Header

Google+ Badge

Las cinco mentiras más repetidas por los monárquicos

Cuando Felipe VI parece inevitable, los monárquicos sacan sus argumentos a relucir. Cuesta creer que una institución tan arcaica pueda encontrar defensores a estas alturas de siglos, pero no te dejes impresionar por sus mentiras. Primero porque se las creen, no tienen maldad. Segundo, porque te resultará muy sencillo desmentirlas. Estas son las más repetidas.

1. Una república es más cara que una monarquía parlamentaria (o la otra versión: «Un jefe de Estado electo sería más caro que el rey»)
Falso. Comparar los presupuestos de nuestra jefatura con la de otros países es una manipulación (¡y en términos absolutos! Que comparen el sueldo de un obrero, a ver). Nuestro jefe de Estado costará lo que decidan nuestros políticos en sede parlamentaria, y puede ser mucho o poco, según la coyuntura económica y el gobierno de turno. En ningún tratado internacional se establecen mínimos de máximos de ningún tipo. Si nuestro rey es más barato que otros jefes de Estado, no quiero pensar la ganga de jefatura de Estado que podemos tener sin familia real.

2. Los países más democráticos del mundo son monarquías parlamentarias
Falso. Es cierto que Suecia, Dinamarca y Noruega lo son, pero países como Islandia, Suiza o Finlandia también copan los primeros puestos en clasificaciones de nivel democrático y son repúblicas como la copa de un pino. Una monarquía parlamentaria es menos democrático que una república por lo menos en una cosa: en la jefatura de Estado. Podrán subir puntos en el resto de instituciones, pero en ese punto suspenden de largo. ¿O hacemos otra clasificación de democracia en jefaturas de Estado, a ver qué tal quedan Suecia, Dinamarca y Noruega?

3. La monarquía es democrática porque los españoles la votaron con la Constitución
Falso. Los españoles votaron una Constitución (y a la desesperada), no si querían monarquía o república. Los españoles estaban deseando salir de una dictadura y la alternativa a la Constitución era bastante oscura. Nadie les dejó votar por bloques.
Incluso si hoy se sometiese a referéndum, la monarquía seguiría sin ser democrática porque no es una cuestión de sí o no, sino de que es una institución en la que sólo caben los suyos. Democracia no es sólo votar; también significa poder ser votado, pero la corona no permite competidores.

4. Mejor un rey que un jefe de Estado del partido de la oposición

Falso. La mayoría de monárquicos que sostienen esto conocen perfectamente países presicencialistas donde el jefe de Estado es el mismo presidente del gobierno, sin bicefalias. Es el caso de países tan atrasados como Estados Unidos, Chile o Corea del Sur.
Pero incluso si queremos que sean personas distintas ¿qué problema hay? El presidente del gobierno de España, que pinta más que el rey, ya pertenece a un partido político. Con un argumento tan ponzoñoso parece que algunos se sentirían más cómodos con un rey para todo: total, así no habría que ver al partido de la oposición gobernando.


5. Hay asuntos más urgentes que la monarquía (argumento cuando las otras mentiras se caen)
Falso. A falta de razones, mejor escurrir el bulto. Los que siempre quieren posponer el debate son genuinamente monárquicos, y el retraso garantiza su statu quo. No es que los republicanos quieran parar el país hasta que el rey abdique (abdique pero bien), sino que creen que es un asunto que se puede resolver con naturalidad en una comisión dedicada a ello. Cuando se aprueba una ley, por importante que sea, el resto de comisiones no detienen su actividad. Tenemos trescientos cincuenta diputados en el Congreso: no hacen falta ni una quinta parte de ellos para avanzar en el asunto. Incluso si los grupos quisiesen dedicar un buen puñado de recursos al asunto, todavía les quedarían muchas manos libres para dedicarse al resto de asuntos que preocupan a los españoles.

11 comentarios:

freshwater dijo...

Sabes que si te copio el post en mi blog y cambio 'monarquía' por 'república' servirían tus argumentos pero a favor de monarquía (salvo el punto 3), ¿verdad?

Keldor dijo...

Ni me considero republicano, ni monárquico. Pero tengo clarísimo que este país no verá una república por las buenas. La reforma constitucional necesaria para ello(por el procedimiento de mayoria de 2/3) implica tantísimas cosas (entre ellas la disolución de las Cortes que la propongan y la convocatoria de elecciones) que no confío en que ningún partido político que lo pudiera llevar en su programa lo intentase llevar a cabo una vez instalado en la poltrona.

Por otra parte, el problema fundamental de una hipotética república española es el mismo que la monarquía parlamentaria: que tiene políticos españoles.

Anónimo dijo...

Bonito hombre de paja.

Francisca dijo...

