Header

Google+ Badge

Autores que se aprovechan de otros

Si bien a todos nos parece una locura que un desconocido saque a la venta una novela con los personajes de Harry Potter o desarrollada en Hogwarts (no un ensayo o libro de estudio, que ya puedo saber por dónde saldrá alguno), lo cierto es que nuestros hijos comprarán libros no oficiales con todas las garantías del derecho. Todavía es pronto para hablar de la saga de Rowling, pero dentro de cuarenta años, y esto sí lo viviremos nosotros, los derechos de Tolkien llegarán a su fin y cualquiera podrá publicar al precio que quiera sus propios relatos (fanfics, pero con remuneración completamente legal) de Bilbo Bolsón y el resto de hobbits de la Comarca. Ya ha ocurrido con personajes como Peter Pan, de la que han surgido todo tipo de novelas, y El mago de Oz, que cuenta con uno de los fanfictions más sobresalientes de la literatura, Wicked. ¿Por qué nos parece tan natural que Gregory Maguire escriba sobre un universo que no inventó él y sin embargo nos escandalizamos ante la idea de que alguien quiera hacer dinero con una novela usando los personajes de La materia oscura? La única diferencia legal es que en un caso han pasado más de setenta años desde la muerte del autor original, requisito para explotar una idea de la que no se es dueño, mientras que el otro sigue vivo. Pero ¿nuestra aceptación es una cuestión legal o más bien moral, que coincide con la concepción de que no se debe escribir ficción de la ficción de un escritor que todavía puede escribir sobre su mundo?
El autor de la obra original siempre contará con el honor de haber creado el imaginario, pero aceptemos la idea de que el que venga después, sin pedir permiso ni necesitarlo, pueda ser capaz de superarlo: servirse de los mismos ingredientes, pero desarrollar un plato todavía más extraordinario. Wicked es un buen ejemplo de ello, con sus propias secuelas y hasta un musical que triunfa en Broadway. Irónicamente, Maguire se ha servido del universo de Oz sin pagar ni un duro, pero él, como autor vivo, ha creado su propia esfera de propiedad intelectual alrededor de su obra. Hoy día, es más dueño de su concepción de Oz que cualquiera de los herederos de Baum, el creador del mundo original.
Supongo que eso marca una diferencia: la de escribir sobre los personajes o hacerlo sobre su mundo. El mundo es más general y no requiere psicología, solamente un estudio a fondo de los datos conocidos en la obra primera. Sin embargo, los personajes, por poco que los toques, son una alteración. Ya cambias sus hechos y muy fácilmente, sus conductas. Mucho más fácil traicionar al escritor que se restriega en su tumba. Si se trata de un fanfiction de librería, es posible que estemos más interesados en leer un nuevo libro ambientado en Hogwarts que uno con Harry por protagonista. Lo mismo con el resto de universos.
Ahora quiero que habléis vosotros: ¿os parece bien que autores como Gregory Maguire publiquen novelas desarrolladas en Oz? ¿Qué sagas, todavía con los derechos en manos de sus autores o herederos, darán de sí las mejores novelas no oficiales del futuro? Mejor dicho: ¿cuáles os gustaría leer? ¿Puede un extraño superar la obra original con una novela que no deja de ser fan? Espero vuestros comentarios. Que empiece el debate.

10 comentarios:

Lady Diana dijo...

Bueno, amí no me gustaría nada que otro escritor haga un libro con personajes creados por mi. No se trata de dinero o ego. Es que simplemente los personajes son como hijos, así que veo fatal que alguien se siente a hacer con mis personajes lo que quiera. Y no haría eso con los textos de otro escritor. Sólo puedo pensar en algo muy simple, no puedo hacer eso, porque no es mi libro!
Quiero decir deliberadamente, ahora si ese autor da su consentimiento, perfecto. Sería una especie de ¨trato¨, tal vez un reto. Sólo si el dueño del libro está de acuerdo, le parece bien.
Bueno, he visto libros con personajes clásicos, pero creo que como ¨homenaje¨ está bien. Hace poco leí Peter pan de rojo escarlata y me gustó. Bueno, no sé si al papá de Peter pan, le hubiera gustado eso...bueno es un tema peliagudo. Buen punto!

