Header

Google+ Badge

Derecho al suicidio

El tema del suicidio es terriblemente delicado, pero espero que aquellas personas a las que resulte demasiado sensible, se abstengan de leer el resto. No hay necesidad de remover el dolor. En cuanto al resto, tampoco podemos autocensurarnos. Estas cosas, cuando más naturales, mejor.
La idea del suicidio me parece terrible, pero más terrible me parece vivir sin ganas de vivir. Prefiero pensar que cada uno puede dejarlo cuando quiera, y que el debate de dios-dueño-de-la-vida ya está más que superado a estas alturas. Como mucho, dueño de la vida de los cristianos. Mi vida la tengo sólo yo, gracias.
Lo triste de esto no es quien se va, que a fin de cuentas cumple su deseo, sino los que sufren con su partida. Les queda un dolor de ausencia y fracaso, como si se considerasen responsables de no haber hecho un poco más feliz en vida al que se marcha. Lo que pasa es que hay personas que no están hechas para ser felices, o que no lo serían con todas las maravillas del mundo. Hay personas a las que se les tuerce tanto todo que no hay manera de remontar (y no siempre hay manera digna, no nos llevemos a engaño. Los hay que lo intentan y nunca lo logran). Yo los veo y no me consiento la injusticia de prohibirles la Salida. Algunos dirán que es lo fácil, escapar, pero ¿qué tiene de malo? ¿Por qué lo fácil no puede ser lo mejor? ¿Por qué no reconocer que a veces no hay más alternativa, y que lo único que nos motiva es el egoísmo, el deseo de tenerlos por siempre, no importa si quieren morir?
Los suicidios se evitan en vida, no cuando la persona ya está sobre la barca de Caronte dispuesta a no volver. No podemos responsabilizarnos ni culparnos de las decisiones de los otros, ni entregar a una divinidad que no responde la propiedad de algo tan privilegiado como personal. Sólo cuando nos libremos de estos prejuicios, podremos ver el suicidio como lo que es. Una muerte y nada más, otro tabú que nos persigue y atemoriza y que nos resistimos a naturalizar.

16 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

El que se queda sin esa persona, ve al suicida como alguien a quien la vida ha vencido, como un cobarde que tomó la salida fácil, pero... ¿Acaso no hay que ser valiente para asumir las consecuencias y terminar con tu vida? No es un paso cualquiera, es el último, y no todos son capaces de darlo aunque piensen en ello.

Nos tiene que quedar un consuelo cuando alguien se suicida: se fue, sí, pero su memoria quedará, y descansa en paz y tranquilo, sin el sufrimiento que le llevó a quitarse la vida.

Al menos eso es lo que pienso.

Un beso!

Leodin DaCore dijo...

Pero también hay que tener la esperanza de que, aunque ahora no tengas sentido en tu vida, las cosas pueden mejorar :) . Si te suicidas, jamás sabrás lo que te estás perdiendo.

Aunque el tema del suicidio es muy delicado, como bien dices.

Estelwen Ancálimë dijo...

Lo malo del suicidio es que el que se suicida no puede ver el futuro en el momento de tomar la decisión. Me explico; ¿y si en el futuro todos los problemas que en ese momento considera definitivos se van a solucionar? ¿Y si tiene una enfermedad mental que podría curarse y devolverle las ganas de vivir si se tratara médicamente= ¿Y si esa persona, de no suicidarse, hbaría hecho un gran descubrimiento, un gran bien, habría salvado el mundo, o habría engendrado a alguien que iba a ser importante en la historia de la humanidad?
Hay mucha gente que en un momento determinado de la vida se plantea el suicidio, pero decide seguir viviendo, y al final, las cosas cambian, y mira al pasado ys e da cuenta de todo lo que se habría perdido por haberse suicidado.

Independientemente que que haya o no dioses, me parece peligroso decidir sobre tu propia muerte, porque tal vez haya un karma universal, o un destino, o como quieras llamarlo, que significa que si estás vivo aún sea por alguna razón. Incluso aunque tú no lo sepas nunca, puede que aún vivas porque tienes una misión que cumplir. Creo que nos faltan demasiados datos, una visión de conjunto que ningún humano puede tener, como para decidir con pleno conocimiento de causa que nos ha llegado la hora de morir. Como decía Gandalf en "El Señor de los Anillos": "Algunos de los que viven merecen la muerte, y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el final de todos los caminos".

