Header

Google+ Badge

Antonio Gisbert y su obra

Encontrar una galería virtual con los cuadros del pintor valenciano Antonio Gisbert es más complicado de lo que parece, por no decir imposible. Si el Museo del Prado necesitó más de un siglo para sacar de su sótano El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros (y eso que Gisbert había sido un siglo atrás director de la institución), encontrar el resto de sus obras es una tarea demoniaca. A continuación otros ejemplos de su talento:


Las tres gracias




Amadeo I frente al féretro del general Prim

9 comentarios:

Ane Z. dijo...

No entiendo cómo a alguien que ha pintado un cuadro tan maravilloso como "El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros" le ha podido tratar tan mal el tiempo...
Ingenua de mí, siempre pensé que con lo conocido que es ese cuadro (y lo repetido que sale en tantos libros de Historia española)el autor se habría ganado un hueco en la historia del arte de este país.
Pobre Gisbert.

Anónimo dijo...

Sólo conocía el del General Prim, pero porque salía en mi libro de historia. Hay que reconocer que es bastante bueno.

Prigkinissa dijo...

A mí es que no me gusta este tipo de arte. Que sí, pienso: "Guau, qué manejo de la técnica", pero no le veo creatividad alguna. No sé. Soy más fan del expresionismo alemán o tus viñetas.

Enrique dijo...

Me imagino que si eres un seguidor de la obra de Gisbert ya lo habrás visto pero por si acaso hay algún lector o lectora de este blog que también le haya gustado puede visitar esta página del Museo del Prado http://www.museodelprado.es/coleccion/galeria-on-line/galeria-on-line/zoom/2/obra/fusilamiento-de-torrijos-y-sus-companeros-en-las-playas-de-malaga/oimg/0/ en el que se puede ver con bastante buena calidad (¡y con zoom!) 'El Fusilamiento de Torrijos'.
Ah, por cierto Prigkinissa: Entiendo que te pueda gustar el expresionismo alemán más que otra cosa pero no me parece que uno pueda ser tildado de poco creativo. No sé si estarás de acuerdo conmigo pero para pintar esa escena habrá tenido que imaginarse la luz, los colores, el fondo, la perspectiva, el plano, el paisaje... Si eso no te parece creativo, me quedaré como uno de los cuadros más conocidos del expresionismo alemán pintado por Munch.

Enrique dijo...

Por cierto, Cronista, ¿has visitado el Museo Sorolla de Madrid? Yo fui hace un año y me gustó mucho. Visítalo si aún no lo has hecho. (http://museosorolla.mcu.es/colec_pintura.html)
Me he acordado porque como Gisbert es un pintor de tu tierra, pues me ha venido a la cabeza otro que también viene de esos lares (bueno, uno de alicante y otro de valencia): Sorolla.

Prigkinissa dijo...

Pues no sé, Enrique. ¿ Hasta qué punto lo ha creado de la nada o lo ha copiado de distintas situaciones de la realidad gracias a una buena memoria visual? Si es tan realista es precisamente por que lo COPIA de la realidad: los colores, la perspectiva, el paisaje, etc. Es decir, dónde ves la creatividad de "imaginarse" un paisaje nublado y reproducirlo tal cual es en la realidad para transmitir más tristeza o en decidir entre perspectiva frontal o perspectiva diagonal, o en que el paisaje es una playa de Fuengirola donde se dio el fusilamiento y simplemente lo ha reproducido.
Que yo respeto que os guste, porque hay que ser un genio con los pinceles, pero...

Enrique dijo...

O sea que para ti el mérito está en que no se parezca en nada a la realidad, porque sino es un copiota sin ninguna pizca imaginación que plasma todo lo que ve.
Tienes razón, ¿sabes? Velazquez era un vago que solo se dedicaba a retratar a monarcas feos y cristos con los pelos hacia delante. Por favor, ¡es que eso lo hago hasta yo! Total, es sólo "copiar" la realidad, ¿no?
Ahora en serio; tienes razón es que es muy creativo cuando los artistas crean mundos oníricos... pero eso no le quita méritos a los demás. A mi ya me parece todo un mérito que de una lámina en blanco salga un cuadro. No es copiar la realidad, es... no sé, ¿plasmarla? No sé si Gisbert estuvo presente en los fusilamientos pero imaginándoselo o no, lo que habría hecho es plasmarlo y no copiarlo. Y aunque fuera una copia fiel de la realidad, ¿no te parece que tiene mérito que confundas una fotografía con una pintura?

Enrique dijo...

Pero vamos, cada uno es libre de opinar lo que quiera. No soy quién para dar un juicio apodíctico, eso prefiero dejárselo a los expertos.

Prigkinissa dijo...

No ahcía falta el último comentario, porque me encanta que me rebatas, en serio. Me parece muy interesante el debate y ninguno de los 2 vamos de expertos, así que mejor imposible.
En primer lugar, yo no estoy juzgando a Gisbert, sólo las obras que ha puesto el Cronista. Por eso,tampoco no voy a juzgar a Velázquez al completo, porque acabaría diciendo que me parece que muchas obras suyas no merecen quitar espacio a otras en ningún museo y que están sobrevaloradas. Hay que tener en cuenta que yo no idolatro a las personas ni personajes, por lo que que todavía no conozco a ningún artista del que me guste toda su obra ( ni posiblemente un 50%).
Pero te voy a poner un ejemplo de cuadro de Velázquez realista y bueno: Las Hilanderas. No copia la realidad en el momento en que introduce de forma muy original 2 relatos en un mismo cuadro: el principal centrado en la vida cotidiana y en un segundo plano, a través de un tapiz dentro del cuadro, refleja el mito de Aracne. Precisamente, usa ese recurso para diferenciar entre arte ( tejido de tapices) y artesanía ( lo que están haciendo las hilanderas) . Eso y el hecho de que empezó a introducir en sus cuadros un nuevo tipo de perspectiva: la aérea, le diferencia del tipo de pintura de Gisbert, mera reproductora de la realidad.
Otro ejemplo de obra realista que sí considero buena es Muchacha en la ventana ( Dalí), por un tratamiento de texturas muy suyo que no he visto en otros autores (dejando de lado que no soy experta), la atmófera que crea, el recurso de ofrecer un paisaje a través de los ojos de la protaginista del cuadro, la posición de la chica... Eso no es plasmar la realidad, es desdibujarla para redibujarla y transmitir sentimientos.