Header

Google+ Badge

No es un mes para presidir

Al final, se hizo la luz. Zapatero anuncia adelanto de las elecciones generalísimas para el 20 de noviembre, cuando por fin expresaremos quién queremos que nos saque (mejor que peor) de la crisis. Ha apurado hasta el final la decisión, perjudicando la estabilidad del país y su recuperación, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Si alguien lo considera el peor presidente de la democracia moderna, es porque hemos tenido muy pocos presidentes. Por desgracia, se vendrán más y más nefastos.
Zapatero ha allanado el camino de la estupidez y ha partido un pastel para que cada uno coja su trozo. La presidencia le vino tan de sorpresa que ha sido capaz de todo por mantenerla. Primero fue regalando las competencias del Estado a las Comunidades Autónomas a cambio de apoyos presupuestarios y después, cuando revalidado el poder y con la lección aprendida decidió que gobernaría solo, volvió a aferrarse al poder negándonos la crisis. No ha habido legislatura buena porque Zapatero no sabría hacerlo, pero tampoco me gustaría que saliese por la puerta de atrás. Si acaso, por la de en medio.
El Zapatero más nocivo para nuestra economía y cohesión del país (aunque algún día presumirá que con él ganamos el Mundial. Tiempo al tiempo) también ha sido el de grandes avances sociales. Fue valiente y la memoria (la nuestra, no la que la ley nos imponga) lo recordará también por los progresos. Pasar de república bananera a referente internacional en derechos individuales no es moco de pavo. Que a Zapatero se lo juzgue por todo. Y que cuando vengan peores, veamos cómo de malo era este. Fue nefasto. Pero no tuvo maldad, sólo una ineptitud y una visión de la realidad, la de los buenos y malos de los cuentos, la del hombre iluminado, que no se puede consentir en un presidente.

Y aunque parezca imposible, no es el único presidente que pierdo abruptamente en una semana. Camps, de todo menos honorable presidente de la Comunidad Valenciana, se va cuando no ha pasado ni un mes de jurar el cargo, y nos deja un nuevo presidente para cuatro años al que no poníamos ni cara. Pues en este tiempo nos vamos a hartar de conocerlo, és clar. Digo mi presidente porque todavía voté en Valencia por las autonómicas, aunque será la última, y he tenido que soportar todo tipo de comentarios en Madrid. Comentarios que, por cierto, tenían mucha razón. Camps se llenaba la boca de glorias y salves al reino, pero ha sido la mayor vergüenza para los valencianos desde que Lucrecia Borgia hizo jornada de piernas abiertas en el Vaticano allá por el siglo XVII. Lo de su éxito no se entendía y no se puede comprender. ¿Que es inocente? Entonces se habrá ganado su cargo ministerial, no hay de qué preocuparse. Pero si no lo es, y eso no lo digo yo ni tú, sino un juez, espero no volver a verlo en los años venideros. Ni en Valencia ni en Madrid. Vamos: no me he mudado a la capital para cruzármelo ahora en Génova. Eso sería una broma del destino de pésimo humor.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Si los valencianos fueran muggles votarían a Voldemort tal cual han votado a Camps.
Y así hasta mil frases más.

Anónimo dijo...

¿Lo consideras mejor que Aznar?

Anónimo dijo...

Yo ahora sólo pienso en la porra para las elecciones: está claro que ganará Rajoy, la cuestión es lo hará con mayoría simple o absoluta. Lo primero me disgusta, lo segundo me aterroriza. Rajoy nos sacará de la crisis, pero a qué precio, si es a costa de otra burbuja inmobiliaria o similar(como ya hizo Aznar), ya podemos empezar a rezar, porque además se le reconocerá el haber terminado con la crisis. Por lo demás, está claro que el PSOE bajará escandalosamente y que los pequeños partidos de izquierda subirán de rebote. Y me gustaría pensar que gracias al 15M echamos un poco atrás el bipartidismo.

Anónimo dijo...

Genial, no sé como lo hace la gente, pero conseguís que me avergüence de llevar el apellido Borja. Solo en ocasiones, porque sé que lleváis razón, aunque desearía que no.

Prigkinissas dijo...

Un análisis un tanto superficial para mi gusto.
El camino de la estupidez ya estaba allanado antes y los ciudadanos lo hemos ido consintiendo quedándonos de brazos cruzados ante atropellos monumentales de derechos y libertades conformándonos con una falsa sensación de democracia y las migas de un pastel inflado a base de una década de falsa bonanza que hacía las veces de levadura.

