Header

Google+ Badge

Hijos de todos, abortos de ellas

La naturaleza ha concedido a la mujer un papel primordial en la creación, pero la ley es la responsable de su supremacía. A medida que la sociedad avanza y equipara los derechos de la mujer con los del hombre, en ocasiones se olvida de contrarrestar con las obligaciones que conllevan su nueva situación. El aborto, en concreto, es uno de los temas más espinosos que existen y de los pocos que han conseguido que no pueda definir una opinión. Lo que me parece más evidente, en pro de una civilización con hombres y mujeres iguales, es que la mujer debe renunciar a su papel de única responsable del aborto si pretende que el hombre sea también responsable del hijo. No se puede tener el privilegio sin la obligación, ni la obligación sin el privilegio. La legislación actual ignora el papel del padre sobre el gestante, negándole toda decisión sobre su continuación, pero lo obliga sin excusas a la hora de reconocerlo. No puede detener el aborto si desea el hijo, pero está obligado a tenerlo si la mujer sigue adelante con ello. Ella decide en lo bueno y en lo malo, sin que el hombre tenga derecho a decir nada. La realidad, amparada por la ley, es todavía más retorcida: la mujer puede obligar al hombre a asumir la paternidad aunque este no quiera, pero nadie la obliga a reconocerle al padre que ha tenido un hijo si quiere callarlo. Por supuesto que ser mujer en un embarazo es mucho más complicado que ser un hombre, pero eso no es excusa para aplastar la igualdad por el camino.
¿Hay solución? Supongo. La respuesta no puede consistir en obligar a la mujer a tener un hijo si esta no tiene (aunque sea el deseo expreso del padre), pero si estamos de acuerdo en que ella y sólo ella es quien decide sobre si tenerlo o abortar, es imprescindible que el hombre sea preguntado al respecto: ¿Quieres o no quieres tenerlo? Si no quiere, que la mujer se convierta en única responsable del pequeño, pues es su decisión exclusiva ser madre. Si él quiere tenerlo, ni siquiera se produce la ansiada igualdad: ella aborta si es su deseo. No es una situación justa, pero ni tan desigual como la que tenemos. Puede que el aborto sea una decisión individual, pero ser padres es cosa de dos, y una mujer que ha tenido la oportunidad de abortar y ha renunciado a ella jamás debería obligar a un hombre a ser padre. El aborto, guste o no, es un derecho en nuestro sistema legal. La paternidad es una obligación.

14 comentarios:

Favillesco dijo...

Si mi humor fuese un poco más caradura, haría un chiste preguntando a quien has dejado preñada. Jk, jk.
Estoy de acuerdo, de todos modos.

Hermy dijo...

Es que tener un hijo no es un simple capricho. No es simplemente el querer o no querer el hijo, porque será la mujer la que tenga que pasar nueve meses con el niño en el vientre, con todo lo que eso conlleva. También tendrá que alimentarlo en los primeros meses, y no se puede negar que una madre acaba pasando más tiempo con el niño que el padre, por lo menos los primeros años. Yo creo que esa es la diferencia entre que la opinión de la mujer cuente más.

Anónimo dijo...

Bueno, pero eso ya se hace, ¿eh? Entre tener un hijo "sin padre" o tener un hijo con "padre obligado" siempre es mejor lo primero que lo segundo: obligar a alguien es crear mal ambiente alrededor de tu hijo ya desde el principio, muchas personas lo evitan y se acuerda todo a sabiendas de esta realidad.

El aborto no es un tema espinoso: es un falso dilema, deja en evidencia que vivimos en un sociedad sexista, hipócrita, de lastres de pasadas teocracias. La naturaleza no es igualitaria: hizo que todo el peso del embarazo recayera en la mujer. Por lo tanto, es la mujer quien decide sobre el embarazo porque toda persona decide sobre su cuerpo. Otra cosa es el hijo: una vez nacido, dos progenitores tienen el mismo peso y deben tener los mismos derechos y obligaciones.

