Header

Google+ Badge

Una serie del 11M

Tenía que ocurrir, lo que no esperaba es que fuese tan pronto.
Yo, que viví el 11 de marzo de 2004 tan lejos del epicentro como Valencia, que no tuve que sufrir la tensión de que los míos respondiesen al teléfono, que ni siquiera tenía edad para hacer cola y donar sangre, no estoy preparado para una serie (ni película, ni miniserie) del atentado, así que no quiero imaginar los que lo sufrieron de mucho más cerca que yo.
No es como el 11S, o el maremoto de Asia, ni tan siquiera el tan reciente terremoto de Japón. Todo eso, pese a su proximidad en el tiempo, se contrapone con una gran brecha de distancia en el espacio. Los dramas de los otros son de los otros, y yo apenas los veo como acontecimientos históricos. Murieron miles o millones, pero en el prisma que supone el sofá frente a la televisión no hay tanta diferencia con las guerras napoleónicas o la segunda guerra mundial. Sí, lo vemos en vivo porque contamos con los medios, pero el sufrimiento queda reservado a la esfera televisiva de tal forma que difícilmente afecta a nuestro ánimo al salir a comprar el pan. Con el 11M, sin embargo, el dolor es cercano y la herida sigue abierta, es nuestro drama. El atentado no puede funcionar como una obra de semificción porque jamás la hemos sacado de nuestra esfera personal. No podemos engañarnos a nosotros de semejante forma. Es como pedirle a la duquesa de Alba o la Pantoja que se tomen en serio las series que hacen de ellas.
Preferiría que no hiciesen una serie del 11M, al menos hasta que llegue una nueva hornada de telespectadores que no lo vivieron en absoluto, pero no es algo que se pueda prohibir. Lo único, cambiar de canal o apagar la tele quien no quiera verlo. Lo que me resulta sorprendente es que exista alguien que lo quiera ver. Con una vez en la vida, creo que ya tengo bastante.

4 comentarios:

Raven Stalk dijo...

Yo me enteré cuando se empezó a producir... Y se me había olvidado... Me parece tan inmoral como lo pensé en su momento...
Pero así funciona la cadena amiga...


Por cierto, es 2004, no 2003 ;)

Anónimo dijo...

Hacerla, en el sentido de hacerla bien, no tiene absolutamente nada de malo. El problema es que ya sabemos todos que en España, todas las cadenas privadas y muchas de las públicas, solo hacen basura. Una serie que narrara los hechos recogiendo testimonios y poniendo en orden toda la historia sería una gran serie. Lo malo es que todos sabemos que se va a tirar de morbo. A ver si de una vez por todas nos avergonzamos de verdad de la tele que nos venden y dejamos de reirles la poca gracia que tienen.

freshwater dijo...

O como la miniserie del accidente de Spanair de Barajas (también hecha por Telecinco, qué casualidad).
Nos quejamos mucho de nuestra sociedad, que se traga todo lo que le echan por TV... sin embargo, la miniserie del accidente de Spanair fue un absoluto fracaso (cerca del 8% de share en las 2 entregas, cuando cualquier otra cosa hubiera rozado el 20%).
Creo (espero) que esta serie del 11M va a seguir el mismo camino. Afortunadamente nuestra sociedad todavía conserva algo de dignidad al saber cuando apagar la TV.

sumac93 dijo...

Son los tiempos en que vivimos querido Cronista. En mi país el terremoto dejo 550 muertos y 2 millones de damnificados, no ha pasado ni un año y ya sacaron la película. SI, como lo lees, ¡LA PELÍCULA! Siempre que veo que pasan ese tipo de cosas me da una especie de repulsión horrible y al mismo tiempo me pongo a pensar en qué están los involucrados en eso? Los directores, productores, actores, etc. Es tanto el morbo? Ouhgoooshh u.u
Saludos desde Chilito.