Header

Google+ Badge

Cien viñetas de Crónicas Salemitas

Supongo que después de escribir más de mil entradas (1.135 con esta), cien viñetas no es una cifra tan impresionable. Pero la sección de Viñetas es la más popular del blog, y alcanzar el centenar no ha sido cosa fácil.
La primera viñeta se publicó el 5 de septiembre de 2007, cuatro meses después del estreno del blog, y fue en favor de las asignaturas de Religión y Educación para la Ciudadanía. La sección continuó con críticas sociales varias, y no fue hasta abril de 2008 cuando me dibujé a mí mismo por primera vez, aunque la ironía global se mantenía. Este fue el comienzo de un largo ejercicio de narcisismo o diario gráfico, que viene a ser lo mismo, porque me he retratado infinidad de veces desde entonces.
Curiosamente no me dibujé nariz en las primeras caricaturas. Lo hice muy excepcionalmente en septiembre de 2008, y no la agregué definitivamente hasta final de 2009. Además de narcisista, ciego. Una nariz como para no verla.
Mis viñetas no siempre pretenden ser divertidas. Las trilogías de la felicidad (i y ii) son, de hecho, un bajón en sí mismas. Otras veces han sido historietas de varias páginas, como Un año en Madrid (el de Dos años en Madrid, aunque breve, es uno de los dibujos de los que me siento más orgulloso. Cosas de ser aficionado). Y a veces he cerrado los comentarios porque nadie tiene nada que decir. Eran desahogos y punto.
Las viñetas tienen mucho recorrido por delante. Hace meses inicié la serie La historia secreta de la literatura en cómic, que cada mes homenajea a un autor, y sigue recurriendo a los dibujos cada vez que siento que las palabras no son suficientes. La gente que me rodea puede probarlo, porque los hago protas de mis viñetas a poco que tengo ocasión (el caso de A. es el más exagerado. A lo largo de los años lo he metido en toda clase de historietas y he creado cómics de sus personajes secundarios, con precuelas, secuelas, spin-offs y árboles genealógicos, todo para que me pague el café -o me obligue a pagárselo, según el éxito de la última entrega- cuando nos vemos en Valencia. Lástima que no me deje reproducirlos). Las viñetas que publico aquí son sólo una parte de las que hago. Todos los días dibujo varias ya sea en mi agenda, en la lista de la compra, en la libreta de trabajo de mis compañeros o en el papel que se me pone por delante. Ya puedo seguir dibujando porque la entrada más visitada del blog es, precisamente, una viñeta. Fue El mejor 2 de enero de nuestras vidas (de casi todos) y la visitaron más de 22.600 lectores. La vio tanta gente que le cogí un poco de manía porque no está entre mis favoritas ni de lejos.
Me siento más satisfecho de viñetas como Las moiras y yo (por el dibujo y el simbolismo), Esta entrada tampoco admite comentarios (cualquiera de las tres) o Qué hizo Jesucristo en esos tres días (un poquito de surrealismo con humor no hace daño). Pero los lectores prefieren las viñetas más cómicas y, a veces, más personales (por eso de Cronista-cuéntanos-un-poco-de-ti-para-que-sepamos-que-eres-humano, una demanda que no pienso satisfacer por el momento). Lo que está claro, por las visitas que reciben, es que las viñetas tienen su público, y a mí, que las escribo y las dibujo (cuando no me dedico profesionalmente a ninguna de las dos cosas. Las hago sólo por gusto), me ilusiona mucho que las comentéis y todas esas cosas. Igual que el estilo narrativo ha evolucionado notablemente a lo largo de un millar (y contando) de artículos, también las viñetas han crecido con el tiempo, cambiando en temas y dibujos. Crónicas Salemitas es también cómic y estoy muy orgulloso de ello.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tus viñetas después de tus recomendaciones musicales son lo que mas me gusta de tu blog (lo digo sin sarcasmo). Felicidades por las 100 !

Prigkinissa dijo...

Me siento tan identificada con eso de Cronista-cuéntanos-un-poco-de-ti-para-que-sepamos-que-eres-humano, y es que me encanta tener material para "psicoanalizar" tanto a desconocidos como a gente de mi alrededor. Es tan divertido...
¿Estás seguro de que no has sucumbido a esa petición? Porque las viñetas en las que no admitías comentarios o en las que reflejabas lo mucho que echabas de menos a B tienen un alto contenido personal/sentimental . Y, por supuesto, todas ellas me encantan. De ese estilo tierno siempre me viene a la cabeza la del Fantasma del Futuro en la que te reencontrabas en un sitio pactado hace años con una amiga.
Pero también me encantan las que tienen un punto de humor friqui como la Historia Secreta de Roald Dahl o la de Menos Humos en la que te convertías en la versión masculina de Phoebe.
Pero echo más en falta viñetas EN las que criticas un aspecto de la realidad política-social que no te gusta, ya que una de mis favoritas es de ese estilo:
http://www.cronicassalemitas.com/2011/04/con-hospitales-cada-vez-menos-publicos.html

La próxima podría ser una crítica al maltrato que se está haciendo a la educación pública en muchas comunidades y, especialmente, en Madrid. Aunque no sé si tu visión de ese aspecto me gustará...

Francisca dijo...

I will simply say this:

A hurrah! by those 100 drawings. Yeah!

Anónimo dijo...

Felicitaciones por llegar a la viñeta #100! me encantan todas, considero que tienes mucho talento.. :)
Saludos desde Venezuela..
Eli

ana ryder dijo...

Muchas felicidades, Cronista. Un centenar de viñetas se merece, como mínimo, cien aplausos. Espero que los oigas desde aquí o te lleguen, al menos, virtualmente.

(Mi favorita sigue siendo la del edificio Metrópolis).

Un beso.

Frufrú dijo...

Tengo que decir que hace tiempo que no leía tu blog, supongo que debido a que mi black dejó de funcionar hace algún tiempo y todavía no la tengo. Hoy he reanudado la lectura (empezando por las viñetas, que me encantan) y me encuentro esta entrada que me ha hecho mucha gracia.

Mi viñeta favorita es la de las moiras. La abrí cuando la vi hace tiempo en el trabajo y no la cerré en toda la mañana para quedarme mirándola embobado durante algún que otro rato, a día de hoy todavía la miro de vez en cuando.

Un abrazo, Croni y enhorabuena por las 100 viñetas y por el blog.