Por cierto, si un hombre sospecha que es padre, puede reclamar su paternidad, aunque la madre se haga la loca. Y también debe implicarse de la misma manera en la crianza de los vástagos. Pero la realidad es que, a pesar de lo andado, esto sigue muchas veces sin hacerse. De ahí que se obligue al hombre todavía a día de hoy a pesar de que es injusto obligar a alguien a hacer algo que no desea. Porque todavía hay quien al principio lo pone todo de color de rosa pero de buenas a primeras se escaquea, dejando a la madre en la estacada. Ahí está el motivo de por qué se hace. Aunque a veces pagan justos por pecadores. Siempre digo que si se ha de obligar al padre entonces el niño tiene un problema: uno de los dos, su padre o su madre, es un jeta. Quizás los dos. Él se piró de buenas a primera o ella se está aprovechando. Incluso cabe la posibilidad de que los dos estén como cabras y sean de esas parejas que se traen un rollo destructivo raro. Como esas parejas de divorciados que se tirán los hijos a la cabeza sin pensar en los críos porque solo les interesa su "guerra". La diferencia es que estos empezaron la guerra mucho antes.

En fin, como resumen, que las personas sensatas y decentes arreglan sus asuntos en privado y sin hacer ruido.

Keldor dijo...

Creo que nadie estará en desacuerdo con que "No se puede tener el privilegio (el derecho, diría yo) sin la obligación, ni viceversa". Los derechos conllevan deberes, y esto es algo que se ignora olimpicamente cada vez más. Y ese es el problema de fondo que lleva a plantear circunstancias legales como esta.

Pero lo cierto es que creo que tampoco nadie (y me da igual su sexo) va a estar dispuesto a asumir por si solo una obligación si la puede compartir, ni a renunciar a un derecho en favor de un tercero, por muy justo que esto fuera.

Anónimo dijo...

Eloisas: Hola, me parece una entrada muy espinosa y un tema especialmente dificl de tratar, el aborto aun es un tema dificil de hablar, yo soy colombiana y el aborto solo se permite en ciertas situaciones, se q en otras partes es muy distinto: abortar es decisión de la mujer, creo q en paises desarrollados es mas sencillo hablar de igualdad... miralo asi, si el chico quiere tener al niño, entonces ella tendría q ser obligada a tenerlo? sometiendose al riesgo de un embarazo y un parto, a los cambios hormonales y de su cuerpo, y a todo? y despues tener q ser madre cuando no estaba lista? en mi país es menos problemático: no hay opción, ni hombres responsables... eventualmente tendremos q pensar en igualdad, pero creo q es algo mas de cada pareja. Saludos.

Helena dijo...

Es más complejo que eso. ¿Y si no sabes quién es el padre? ¿y si el padre intenta forzarte a tenerlo? Ponerse de acuerdo en algo así puede ser muy difícil, al final ella haría lo que quiere... como dice la ley.

Alehop dijo...

Una cosa es un ser ya nacido y otra cosa es esa célula o (como quieran llamarlo) que no se ha formado todavía.

Una mujer no tiene por qué preguntarle a nadie sobre si tener un hijo o no. Es en su cuerpo en el que el ser humano se forma y no tiene por qué decidir nadie más allá que ella sobre su propio cuerpo. Aún cuando haya necesitado de otra persona para quedarse embarazada. No se trata de quién es propiedad el feto, se trata de quién es propiedad el cuerpo de la mujer y la respuesta es "de ella misma" Por tanto, ella decide. No creo que tenga absolutamente nada que ver con las obligaciones posteriores del nacimiento.

Cronista dijo...

Su decisión individual tiene mucho que ver con las obligaciones posteriores, porque de si sigue adelante o no el feto nacerá la obligación del padre o nunca existirá tal. Es una diferencia importante.