Pazcual dijo...

Uno de mis más intimos amigos se suicidó hace ya un par de años. Y tuve otros tantos que trataron de hacerlo, sin éxito, y que hoy se averguezan de siquiera haberlo pensado. Y yo alguna vez me lo he planteado pero el sólo hecho de dejar a mi familia sola y sin explicación me para enseguida y me devuelve las ganas de seguir, adonde sea, pero seguir.
Creo que, como dices, vivir sin tener ganas de vivir es una crueldad. Suicidarse es un derecho que debe ser respetado. Es una situación muy dolorosa, porque la ausencia es dificil, porque siempre tienes la pregunta de que hice mal y si alguna vez la persona estuvo mal.
Pero creo que morir es ley de vida. Morimos porque debemos o porque queremos. Creo que las personas que deciden hacerlo, o mejor dicho, que lo hacen son concientes de lo que hacen: nadie acaba con algo tan precioso o tan doloroso porque sí. Yo no me corto una mano porque hoy amanecí con ganas de perderla.
Siempre he tenido esa percepción y para mí la muerte es algo muy serio, muy profundo, algo que asusta pero si nos hacemos concientes de que en algún momento vamos a morir (de forma natural espero y en compañía de quienes más amamos y de quienes nos amaron) entonces es cuando se empieza a perder ese inmenso miedo que hay frente a la muerte.
Que buena entrada Cronista.

Saludos.

Anónimo dijo...

Una de las cosas que hace soportable la vida es, precisamente, la idea de la muerte. Ante un dolor sin solución, todos sabemos que tarde o temprano éste tendrá fin porque la muerte existe, venga en la forma que venga. Nadie se rinde a la primera. Si quitamos los casos de enfermedad mental (que son eso, enfermedad) nos quedamos con que, en el resto de casos, para esa persona en concreto, no había una solución propiamente dicha. Eso, creo yo, independendientemente de que lo consideremos una opción válida o no válida, nos hace también más humanos: saber que no siempre se va a obtener lo que esperamos, lo que deseamos o lo que queremos. Pero que, incluso entonces, podemos tomar una última decisión sobre nuestra vida. Porque la muerte es eso, una parte de la vida y nuestra es la decisión de decir hasta dónde llegamos, no de otros. ;)

SeamusF dijo...

El suicidio no puede ser algo natural. El hombre, como cualquier otro animal, busca sobrevivir. La mayoría, y eso no se puede negar, tenemos un sentimiento extraño hacia el dejar de existir, buscamos aferrarnos a la vida.
Por lo tanto, y cualquier psicólogo lo puede corroborar, esa minoría que son los suicidas, son personas que debido a facotres ambientales o experiencias, terminan con una enfermedad que afecta sus emociones.
No es porque desde que nacieron fueron determinados al suicidio, no es algo que venga en los genes. Cosa que enrealidad no te lo puedo confirmar, nunca he estudiado el genoma humano, pero si fuera así...

Ana dijo...

Siempre he visto el suicidio desde las dos posturas inevitablemente: si pienso en una, enseguida se me viene a la mente el otro punto de vista. Por una parte, una persona que es tan infeliz como para no querer seguir viviendo debería tener el derecho a elegir si quiere o no quiere tener esa vida. Como tú bien dices, ¿para qué alargar el sufrimiento?

Por otro lado, no puedo dejar de verlo como un acto antinatural y egoísta. Antinatural porque todo ser vivo tiende a la supervivencia, a la lucha por la vida. Egoísta, porque aunque al final se trate de tu propia vida, a las personas de tu entorno le dejas un cargo de conciencia del que probablemente no se libren nunca. Conozco el caso de una persona mayor a la que hubo que ingresar en una residencia (además, con su consentimiento) porque sus hijos no podían hacerse cargo de ella. Al cabo de dos días se suicidó. Eso es muy egoísta tal y como yo lo veo. Supongo que hablo un poco desde el desconocimiento porque por suerte nunca me ha tocado vivirlo de cerca y de todos modos este tema es muy complicado...

