Header

Google+ Badge

El plasta que se sienta a mi lado

Una de las preguntas más típicas cuando se propone un plan es la de «¿Quién va?». Quién va para saber si me interesa apuntarme. Quién va para decidir si merece la pena que salga de casa o retrase ese otro encuentro para otro día. La pregunta me saca de quicio, pero no por el contenido, sino por las formas. Me pregunto lo mismo cada vez que alguien me propone algo y tengo dudas con el grupo. Lo complicado es averiguar quién se apunta sin preguntarlo directamente y menospreciar de una manera u otra a la persona que te lo está proponiendo. Como si esa persona no fuese suficiente reclamo para que te importe un bledo quién va o no va de los demás.
Pero las quedadas de pandillas multitudinarias, esas donde la amistad entre todos no es imprescindible, tiene otro must que me encanta observar: la posición en las mesas. A veces, llegar tarde a un restaurante puede arruinarte la cena. No porque se hayan comido los entrantes, sino por el plasta que te ha tocado al lado. No es lo mismo una mesa de seis que de veinte, donde al final se dividen varias conversaciones. Cuando somos muchos, algunos hacemos verdaderas cabriolas para sentarnos con los más interesantes, mientras huimos de los pelmazos como si se tratasen de testigos de Jehová. Eso te obliga a adelantarte a los demás en posturas muy Matrix o fingir que no puedes comer en ese sitio porque-soy-zurdo-y-nos-molestaríamos-toda-la-noche (una excusa que de todas formas es cierta. Pero ¡ay, mis zurdos! Sabemos cuándo se utiliza y cuándo no). Estar en el sector fondo muerte de la mesa puede aguarme la velada. Que los aburridos se alejen de mí.
Esto es como cuando vas al cine y te toca al lado del amigo de un amigo que no sabes quién es. Pues como que ya no te apetece tanto la peli. Sociología de pandilla en estado puro. Somos animales de estudio.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy cierto, algo que por lo que todos hemos tenido que pasar alguna vez. Los mismos sentimientos ocurren al momento de dividirse en grupos para algún trabajo escolar o universitario. Siempre pidiendo que no te toque el pesado de la clase. xD
Saludos.

BERMAXO dijo...

Bueno dentro de un grupo siempre existen las diferencias y es normal ..tenemos que saberlo llevar con elegancia y buena cara asi como modales saludos

Anónimo dijo...

Un tanto brusca tu forma de tratar el tema. Solo una pregunta...
¿Te has parado a pensar que seguramente haya gente que te considera "el plasta que se sienta a su lado"?

Cronista dijo...

¡Seguro que sí! :D

Anónimo dijo...

Eso se soluciona pidiendo que te guarden el sitio. También tiene su aquél comprobar quien está realmente interesado en guardártelo y quién no. XD