Estelwen Ancálimë dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo con que sea la mujer la única que decide porque es su cuerpo. Sobre su cuerpo decidirá ella, pero su hijo es algo más que su cuerpo, aunque se esté gestando en él, y del mismo modo que el padre tiene que apechugar con la crianza del niño si la madre lo tiene, creo que debería poder decidir también en el tema del aborto. ¿No es inhumano lo que hacen algunos hombres en China, que obligan a sus mujeres a abortar si están embarazadas de una niña aunque ellas no quieran? A mí me parece inhumano que una mujer aborte mientras el padre le suplica entre lágrimas que no mate a su hijo, que le deje vivir.
En ese sentido, creo que lo ideal sería que la legislación permitiera en este caso que el progenitor que NO quiera el nacimiento del bebé pueda desentenderse del mismo una vez nacido, mientras que el que SÍ quiere tenerlo se comprometa a hacerse cargo de él y no exigirle nada a la otra parte.
Todo esto con la excepción, claro está, de los tres antiguos presupuestos legales.

Aunque bien es cierto que todos estos temas espinosos podrían evitarse si los hombres, y las mujeres, se tomaran en serio la anticoncepción y dejaran de jugar a la ruleta rusa.

@camilaclarey dijo...

la obligación del padre nace junto con la de la madre a la hora de la concepción del feto, la obligación existe desde un primer momento, si siempre se habla de la decisión de la madre es solo porque su vida se verá modificada de manera rotunda y sin vuelta atrás, tanto si continua con el embarazo como si decide abortarlo, es su cuerpo y su psiquis las que se verán afectadas de por vida, la figura del padre, por lo menos acá en Argentina, es siempre de menor responsabilidad ya puede desentenderse del "asunto" con una mayor libertad evidente.Pero si ese padre decide hacerse responsable y aceptar sus cargos tiene la mismos derechos que la madre y será cuestión de consenso de pareja que hacer con esa nueva vida. De no darse la ley debe y puede intervenir en esos casos.

Alvaro dijo...

Totalmente a favor.En este tema hemos pasado de combatir el machismo en pro de la igualdad a entrar en el feminismo. Chapó.

Anónimo dijo...

@Alvaro, teniendo en cuenta que feminismo significa precisamente abogar por la igualdad entre sexos, ojalá fuera así.

Lo siento, pero me repatea la perversión del significado de las palabras. No importa quién se quiera poner medallas de qué, pero todo el mundo debería poder elegir su propia vida.

Entrando en el tema, pienso en que se habla mucho de sexo responsable referente a ser madre o padre cuando, si fuéramos inteligentemente egoístas, seríamos responsables aunque solo fuera por no coger cualquier enfermedad. ¿A quién se le reclama si cierto virus nos jode la vida? Pero no, importa más el qué dirán que un no o una goma.

Anónimo dijo...

¿Piensas que pasaría si se diese esa solución? Creo que no. La mayoría (y es una evidencia a nada que veas la tele) de los hombres tienden ha decir que ella se "embarazo" porque “quiso”. Desde luego la solución al problema es difícil pero (y quiza nunca un hombre se de cuenta) ninguna mujer por muy "ligera" que la veas afronta un aborto sin sentimientos, un hombre…no estoy tan seguro. Apoyo totalmente el que los hombres decidan pero creo que la decisión para nosotros la ponemos antes, ¿Me pongo el codón o no?

Anónimo dijo...

¡Por Dios, un feto aún no es un niño ! Al cuestionar ese derecho de la mujer, estás poniendo en tela de juicio al mismísimo aborto, tío ... Si no les concedieron antes a las mujeres el derecho a abortar es porque se equiparaba este acto al asesinato y ahora se considera que un feto no es un ser humano : está en el útero de una mujer y esta puede quitarlo de allí si quiere porque aún este cuerpo es sólo de ella, no lo comparte con un bebé. Puede que estés en contra del aborto, muchas personas lo son pero no puedes decir que es injusto que una mujer que decide poner fin al embarazo no respete al hombre, usas un argumento sin pies ni cabeza.