También depende del motivo por el que lo hagas. Nadie le puede reprochar nada a un enfermo terminal que sabe que va a morir más pronto que tarde que quiera suicidarse para acabar con el sufrimiento. O a alguien que pierde a toda su familia en un accidente, por ejemplo. Pero conozco otro caso en el que una persona intentó suicidarse porque el chico que le gustaba no le hacía caso y lo peor es que casi lo consigue. Eso además de egoísta es tremendamente estúpido...

Francisca dijo...

Yo diría que optar por el suicidio no es para nada una decisión fácil, es elegir terminar con todo lo vivido, con tus sueños, recuerdos, deseos, anhelos, con lo agrio, lo dulce, requiere de una valentía admirable. Y me indigna que las personas crean que es pan comido, como también el hecho de que los califiquen de cobardes y egoístas. Pienso que si una persona desea terminar con su vida, es debido a que su existencia ha sido MISERABLE, y esta en su derecho de acabar con ella, derecho justo e injusto ni idea pero este es un tema aún más complejo en vista a que dependerá de la concepción que tengas de la vida ya sea como producto evolutivo o divino.
Lamentablemente la sociedad en su conjunto recurre en el garrafal error de condenar a esos seres humanos, cuando no debieran, tampoco es conveniente victimizar ya que es una decisión autónoma, como poseedores del libre albedrio, cada uno sabe lo que desea, somos dueños de nuestros propios destinos, caminos… Los que elegimos seguir caminando a pesar de que vivamos en un mundo de un constante vaivén loco y desequilibrio propio de un mundo globalizado somos muy valientes, pero también los que optan por terminar con su vida en vista a que dejan un mundo, dejan una vida y no saben lo que hay después de la muerte, por ende el desconocimiento y el miedo de lo que hay más allá se articula en ambas posturas.
Personalmente soy partidaria de que la vida siga con su curso natural sin intervención humana, pero no juzgo al que lleve a cabo el acto de suicidio. Algo de culpa tenemos todos si alguien decide no seguir viviendo, por ello no es honesto reprochar, de hecho es bastante hipócrita de parte de ciertas personas abominar algo en que han aportado ya sea indirecta o directamente.
Actualmente hay miles de adolescentes que desean terminar con su vida, sin embargo no se hace nada, depende de todos demostrar que a pesar de lo malo, la vida tiene su gracia si se desea vislumbrarla, si se tienen las fuerzas... Aunque a veces la vida golpea demasiado duro para seguir-

Nye dijo...

Vaya que es difícil opinar sobre el tema sobre todo cuando dentro de uno mismo existen argumentos en pro y contra del suicidio, a veces tengo mis días que creo que quienes se suicidan son muy valientes al renuncia a su vida, tal vez sea porque en lo particular tengo mucho miedo a lo que implica la muerte, es decir, al dolor y lo desconocido. También tengo mis días donde opino que es la salida fácil, porque seamos sinceros quien en esta vida no ha tenido problemas, creo que todos hemos pasados por problemas de diversa índole y hay veces donde uno mismo debe generar una solución o bien dejar que el tiempo se encargue de ello, así es que en el tema del suicidio como todo en la vida; uno debe ser libre de elegir y más que juzgar deberíamos de aprender a respetar las decisiones de los demás.

Sibila dijo...

Puffff, qué tema tan difícil.

Me ha recordado una idea de tu entrada a esta frase de Saramago “Decimos a los abúlicos, Querer es poder, como si las realidades atroces del mundo no se divirtieran invirtiendo todos los días la posición relativa de los verbos” José Saramago

Prigkinissa dijo...

Es una opinión que tengo clara desde hace años. El suicidio es una decisión personal, y no hay más. No se puede obligar a vivir a quien no quiere, porque sufre él y los que le rodean, además de ser una carga social.

¿Antinatural? Cuando nos interesa reucrrimos al instino animal, cuando no a nuestra parte social. Y yo que pienso que lo bonito del ser humano, es que tiene la capacidad de razonar y de ir más allá de su institnto de sobrevivir a costa de lo que sea...