"Primero fue regalando las competencias del Estado a las Comunidades Autónomas a cambio de apoyos presupuestarios".¿Acaso no se había hecho antes? Nuestra absurda ley electoral condena a nuestro Estado de las Autonomías a eso, al menos que haya mayoría absoluta (que aborrezco aún más)

El tercer comentario da en el quid de la cuestión, que me produce escalofríos y mi inunda el pensamiento de planes para conseguir escapar de este país en el que las grandes revoluciones no parecen tener el poder de cambiar el rumbo.

Estelwen Ancálimë dijo...

No me parece una entrada demasiado parcial. Zapatero no ha sido valiente; ha sido un demagogo y un hipócrita. No puedes hacer política social de iziquierda ultraprogresista porque es lo que vende en las portadas de los periódicos, y luego hacer descaradamente una política de derecha pura y dura en lo económico. Y no me vale la excusa de que "es que Zapatero, pobrecito, tenía buena intención pero no supo cómo hacerlo". Zapatero es un sinvergüenza que, o es cierto lo que dices y no tiene ni idea de cómo dirigir un país (en cuyo caso, tonto él por presentarse a las elecciones, tonto el PSOE por permitírselo, y tontos sus votantes por votarle), o sencillamente se ha dedicado a legislar en plan ultraliberal laicista feminazi porque es lo que vende y luego ha hecho las cosas de las que, curiosamente, nos prevenía a los españoles que haría el PP si le votaban: subir los impuestos y la edad de la jubilación, bajar los sueldos y las pensiones.

El PP tiene tantos fallos como cualquier partido político, pero por lo menos se han sabido manejar mejor en lo económico las veces que han gobernado. Los socialistas, en cambio, nos han dejado la economía hecha un trapo cada vez que han gobernado (no olvidemos a Felipe González).

Y lo de Camps ya toca las narices. Pues mira, si todo lo que le han podido sacar es que le regalaron unos trajes, no sé a qué viene tanto escándalo. El PP siempre ha gobernado bien en Valencia. Que podría hacerlo mejor, desde luego, pero es mil veces mejor que el PSOE de Clementina Ródenas. Para muestra, un botón: Valencia, tradicionalmente republicana y de bandao izquierdista y bastante represaliada por Franco en la posguerra, le tomó tal asco al gobierno socialista que no le ha vuelto a dar el poder desde 1995. Yo creo que será por algo.

Ah, por cierto, Rubalcaba está implicado en el caso Faisán. ¿Cargos? Colaborar con ETA. Que me parece, desde mi humilde e imperfecto punto de vista, bastante peor que dejarse regalar un traje.

Anónimo dijo...

Luthienblack Estelwen. Varias cositas:
1- Lo que toca las narices es gente que defiende a Camps porque "lo de los trajes no es para tanto" y porque "los otros son peores". Viva el hooliganismo político.

2- ¿Qué el PP sabe manejar el asunto económico? Sí, sobre todo con la queridísima burbuja del ladrillo que nos dejó. Fue mucho pan para sus bonitas encuestas de ayer, pero gran responsable del hambre de hoy. Por cierto, el PP es ese partido que ha hecho recortes socialies cuando las cosas iban bien. ¿Te recuerdo la congelación de sueldos del PP en tiempos de bonanza? Por no hablar de las privaticaciones de Espe. Después nos quejamos de que las mujeres aborten, claro... hay tantas ayudas sociales para los que traen un hijo al mundo....


3- Es una vergüenza que se tache al mandato del PSOE como laico. De laico el PSOE no tiene nada y hay que ser un fanático para tacharlo de laicismo. Lo que pasa es que hay mucho ultracristianio apoltronado. Mucho cristianito que se queja de la gilipollez de las lengua en el congreso pero de la financiación a la Iglesia no dicen ni mu.

5- Sobre casos faisanes... ¿cómo se debe llamar a que el PP acercarse presos (cosa que jamás hizo el PSOE)?. ¿Cómo se debe llamar a que Aznar dijera "he ordenado abrir un diálogo con el Grupo de liberación vasco"?

Por cierto, no defiendo al PSOE porque es un partido de dererechas. Lo que es contradictorio es quejarse de ello pero después alabar al PP. Y más concretamente al PP corrupto valenciano :) Y lo que es de tracar, es votar al PP valenciano y después ir de revolucionario citando a V y aleccionando a la gente que se queda en casa en el sofá ante lo que hace el P$¿O?E. Cuando hay quien no se levanta del sofá si no es para votar a Camps. O defenderlo por la red.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo anterior, hago acta de mi error anterior al teclear "5" en vez de "4".
Ya que estoy otra vez de paso, aprovecharé para decir que querer quitar los crucifijos de aulas públicas no es laicismo, es sólo la puntilla para hacer ver que se hace laicismo. Pero no.