Header

Google+ Badge

Caerme mal

No tengo mucha facilidad para disimular mi antipatía por algunos. En vez de fingir como los mejores hipócritas, cometo una serie infinita de errores que ponen de manifiesto mi opinión del que tengo delante: bufo cada dos por tres, pongo los ojos en blanco y elimino las oraciones subordinadas del diálogo, no sea que le resulten demasiado complicadas a mi interlocutor. El 90% de la gente que me cae mal, muy poca en números reales, puede presumir de desmontar la teoría de la evolución con un simple encefalograma. Lo que me suele caer mal es precisamente la falta de inteligencia sumada a la más absoluta soberbia.
Pero os juro que no me gusta que me lo noten. Lucho por eliminar mis vicios y tratarlos con la más absoluta educación. Humillarlos no tiene mérito y enfadarlos no produce placer. Por muy tercos que sean, merecen tanto respeto como el que más.
Con educación o con sinceridad. De vez en cuando me cruzo con personas que confunden las dos virtudes y se creen que no pueden coexistir, de modo que quien es sincero no puede ser educado y que quien es educado, tiene muy poco de sincero. Para ellos (y para mí, en mis horas bajas), una persona transparente no debe andarse con chinitas y buenos modales: si alguien te cae mal se lo haces ver, ya sea con señales de humo o tubos de neón. Al cuerno la educación y respeto, Satanás sabrá qué hacer con los hipócritas.
O quizá sea una cuestión de compensar y buscar el equilibrio. Me avergüenza ver el maltrato verbal entre personas que no se soportan, unilateral o bilateralmente, sólo porque se han creído los abanderados de la sinceridad. Al final lo importante no es que una persona sepa que te resulta insoportable porque nada va a cambiar. Lo que de verdad importa es que no crea lo contrario a base de cariño envenenado. Al final, cuando le demostramos a un imbécil nuestra aversión, nos volvemos tan gilipollas como el que más. Si nos vemos obligados a demostrar nuestro desprecio, o no sabemos de término medio, nos ganamos a pulso caer mal. Un esfuerzo general por ser más educados, empezando por servidor, y desde la educación, asentar una relación de sinceridad.

5 comentarios:

Francisca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Keyra dijo...

A mí ya me harta que la sinceridad equivalga a tener nulo tacto y educación, además, sueltan sus "verdades" como si el mundo no pudiera vivir sin saberlas... Hace poco solté una opinión bastante despectiva sobre algo delante de 2 personas (no porque me cayeran mal, era otra cosa, pero sin yo saberlo afectaba mucho a una de las personas que tenía en frente). Digamos que me sentí como una mierda, a mí no me aportaba nada soltar así mi opinión y la otra persona se había sentido fatal. En resumen, prefería no haber dicho "todo lo que llevaba dentro" (aunque yo no lo supiera, cuanto más si hubiera ido dirigido a alguien).


No entiendo esos "arrebatos de sinceridad", yo casi siempre me he tomado todo con un no se puede caer bien a todo el mundo, ni viceversa, cuando alguien no me cae simpático o me parece un poco imbécil no veo en qué nos interesa a los dos ponernos a parir (el concepto que se tiene hoy en día de la sinceridad), prefiero que seamos educados (como con cualquier persona) y que asumamos que nunca seremos amigos del alma XD Creo que la gente se lo toma muy a lo personal, como si esa persona existiera sólo para fastidiarnos XD. Si alguien se dedicara a hacerte la vida imposible lo entendería, pero a veces alguien te cae mal "sin intención de molestarte" XD, simplemente por ser cómo es, no teneís afinidad, te aburre, te desespera... Pero el otro es feliz, puede que no sea mala persona y encontrará otra gente a la que sí caerá bien y que lo apreciará. Y ya está, no sereís amigos, mejor para los 2 dado lo poco que os gustaís.

La educación está para eso de hecho XD, no tiene ningún mérito ser correcto con quien te parece agradable. Pero ahora, lo de "Lo que de verdad importa es que no crea lo contrario a base de cariño envenenado", ya ni cariño, se ha vuelto tan habitual para algunos lo de escupir en la cara a cada mínima oportunidad lo mal que les cae alguien que parece que si no lo haces así no queda claro...

Además, esas personas que cada 2 x 3 sueltan toda su bilis con un "es la verdad/se llama sinceridad" detrás suelen encajar de pena las "verdades" y "sinceridades" de los otros, mucho peor que la media XD Si tanto apreciaran la "sinceridad" deberían apreciar también la ajena.

Anónimo dijo...

Y lo peor no es ya que haya personas que crean que educación y sinceridad no pueden ir de la mano, es que hay gente que tiene metido entre ceja y ceja que educación es sinónimo de debilidad, no sé por qué, y se suben a la chepa de cualquiera que habla o se conduce con un tono cordial y amable.

De verdad que no sé qué tienen algunos en la cabeza. :(

Anónimo dijo...

"El 90% de la gente que me cae mal, muy poca en números reales, puede presumir de desmontar la teoría de la evolución con un simple encefalograma. Lo que me suele caer mal es precisamente la falta de inteligencia sumada a la más absoluta soberbia."
No sé si te entiendo bien... pero estoy flipando como sea lo que creo que he entendido. ¿Desmontar la teoría de la evolución en la entrada que has linkeado? La he leido y no has desmontado absolutamente nada...

Cronista dijo...

Tienes toda la razón, Anónimo. La he linkeado por estar "relacionada", pero no se trataba de desmontar.