¿Destino? ¿Misión? ¿Karma universal? Pues que baje Dios o Perico de los Palotes y nos la cuente, que no somos adivinos ( o yo al menos no lo soy).

AlegNa dijo...

Estoy de acuerdo con muchos de los que han hablado aqui, en el momento del suicidio no se piensa en que tal vez en un futuro seas feliz, solo piensas en que te estas ahogando, que no vas a ser nunca feliz y que la forma de terminar con todo el sufrimiento es morir. Pero eso no es así, siempre hay algo o alguien por lo que al final vale la pena vivir, aunque en esos momentos no lo ves.
En cuanto a lo de ser un "cobarde", no sé.. por una parte es la forma más fácil de escapar de los problemas, pero por la otra... hay que tener un par para hacerlo.
Por ejemplo uno de mi universidad se suicidó el año pasado, dejando una carta diciendo que lo hacía porque hacia tiempo que se presentaba a un examen y nunca lo aprobaba. ¿No creeis que eso es fácil de superar?, lo que pasa que en ese momento estas desesperado, y no le ves solución. Fué una mala elección.
Comprendo que alguien quiera suicidarse o pedir una eutanasia si está sufriendo alguna enfermedad grave que no tiene tratamiento, cancer o similares que provoquen una muerte dolorosa. Pero al final esa gente no es la que se suicida, la gente se suicida por cosas en las que a lo largo del tiempo se pueden superar, como rupturas amorosas o otras cosas similares, que por mucho que duelan, a lo largo del tiempo te dejan respirar.

Anónimo dijo...

Yo he pensado en suicidarme hace poco tiempo relativamente, tomo medicación para la depresión psicótica y el medicarme solo ha hecho que conscientice cada vez más el hecho de prescindir de mi vida cuando sienta que no quiero seguir más, no por cobardía sino que, como bien han dicho, es un derecho que tenemos todos, antes creía sobre karmas y pecados y toda la carga emocional y mental que nos ha endilgado las religiones con su conveniente orden. Acaso cuando alguien se muere de un infarto o por otra razón no nos queda también un cargo de consciencia pensando en que pudimos hacer mal con respecto a esa persona que se fue? Claro que nos queda, a mi me ha pasado ya en tres oportunidades tener que soportar el dolor y el miedo por la muerte de alguien,dolor por lo que ya mencioné y miedo porque no sabemos como nos tocará a nosotros. Un día leí que lo que mas queremos hacer es a lo que más le tememos, en mi caso, a la muerte, aún queda reminiscencia de eso que pensaba sobre la muerte, si me quito la vida iré al infierno? Como saberlo si nadie nos lo ha contado, solo las religiones alabando a seres tan comunes como nosotros que un buen día drogados o con tanta hambre que les impedía pensar razonablemente hablaron de temas filosóficos de la vida y son los que hoy llamamos santos y con fe le pedimos ( otros, porque yo no les pido nada, me harté de tantos santos).

Peor aún son quienes creen en hechizos y se disfrazan de santeros queriendo asustar a quienes los rodean sobre la posibilidad de que vendrá un espiritu que los cuida y hará pagar a quienes le hagan mal al protegido, eso me parece absurdo, ridículo y detestable, usar la vida para traer el mundo de los muertos y con eso asustar a otros para que se mantengan tranquilitos en una vida sin sentido. Por mi parte yo lo he decidido, he pensado muchas maneras de hacerlo, se que psicologicamente lo mío tiene definición, pero no se si llegado el momento tendré el valor de hacerlo, lo que si se es que tan consciente estoy de mi vida que a veces añoro no estar en ella porque hay quienes viven mal y sufren haciendolo, asi que, si en mi pais se permitiera la eutanacia ya la hubiese solicitado, a los animales se les permite, nosotros somos animales, también debería permitirsenos decidir cuando y la mejor lanera para hacerlo, como eso no se permite, entonces muchos recurrimos a lanzarnos de un edificio o pegarnos un tiro, lo que más probabilidades tenga de ser efectivo.

Comentarista dijo...