Sí, pero en el caso de Chile, el presidente tiene demasiado poder y eso es peligroso. No sé si somos un buen ejemplo.
No me satisface y lo encuentro innecesario el afán de compararse y citar otros casos con contextos completamente distintos. La realidad española es sumamente singular. Para mí es un ¡Horror! que sigan con una monarquía "democrática", pero para ¿Qué están las calles sino? Deben historizar los procesos sociopolíticos. Lo suyo es un rezago de la dictadura. Para nosotros fue lo mismo, y sigue estando, pero, lentamente se está intentando cambiar el paradigma ¿Cómo se ha conseguido? Saliendo a la calle, como en los viejos tiempos.

Anónimo dijo...

Me has decepcionado bastante con este post.
Desgraciadamente el único argumento que os convence a vosotros es el de la crítica a la monarquía.
¿En serio lo ha hecho tan mal? ¿Hemos tenido un Jefe de Estado tan vergonzoso que creemos que votando arreglaremos las cosas? Francamente no creo que sea el caso. Con una república no arreglaremos nada, el gobierno seguirá cometiendo errores, pero con la diferencia que habrá un Jefe de Estado que incluso puede llegar a ser de la oposición ¿y entonces qué ocurrirá? España es un país demasiado inestable como para considerar que podemos tener un Jefe de Estado con una ideología determinada.
No soy monárquica, soy práctica, y si mañana alguien me da los argumentos necesarios para que defienda la república lo haré, pero por suerte o desgracia todavía nadie lo ha hecho.

Anónimo dijo...

Hummm… entiendo y acepto en general todos los argumentos. Pero yo tengo uno más: el jefe de Estado que se pudiera votar ahora no tendría ni de lejos el currículum que tiene el príncipe y que además le hemos pagado todos los españoles. Es decir, que ya que le hemos costeado los estudios, que los aproveche para algo, digo yo. ¿Qué político conoces que haya estudiado políticas (y no derecho), que sepa defenderse decentemente en inglés, que se haya relacionado con jefes de estado desde la cuna y que además haya recibido una formación militar en los tres ejércitos? Yo aceptaría una república, pero como primer jefe de estado dejaría a Felipe simple y llanamente porque está preparado para ello. Si los jefes de estado se eligieran por entrevista de trabajo y formación en vez de democráticamente, se llevaba este hombre el puesto de calle. Ahora, lo de la niña no lo veo tan claro, y que vaya a cobrar un pastizal desde la semana que viene todavía menos.

Pruna dijo...

¿Y si Felipe VI no estuviera preparado?

Nos lo tendríamos que comer con patatas.

Lo más democrático ya que según nuestra Constitución, la soberanía reside en el pueblo, es que se someta a votación. No entiendo el miedo que tienen los monárquicos a la consulta, si tan seguros están de la "gran" aceptación que tiene la Monarquía por parte del pueblo.

Anónimo dijo...

Pruna, pues no quiero un referendum por la misma razón por la que partidos no monárquicos como PSOE y UPyD han votado a favor del rey: porque habría que cambiar la Constitución. ¿Acaso crees que los españoles nos pondremos de acuerdo para reformarla? Poca responsabilidad política tienen los que hoy buscan abrir la caja de pandora.

Pruna dijo...

Anónimo, yo creo que la Constitución necesita una reforma.

Si en 1978, con la situación tan complicada se llegó a un consenso, no veo por qué ahora no puede llegarse.

La situación de ahora no es la misma que entonces, reconozco que en 1978 no era el momento de plantearse la proclamación de la República, todavia las heridas de la Guerra Civil y la represión franquista estaban demasiado recientes, y el Rey tuvo un papel muy importante junto con el pueblo en el proceso de la transición, pero ahora no veo a la caja de Pandora por ningún sitio, no oigo ruido de sables como en el pasado.

Anónimo dijo...

Pues yo ante todo soy demócrata, y como tal defiendo a la soberanía nacional, ya que creo que todo debería basarse en ella.No estoy diciendo que todo deba someterse a referendum,pero temas o debates tan importantes como el debate de República y Monarquía si deberían de someterse a referéndum ya que se ve claramente que hay una gran parte de la población que prefiere una Republica, las calles lo gritan y las encuestas lo demuestran. Yo soy además Republicano de los pies a la cabeza y creo firmemente que España necesita un cambio y la III República Española puede ser un futuro prometedor. Si todos nos consideramos demócratas podemos ser monárquicos o republicanos pero debemos de acatar la soberanía nacional porque en ella reside la Democracia.

Anónimo dijo...

Bueno, entiendo a la gente que como tú estais en contra de la monarquía.
A mi, pues que quieres que te diga me gusta que haya rey por simple tradición histórica y porque creo que el rey esta preparado para representarnos dignamente; que no ha sido elegido democraticamente y nos cuesta algo de dinero, pues es verdad pero a mi personalemente no me resulta problemático; para muchos estos argumentos son papel mojado, a mi me bastan y me sobran para defender la monarquía; pero repito entiendo y respeto posturas contrarias como la tuya. Un saludo