Header

Google+ Badge

Por qué yo no podría ser una estrella musical

Me lo preguntan dos o tres veces de semana: «Con esa voz que tienes y el don para escribir letras, ¿por qué no te dedicas a la música? ¡Serías un rock star y yo tu groupi!». La respuesta es que el mundo del entretenimiento no está preparado para una estrella como yo. Se me ocurren muchos motivos por los que me echarían de un concierto a patadas, pero aquí os adelanto tres.

No puedo recordar más de dos versos seguidos de una canción.
(De hecho, la gente me dice que ni siquiera acierto con esos dos versos. Ya os digo que soy un memoria pez).



No soporto que la gente cante en conciertos.
Si he pagado por escuchar al cantante, no sé por qué el público que me rodea se cree que prefiero oírlos a ellos.


No me gustan los bises (cuando el músico dice que es la última y luego hay cinco más).
Mis conciertos se acabarían cuando yo lo dijese, sin trampas. Lo de «¡Otra! ¡Otra!» no iba a servir de nada.

5 comentarios:

laura dijo...

Suena todo muy antisocial... bueno, te tacharían de "divo" xD
Eso vende... xDDDDDD

Francisca dijo...

Cuánta razón tienes en el segundo punto. A pesar de que suena tan Grinch.


Una entrada muy entretenida, agradable de leer para este día tan jodidamente complicado.

Buenas Tardes-

Kâlü dijo...

Y q vas a hacer entonces con tu superbanjo? Ya no podré ser tu corista? Dejo de practicar las coreos? Jou!

Prigkinissa dijo...

Jajaja. Con la primera me he sentido totalmente identificada, soy malísima con las letras y sin tener memoria pez para otras cosas...

Con las otras dos pareces un Asperger ;-) A mí lo único que me gusta de los conciertos es el sentimiento de unión que me embarga al compartir algo especial con muchísimas personas desconocidas, así que no me plantería ir a ninguno si estuviese prohibido cantar junto a un cantante que me gusta y el resto de fans. ( No entiendo otra razón de ser de los conciertos, si sólo quieres escuchar al cantante sin interactuar , para eso tienes el CD).

La última te la perdono, porque en realidad siempre me ha parecido una ridiculez que hagan creer que alargan sus conciertos bastantes canciones más porque se lo piden sus fans. Una cancioncilla de regalo es creíble, pero más no...

Proyecto de Escritora dijo...

jaja, que graciosas las viñetas :)
la verdad es que yo soy una de esas que canta, a ser posible, todas las canciones (aunque bajito ehhh) y de las que siempre quieren otra :P

Un besote!