Header

Google+ Badge

Lo pueril del canon o cómo beneficia la noticia a los derechos de autor

Entro a la prensa digital esperando cualquier nuevo eco de los cambios ministeriales cuando un titular me saca los ojos de sus cuencas: El tribunal de la Unión Europea declara ilegal el canon digital y de los CD. El canon, el archiconocido canon, ese impuesto revolucionario que nos han cobrado los artistas de turno en calidad de compensación por vete tú a saber qué. Una barbaridad por dos motivos principales:

  1. El canon se impone en productos que se pueden utilizar para uso privado pero no hace distinción. Se supone que en España existe la presunción de inocencia, pero aquí se nos culpa de un delito y se nos obliga a pagar la correspondiente compensación antes incluso de preguntar. Les da igual que la fotocopiadora sea para fotocopiar novelas con copyright que escrituras notariales. Ellos sacan pasta de todo.
  2. El canon es todavía más grave de lo que parece porque el dinero está destinado a la SGAE, una sociedad privada. Ya me parecería mal que existiese el canon por el motivo primero, aunque el beneficiario fuese un departamento del Ministerio de Cultura, pero el asunto cobra dimensiones desproporcionadas y demenciales cuando encima descubres que nuestro impuesto injustísimo ni siquiera se administra desde las arcas públicas, sino desde una entidad particular. Es amargar más el mal chiste.
Como defensor convencido de la protección intelectual y los derechos de autor, no puedo estar más satisfecho con este fallo de la Unión Europea, que ha terminado con una injusticia largamente denunciada. Yo pago por mis libros, pago por mis cedés (aunque me cabreen los precios, pero pago) y me jode sobremanera que me obliguen a pagar un canon que no tiene ninguna justificación, a unos tíos que no representan a los artistas. El canon ha hecho muchísimo daño a los autores, a excepción de los cuatro gatos que se han lucrado de lo lindo con este impuesto impudoroso. Esta locura de la SGAE dio argumentos a los comunistas de la cultura para descargar lo que les viniese el gana, como si un extremo justificase el otro. Pues bien: ya ha terminado la dictadura del canon y es hora de trabajar duro para defender los derechos de autor con honradez y sentido común, logrando que la piratería sea sólo una anécdota y no el pan de cada día de los españoles. A ver qué dicen ahora los descargadores. Seguro que encuentran nuevas excusas para justificar lo que a todas luces es un robo de propiedad intelectual. Mi fe en ellos está por los suelos, pero hoy la he recuperado un poquito en el tribunal de la Unión. Gracias.

8 comentarios:

ichirinnohana_is dijo...

Creo que, como tú, miles de usuarios hemos dado las gracias a la vez cuando hemos leído la noticia.

No hay mucho más que añadir a la entrada, ya lo has dicho todo =)

Un beso^^

freshwater dijo...

Y dale con que la abuela fuma.
Que NO es un robo de la propiedad intelectual. La propiedad de la obra y el derecho a explotarla comercialmente sigue siendo del autor.
El hecho de que se descargue música (películas, series, etc..) para consumo privado no tiene NADA que ver con robar, y ni mucho menos es un perjuicio contra el propietario intelectual de la obra. La obra sigue estando ahí, nadie la roba, y mientras no hagas un uso comercial de la misma... lo siento, pero no hay base jurídica para encausar a nadie (y para mi, base moral tampoco, aunque ya sé que para ti sí)

Anónimo dijo...

Vamos a ver, si mal no leo en la sentecia, y las declaraciones del gobierno, vamos a tener canon para rato, solo que lo aplicarán de forma distinta, pero en general se acepta que a los usuarios privados, es decir todos los mortales salvo el estado y las empresas, se les cobre un canon por el uso de esos dispositivos, con independencia de si lo usamos para grabar nuestras fotos, el video de la boda de mi prima, o si lo utilizamos para hacer copias privadas del ultimo exito de manolete.. les va a dar igual, nos lo van a cobrar a todos, por si acaso somos malos, y sino lo somos, pues bueno, eso que se lleva la SGAE..

Jota dijo...

Pondré una excusa, y si me la solucionan pues entonces ya servirá, cosa que dudo mucho que hagan:

¿Me van a devolver TODO el canon que he estado pagando durante estos años de manera (según dicta ahora la UE) injusta e ilegal?

Anónimo dijo...

Hace mucho que me quejo del canon y de su reparto.

Sin embargo tengo que coincidir con Freshwater en que, a día de hoy, es legal en España, y si no, véase la página del ministerio de cultura, descargarte una copia para uso privado y sin ánimo de lucro. No entro a si nos parece o no ético, justo o injusto (¡Hay tantas leyes que me parecen injustas...!) ni en todo lo relacionado con el lucro cesante (por supuesto, tengo mi opinión al respecto), pero ciertamente no podemos decir que se infrinja ninguna norma si se cumplen los requisitos arriba dichos ni acusar a nadie de comportamiento ilegal.

Por otra parte, efectivamente parece que el Gobierno busca que no se lo tiren totalmente, aunque el argumento se cae igualmente por la presunción del tratamiento que le vas a dar al chisme. En cualquier caso, me dan ganas de recopilar mis facturas de aparataje electrónico para reclamar la devolución.

Bsos

Sorg.

Bsos

Sorg.

Anónimo dijo...

Me parece muy bien que ahora sea considerado ilegal, pero ¿Y lo que han recaudado hasta la fecha?, ¿No seria justo que no devolviesen? Aunque no sea a los particulares, al menos invertirlo en algo para nosotros.

Nazaret dijo...

Nos van a seguir cobrando igual... como dijeron por ahi.

Yo el otro día leí un comentario que me gustó. Venía a decir que cuando un arquitecto construye un museo, cobra por su trabajo y punto. No se cobra un porcentaje a cada persona que acude al museo para que se lo lleve él... sí lo hacen para mejorar el propio museo, las exposiciones que realiza, etc. ¿Por qué los cantantes tienen que seguir cobrando por un trabajo que ya realizaron? ¿Qué diferencia hay?

Que se me tire a la yugular la gente, que lo mismo me da. Me parece vergonzoso que si quiero hacer un podcast musical, tenga que pagar más de 100 euros al mes a la SGAE por compartir música con otros, teniendo en cuenta que no me lucro económicamente con el podcast. No es como una radio o una tele que está ganando en publicidad: los podcast no se sustentan de la publicidad. Es un hobby como que muy caro... Una pena, la verdad.

Cronista dijo...

El ejemplo del edificio es tontísimo por dos motivos:
1) Porque si el edificio se construye idéntico en otro lugar, por supuesto que el arquitecto va a volver a cobrar por su trabajo. A ver si alguien os ha contado la trola de que "regala" su propiedad intelectual. El equiparable a su explotación no es entrar en él, sino COPIARLO. Y eso es lo mismo en cualquier campo, ya sea música, literatura o arquitectura.
2) Un edificio es algo físico, mientras que una canción o una historia (la historia, no el libro en sí) no. El arquitecto no es arquitecto por los ladrillos, sino por sus planos.