio no pague impuestos a base de fingir que no tiene ventas. En algún local chino no me han dado tíquet. O cuando me lo han dado, no venía señalado el producto. En otro me han dado una palmadita en la espalda y me han dicho: "Rellénalo en casa". Que vivan los chinos, pero que vivan cumpliendo con la ley.

7 comentarios:

julix111 dijo...

Tengo suerte donde vivo hay chinos pero en mi barrio ni uno, ademas a los pocos que hay no voy porque mi madre es anti tiendas chinas.

Cronista dijo...

No me malinterpretes, que yo no tengo nada contra los negocios chinos. La mayoría de dependientes son muy agradables y cumplen con la ley. Éste es un artículo contra los chinos de debajo de mi antigua casa y los que no pagan impuestos, pero no todos. Por mí que haya todos los chinos que quieran.

julix111 dijo...

cronista yo tampoco, solo digo que no es posible que haya mas tiendas chinas en una manzana que españolas, pero que no tengo nada en contra.

Rocy dijo...

A ver, que a mi este tema me toca la moral mucho, demasiado.

De primeras todas estas tiendas chinas son una mafia. No compran a los almacenes españoles, ellos ya tienen sus "almacenes chicos" (llamemoslo así) para no dejar ni un puñetero euro a las empresas españolas, y a esas empresas chinas si un español va a comprar aun teniendo esteblecimiento no te dejan. Cada día vienen más y más y a la mayoría les encanta ir a comprar allí (por desgracia), algunos dicen que es más barato (muchas veces mentira), pero muchas de esas cosas no están homologadas por la Unión Europea, son falsas, o los bollos y las chuches duras.
Ah! eso que dices de que sí pagan impuestos, ¿sabes de esa ley que tiene que están exentos de pagarlos durante 5 años? Luego pasa el tiempo y ya deberían, pero no, ponen la tienda a nombre de otro, y solucionado.
Luego está el tema horarios, que hacen lo que quieren. Aquí haý (o había) un horario comercial, pero ahora con estos, como si no existiera.

Luego otra cosa más, ellos no compran locales, solo lo quieren de alquiler, y para eso se están semanas mirando si esa zona tiene paso o no paso.

Es una mafia total, y cada vienen más. Y me da pena, por todas esas tiendas de españones que tienen que cerrar porque no hay quien les haga la competencia, si tu cierras para comer, ellos no, vamos que si por ellos fueran estarían 24 horas y a los demás que nos den.

Por mi zona te puedes encontrar en menos de 100 metros hasta 5 tiendas de alimentación chinas, y si andas un poco más, más que habrá.

Y luego esto nadie lo regula. Alguna vez van a ver si tienen todo en regla, pero a los españoles van más a saco, ¿no deberíamos ser todos iguales?

Claro que esto es mi opinión, la de alguien que día a día les sufre. Aunque debo decir que una de mis mejores amigas es china (pero como las tres tiendas de su padre son de ropa, yo encantada).

Lya dijo...

El de mi edificio es restaurante :). Unos tallarines deliciosos.

¿Sabes si lo del ticket es obligatorio en toda Europa? Porque a mí solo me lo han negado una vez y fue en Londres, en una tienda de antiguedades. Compré una vasija y les pedí el ticket y me dieron una tarjeta de la tienda en la que me apuntaron a boli lo que me llevaba, sin precio ni IVA ni nada. Tan extrañada me quedé que no dije nada.

Por cierto, lo de las flores no lo sabía y me parece muy curioso. Ains, una tienda abierta un domingo... Que desperdicio de día =)

Pazcual dijo...

Aqui hay tiendas chinas pero yo no las visito, pero si existia antes esa manía de que no te daban tu ticket de compra. Ahora, cada vez que compras algo, sea en kiosco, en supermercado o hasta el de la calle, te dan un ticket. A mi me aprecía fastidioso, hasta que entendí el porqué y me volví tan exigente como tú con respecto a ese asunto.

Saludos.

Alfonso dijo...

Aca en Uruguay es re comun que no te den ticket en un almacén, ya sea de chinos como de cualquier nacionalidad. Por eso hace unos años la direccion general impositiva había organizado un concurso nacional en el que tenias que mandar no se cuantas boletas de compra y que al final podias ganar no me acuerdo cuanta plata. Eso obligaba a la gente a dar el ticket luego de cada compra o a exigirlo. Pero claro, luego de pasado eso yo no veo que haya habido mucho cambio (o por lo menos esa es la impresion que me da a mi).

Respecto al horario, es que existe una ley que obliga a los comercios a cerrar un dia a la semana alla? Aunque no quieras? Me parece rarisimo eso. Aca depende del comercio, hay algunos que cierran los domingos o algun otro dia y otros que estan todos los dias abiertos. Por eso me sorprende lo de que tengan que poner una floreria para poder estar abiertos.