Solo vengo a decir, que todos esos que dicen "ay, tú no puedes ver el futuro, piensa en tu familia, jódete y aguántate, mi opinión, mi verdad, mimimimimimimimiyoyoyoyoyoyoyoyoyo", mejor se callen la boquita, porque desde su casita feliz en la calle de la piruleta con la família de la pradera de azúcar, hablar es lo más fácil del mundo. Tú no sabes que nina está siendo violada ahora mismo, que bebé está siendo abandonado como basura en un orfanato de curas pederastas, quien está sufriendo en plena guerra, quien está agonizando de hambre, quien está harto de tener una vida llena de soledad, miseria, maltrato, pesares y consecuencias de maldades que otros han hecho y encima se tiene que levantar a trabajar cada día para poder seguir viviendo una vida infernal en un planeta asqueroso. Te gusta tu vida? Eres feliz? Te ha tocado una gran família adinerada de anuncio de pasta de dientes? Perfecto! claro que me alegro, aprovéchalo al máximo, pero a la hora de meterte en la decisión de nadie, te callas. Porque es como si tú quisieras elegir tu carrera y yo viniera a meter las narices y a decirte lo que tienes que hacer. Verdad que te indignaría, que me preguntarías que quien soy yo para meterme en tu vida y abrir el pico? Pensad un poquito, por favor, comentaristas! Que a un suicida el futuro es lo que menos le interesa, más bien es precisamente ESO de lo que huye.

Missaustung Missaustung dijo...

Pero aplicando la misma lógica, ¿y si nada se resuelve?¿y si generas más daño que beneficio? Y por la misma lógica, si hay "algo", una razón que explica que estés vivo, algo así como una fuerza universal, precisamente por universal (ergo absoluta) es también la razón de tu suicidio, pues lo universal, lo realmente universal no puede contradecirse, en tanto que ello designa aquella ley o conjunto de leyes por encima de las demás y que determina todo (de hecho la palabra es usada en casos mayoritariamente no universales ni absolutos).

Obviamente tu consideración se pasa por la cabeza de todos, pero no es criterio válido, o por lo menos no lo bastante fuerte, para poner en duda el derecho al suicidio, sobretodo por tu apelación a la existencia, ya, de un futuro (hecho que de ser cierto hace imposible el cambiarlo, pues de efectuar un cambio, sería acorde con lo que "tenías que hacer", y por ello los "males" o "bienes" derivados de tu suicidio ya estaban determinados). Además,tener visión de conjunto no ayuda, ya que al realizar el cálculo, obviarías una variable: el hecho de que tú, en el momento de hacer el cálculo, conocías el futuro. Y de no obviarla, obviarías la variable que representa el hecho de que conocías que debías incluir la variable del hecho de que conocías todo, y entonces, ello te obligaría a añadir el hecho de que conocías el hecho de que conocías el hecho de que conocías que debías de añadir que tenías una visión de conjunto. Ésto es, una visión de conjunto no ayuda a un cálculo preciso, porque requiere de un añadido ad infinitum de variables que pueden cambiar tu futuro y, por tanto, el suicidio (o el rechazo del suicidio) siguen siendo decisiones hechas al gusto, sobre el aire: nunca sabrás exactamente, por muchos datos que acumules, lo que pasará sí o sí.

Hay muchos argumentos contra el suicidio, éste es de los más utilizados, pero nunca me ha parecido convincente, por las razones expuestas. Aún así, no deja de encerrar preguntas realmente profundas, por lo que aunque intente contradecirlo, no lo menosprecio.

Anónimo dijo...

Cada quien es libre de hacer lo que quiera con su vida,nadie mas tiene derecho de decidir por nosotros algo tan personal,día a día la humanidad lucha por dar un sentido a la vida,busca hacer una infinidad de cosas para así sentirse especial y con proposito en un mundo vacío y sin sentido,tenemos ese ego y sentimiento de individualidad que nos motiva a creer que somos especiales,pero no nos damos cuenta que solo somos parte de una gran mentira,otras personas con mas dinero,poder y mejores oportunidades deciden nuestro futuro y orquestan la realidad a su beneficio,viendo todo esto que sucede en nuestros tiempos,¿quien tiene derecho a juzgar la desicion de suicidarse?
Todo en la existencia es absurdo y por lo tanto todos pueden tomar libremente su desición sij que nadie los juzgue,asi debería ser.