Alexia dijo...

Existen muchos fics publicados. Así, que me haya leído yo, se me ocurren cuatro: La trilogía de Fitzwilliam Darcy, un caballero, de Pamela Aidan, que es una reconstrucción de Orgullo y Prejuicio, pero desde el punto de vista de Darcy. Y El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer (que ya conoces xD) como fic de El Fantasma de la Ópera. Sí, ambos son clásicos y sus obras ya "caducaron" (márquense grandes comillas para indicar simplemente que sus autores han muerto), pero ¿qué tiene que ver eso? Si el fic es bueno, cuenta otra historia diferente, y merece la pena ser publicado, ¿por qué no? Por supuesto, los créditos y agradecimientos, o lo que sea, se los debe llevar el autor original de ese mundo, pero la autoría del fic es únicamente del autor. Lo mismo pasa con las novelas "basadas en", que son otro tema que no has mencionado pero que, a mí personalmente, me molestan muchísimo. Es como la de "Prom & Prejudice", que los agradecimientos van hacia Stephenie Meyer, por tener una conversación con ella sobre O&P, en lugar de a Jane Austen por crear la novela.

Keldor Gaunt dijo...

"Mucho más fácil traicionar al escritor que se restriega en su timba"

¿Querías decir tumba? Porque si no, me imagino al escritor en cuestión sentado a una mesa de tapete verde con la ficha de la ciega grande y subiendo las apuestas.

Nunca lo había pensado. Creo que el dilema moral en este caso está en que, mientras el escritor de la idea original está vivo y en activo, percibimos que su obra le pertenece. Pero cuando está en el hoyo, percibimos que pertenece a la colectividad.

Por lo demás, en obras de ficción que recrean mundos fantásticos, me interesa mucho más todo ese universo que gira alrededor de los personajes que los personajes en sí (salvo aquellos secundarios que funcionan como personajes pero también como parte de ese universo, como podría ser Dumbledore en Hogwarts). O también el pasado de los personajes si es que se desconoce, por saber como y por qué llegaron a ser lo que son.

Anid Harker dijo...

Los fanfics me dan miedo. Siempre. Generalmente por la poca cantidad de fanfics buenos que hay en relación que todos los que hay. Los publicados aún me dan más miedo, pese a que supuestamente esos tienen que tener una mínima calidad para estar publicados, ¿no?
Aunque generalmente me parece mejor hacer un fanfic en un universo ajeno pero con personajes propios que tomar prestados también los personajes, lo de publicar es tema peliagudo.
Luego hay fanfics publicados que cuando los ves dices WTF y te entra la risa y te olvidas de las reservas que puedas tener porque gana la curiosidad pura (por ejemplo, Orgullo y Prejuicio y Zombis <--me lo tengo que agenciar un día lol)

Anónimo dijo...

Creo que aquí lo importante es el factor tiempo. Si una obra sobrevive a su autor casi un siglo, es indudable que esa obra ya ha pasado a ser de todos más que del propio autor. Todo el mundo la conoce, ha hablado de ella, generaciones enteras la han conocido "de toda la vida". En ese momento ya son como las leyendas tradicionales o los cuentos: patrimonio de todos.

El autor debería de estar contento en su tumba: ha conseguido trascender, ¿no?

En cuanto a la obra que me gustaría leer en el futuro, eso depende del autor que tome el relevo. Que sea bueno. Al final, es lo único que importa.

Norl dijo...

.

Las cosas quedan, las gentes se van,
otros que vienen las continuarán,
la vida sigue iguaaal...

;)

.

Estelwen Ancálimë dijo...

Pues yo soy de la opinión de que jamás se deberían publicar historias basadas en el mundo o los personajes de otro autor. Ni me gustan los Dragonlance que no son Weiss-Hickman, ni me gusta "Wicked", ni me gusta "Peter Pan de Rojo Escarlata", ni me gustan "Orgullo, prejuicio y zombies" y sus derivados.
¿Por qué? Pues porque yo creo que un universo pertenece a su autor. Ha salido e su cabeza y es suyo, y en ese universo no pasa nada si no lo ordena él. A mí no me gustaría que otros escritor use un mundo o unos personajes creados por mí. Son míos, y nada sobre ellos es real fuera de lo que yo escriba. Entiendo que la gente haga fanfics por afición, pero jamás que pretenda convertirlos en canon o ganar dinero con ellos.

Para mí, una de las premisas fundamentales del novelista implica originalidad. Si no eres capaz de crear tuspropios personajes y tu propio universo, no escribas una novela, así de sencillo. Dedicarse a robar o copiar las ideas de los demás es señal de poco talento y menos vergüenza.

PD: Me estoy refiriendo todo el tiempo, por supuesto, a novelas y ficción en general. No incluyo recopilaciones enciclopédicas o ensayos sobre el libro en sí, porque esos son trabajos de recopilación o académicos, no se inventada nada nuevo sino que se limitan a profundizar o a interpretar lo que ya hay.

Francisca dijo...

¿Honesto o Deshonesto? Para mí es deshonesto, e indigno, pero viable. Soy Reacia a leer los libros fans o con demasiada y sospechosa similitud a otras novelas. Aún así lo hago y uno que otro me ha parecido que ha superado al original, una realidad definitivamente triste para algunos escritores, pero ocurre como me paso con "El Beso del Vampiro" de L. Raven que es evidentemente una copia elegante y superior a "Twilight" parte de la misma base, pero se supera... aunque no es la gran maravilla.

"Corpúsculo" por su parte siendo una parodia de "Twilight" me pareció basura, es decir si vas a realizar algo cómico por lo menos que sea chistoso, y yo que lo leí con la pretensión de recrearme en mi aversión a Crepúsculo-

Es una forma elegante y eufemista de plagio, pero como lo que importa es el producto todo es permisible. Sí trasciende al original adelante pero si solo se queda en una vil copia... Bueno creo que nunca debiste haber escrito sobre ello-

Con "Harry Potter" ocurre que si bien su argumento, toda esta cosa pintoresca, mágica posibilita la escritura de nuevos libros a partir de el, creo que tantas personas han escrito sobre el que ya es excesivo y grosero, de pésimo gusto. La trama esta demasiado manoseada, y sinceramente pienso que han destruido al libro.

Alba dijo...

Entonces si eso es así ¿qué pasará cuando publiquemos nosotros una novela o un libro? ¿Nos pasará lo mismo? Porque si es así... Dios mío. No podremos escribir nada aunque tenga derechos de autor... esto es de lo que no hay, estoy muy indignada por ello...

Anónimo dijo...

Yo no estoy de acuerdo con eso de escribir sobre un universo que tú no inventaste: pueden crear una historia mejor con los personajes de otro, pero no estoy de acuerdo ni se me hace válido. Menos si se pretende ser escritor. Si escribes sobre universos que no te pertenecen fanfics sin remuneración económica y ello te ayuda a aprender a escribir, a montar historias y demás, ¡Vale, que se creen cientos de fanfics, que muchos comenzamos así! Pero, querer publicarlos sólo porque los derechos de autor ya le pertenecen al mundo o porque crees poder mejorar la historia o lo que sea, no se me hace ético, ni porque otro autor "x" ya lo haya hecho y lo hayan publicado. Si quieres ser escritor y contar tus propias historias, que sea con tus personajes. Como dicen allá arriba no es cuestión de ego, pero, es cuestión de crear nuevas historias, con nuevos mundos y nuevos personajes. Ya tuvimos bastante de Harry Potter y cía, si quieren un mago o un mundo con magos, ¡A inventar nuevas cosas, no a reciclar!